Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000132.htm

Alta tras accidente cerebrovascular

Usted estuvo en el hospital después de tener un accidente cerebrovascular. El accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo sanguíneo a una parte del cerebro se detiene.

Primero, usted recibió tratamiento para prevenir cualquier daño adicional al cerebro y para ayudar al corazón, los pulmones y otros órganos importantes a sanar.

Después de estabilizarlo, los médicos le hicieron exámenes y tratamiento para ayudar con la recuperación de un accidente cerebrovascular y la prevención de otro en el futuro. Es posible que usted haya permanecido en unidades especiales que ayudan a las personas a recuperarse después de un accidente cerebrovascular.

Qué esperar en el hogar

Debido a la posible lesión al cerebro a raíz del accidente cerebrovascular, usted puede notar problemas con respecto a:

  • Cambios en el comportamiento
  • Realizar tareas fáciles
  • Memoria
  • Mover un lado del cuerpo
  • Espasmos musculares
  • Prestar atención
  • Sensibilidad o percepción de una parte del cuerpo
  • Tragar
  • Hablar o entender a los demás
  • Pensar
  • Ver hacia un lado (hemianopía)

Usted puede necesitar ayuda con muchas actividades diarias que solía hacer solo antes del accidente cerebrovascular.

La depresión después de un accidente cerebrovascular es bastante común mientras usted o su ser querido aprende a vivir con los cambios. Se puede presentar poco después del accidente cerebrovascular o hasta 2 años después del problema.

NO maneje su vehículo sin autorización de su médico.

Movilizarse

Movilizarse y hacer las tareas normales puede ser difícil después de un accidente cerebrovascular.

Verifique si su casa es segura. Pregúntele al médico, al terapeuta o a la enfermera si puede hacer cambios en su casa que le faciliten la realización de las actividades cotidianas.

Averigüe respecto a lo que puede hacer para prevenir caídas y mantener seguro el baño para su uso.

La familia y los cuidadores pueden necesitar ayuda con:

  • Ejercicios para mantener sus codos, hombros y otras articulaciones flexibles
  • Tener cuidado con la rigidez articular (contracturas)
  • Comprobar que las férulas se usen en la forma correcta
  • Comprobar que los brazos y las piernas estén en una buena posición al sentarse o al acostarse

Si usted, o su ser querido, está usando una silla de ruedas, las visitas de control son importantes para constatar que se ajuste bien y así prevenir úlceras en la piel.

  • Verifique todos los días para ver si hay úlceras de decúbito en los talones, los tobillos, las rodillas, las caderas, el cóccix (rabadilla) y los codos.
  • Cambie de posiciones en la silla de ruedas varias veces por hora durante el día para prevenir las úlceras de decúbito.
  • Si tiene problemas con la espasticidad, aprenda respecto a lo que la empeora. Usted y su cuidador pueden aprender ejercicios para mantener los músculos sueltos.
  • Aprenda cómo prevenir las úlceras de decúbito.

Pensar y hablar

Las sugerencias para hacer que sea más fácil ponerse y quitarse la ropa son:

  • El velcro es mucho más fácil de usar que los botones y las cremalleras. Todos los botones y las cremalleras deben estar en la parte de adelante de una prenda de vestir.
  • Use ropa de ponerse por la cabeza y zapatos sin cordones.

Las personas que han tenido un accidente cerebrovascular pueden tener problemas del habla o del lenguaje. Sugerencias para cuidadores y familiares para mejorar la comunicación incluyen:

  • Reduzca las distracciones y el ruido. Hable con voz baja. Trasládese a un cuarto más silencioso. NO grite.
  • Dele tiempo suficiente a la persona para responder preguntas y comprender las instrucciones que se le den. Después de un accidente cerebrovascular, tardará más tiempo en procesar lo que le han dicho.
  • Use palabras y frases simples, y hable lentamente. Hágale preguntas de una manera que pueda responder con un sí o un no. Cuando sea posible, dele opciones claras. NO le de demasiadas opciones.
  • Desglose las instrucciones en pasos pequeños y simples.
  • Repítalas si es necesario.Use nombres y lugares familiares. Avísele cuando va a cambiar de tema.
  • Si es posible, mírelo a los ojos antes de tocarlo o hablarle.
  • Use puntos de apoyo o avisos visuales cuando pueda. No le dé demasiadas opciones. Usted puede usar gestos con las manos, señalar o hacer dibujos. Use un aparato electrónico, como una tablet, computadora o teléfono celular, para mostrarle imágenes y ayudarlo a comunicarse mejor.

Cuidado de los intestinos

Los nervios que ayudan a los intestinos a trabajar sin dificultad pueden dañarse después de un accidente cerebrovascular. Tenga una rutina. Una vez que usted encuentre una rutina intestinal que funcione, consérvela.

  • Escoja una hora regular, como después de una comida o de un baño caliente, para tratar de hacer una evacuación.
  • Sea paciente. Una evacuación puede tardar de 15 a 45 minutos.
  • Pruebe frotándose suavemente el estómago para ayudar al movimiento de las heces a través del colon.

Evite el estreñimiento:

  • Tome más líquidos.
  • Permanezca activo o vuélvase más activo lo más posible.
  • Consuma alimentos con mucha fibra.

Pregúntele a su proveedor de atención médica acerca de medicamentos que esté tomando que puedan causar estreñimiento (tales como algunos medicamentos para la depresión, el dolor, el control de la vejiga y los espasmos musculares).

Medicación

Procure que le despachen todas las recetas antes de regresar a su casa. Es muy importante que usted tome los medicamentos en la forma como su proveedor se lo indicó. NO tome ningún tipo de fármacos, suplementos, vitaminas ni hierbas diferentes sin preguntarle primero a su médico.

A usted le pueden suministrar uno o más de los siguientes medicamentos. Estos están destinados a controlar la presión arterial o el colesterol. Los mismos pueden ayudar a prevenir otro accidente cerebrovascular:

  • Los fármacos antiplaquetarios, ácido acetilsalicílico (aspirin) o clopidogrel, ayudan a evitar que la sangre se coagule.
  • Los betabloqueadores, diuréticos o los inhibidores de la ECA controlan su presión sanguínea y protegen su corazón.
  • Las estatinas bajan el colesterol.
  • Si tiene diabetes, controle su azúcar en la sangre al nivel que su proveedor le recomiende.

NO deje de tomar ninguno de estos medicamentos.

Si está tomando un anticoagulante, como warfarina (Coumadin), es posible que necesite hacerse exámenes de sangre adicionales.

Permanecer saludable

Si tiene problemas para tragar, debe aprender a seguir una dieta especial que hace más seguro el proceso de comer. Los signos de tener problemas para tragar son asfixiarse o toser mientras está comiendo. Aprenda consejos para hacer que alimentarse y tragar sea más fácil y más seguro.

Evite los alimentos salados y grasos y manténgase alejado de los restaurantes de comida rápida para que su corazón y sus vasos sanguíneos sean más saludables.

Limite la cantidad de alcohol que toma a un máximo de una bebida al día si es mujer o dos bebidas al día si es hombre. Pregunte al proveedor si está bien tomar alcohol.

Mantenga sus vacunas al día. Hágase aplicar la vacuna antigripal cada año y pregúntele al médico si necesita una vacuna contra la neumonía.

NO fume. Pídale a su proveedor de atención médica que le ayude a dejar de fumar si es necesario. NO le permita a nadie fumar en su casa.

Trate de alejarse de situaciones estresantes. Si se siente estresado todo el tiempo o se siente muy triste y melancólico, hable con su proveedor de atención médica.

Si a veces se siente triste o deprimido, hable con su familia o amigos sobre esto. Pregúntele al proveedor acerca de la posibilidad de buscar ayuda profesional.

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor si usted tiene:

  • Problemas para tomar los medicamentos para los espasmos musculares
  • Problemas para mover las articulaciones (contractura articular)
  • Problemas para movilizarse o bajarse de la cama o la silla
  • Enrojecimiento o úlceras en la piel
  • Dolor que está empeorando
  • Caídas recientes
  • Asfixia o tos al comer
  • Signos de una infección en la vejiga (fiebre, ardor al orinar o micción frecuente)

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si los siguientes síntomas se presentan repentinamente o son nuevos:

  • Entumecimiento o debilidad de la cara, el brazo o la pierna
  • Visión borrosa o disminuida
  • Incapacidad para hablar o entender
  • Vértigo, pérdida del equilibrio o desmayo
  • Dolor de cabeza intenso

Nombres Alternativos

Alta tras enfermedad cerebrovascular; Alta tras ECV; Alta tras infarto cerebral; Alta tras hemorragia cerebral; Alta tras accidente cerebrovascular isquémico; Alta tras accidente cerebrovascular secundario a fibrilación auricular; Alta tras accidente cerebrovascular cardioembólico; Alta tras sangrado cerebral; Alta tras hemorragia en el cerebro; Alta tras accidente cerebrovascular hemorrágico; Alta tras enfermedad cerebrovascular hemorrágica; Alta tras derrame cerebral

Referencias

Dobkin BH. Rehabilitation and recovery of the patient with stroke. In: Grotta JC, Albers GW, Broderick JP, et al, eds. Stroke: Pathophysiology, Diagnosis, and Management. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 58.

Kernan WN, Ovbiagele B, Black HR, et al. Guidelines for the prevention of stroke in patients with stroke and transient ischemic attack: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2014:45(7);2160-2236. PMID: 24788967 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24788967.

National Institutes of Health. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Know Stroke. Post-Stroke Rehabilitation. Updated September 2014. www.ninds.nih.gov/disorders/stroke/poststrokerehab.htm. Accessed July 22, 2016.

The American Occupational Therapy Association. Recovering From Stroke. AOTA.org. 2013. www.aota.org/about-occupational-therapy/patients-clients/adults/stroke/recoveringfromstroke.aspx. Accessed July 22, 2016.

Ultima revisión 7/4/2016

Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, SUNY Stony Brook, School of Medicine, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.