Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000133.htm

Programa de cuidado diario del intestino

Los nervios que ayudan a los intestinos a trabajar sin dificultad pueden dañarse después de una lesión del cerebro o la médula espinal. Las personas con esclerosis múltiple también tienen problemas con sus intestinos. Las personas con diabetes mal controlada también pueden ser afectadas. Los síntomas pueden incluir:

  • Estreñimiento (deposiciones duras)
  • Diarrea (deposiciones blandas)
  • Pérdida de control de las deposiciones

Un programa de cuidado diario del intestino puede ayudarlo a evitar vergüenza. Trabaje con su proveedor de atención médica.

Programa intestinal básico

Mantenerse activo ayuda a prevenir el estreñimiento. Trate de caminar, si puede. Si está en una silla de ruedas, pregúntele a su proveedor acerca de qué ejercicios puede hacer.

Consuma una abundante cantidad de alimentos ricos en fibra. Lea las etiquetas en los paquetes y las botellas para saber la cantidad de fibra que contienen los alimentos.

  • Obtenga hasta 30 gramos de fibra al día.
  • Para los niños, agregue cinco a la edad del niño para obtener el número de gramos de fibra que necesita.

Una vez que usted encuentre una rutina intestinal que funcione, consérvela.

  • Escoja una hora regular para sentarse en el baño, como después de una comida o de un baño caliente. Es posible que necesite hacer esto 2 o 3 veces al día.
  • Sea paciente. Una evacuación puede tardar de 15 a 45 minutos.
  • Pruebe frotándo suavemente su estómago para ayudar al movimiento de las heces a través del colon.
  • Cuando sienta ganas de defecar, vaya al baño en seguida. NO espere.
  • Piense en la posibilidad de tomar jugo de ciruela todos los días, de ser necesario.

Cuando tenga problemas con las deposiciones

Use jalea K-Y, vaselina o aceite mineral para ayudar a lubricar la abertura rectal.

Es probable que necesite insertar un dedo en el recto. Su proveedor puede mostrarle cómo estimular suavemente el área para ayudar con las deposiciones. Algunas veces, es posible que necesite extraer parte de las heces.

Puede ser necesario usar un enema, un ablandador de heces o un laxante hasta que el tamaño de las heces sea más pequeño y sea más fácil evacuar.

  • Cuando se regularice y pase aproximadamente un mes, disminuya en forma lenta el uso de estos medicamentos.
  • Consulte con su proveedor antes de usar laxantes todos los días. Usar enemas y laxantes con demasiada frecuencia puede algunas veces empeorar la situación.

Pérdida del control de intestinos (incontinencia)

Seguir un programa intestinal regular puede ayudar a prevenir accidentes. Aprenda a percatarse de pequeñas señales que indican que usted necesita evacuar, tales como:

  • Sentirse inquieto o irritable
  • Tener más flatulencias
  • Sentir náuseas
  • Sudar por encima del ombligo, si tuvo una lesión de la médula espinal

Si usted pierde el control de las deposiciones, pregúntese lo siguiente:

  • ¿Qué comí o bebí?
  • ¿He estado siguiendo mi programa de control intestinal?

Otros consejos incluyen:

  • Trate siempre de estar cerca de un orinal o bacín. Cerciórese de tener acceso a un baño.
  • Siéntese siempre en un baño o bacín aproximadamente de 20 o 30 minutos después de comer.
  • Utilice un supositorio de glicerina o Dulcolax en horas planeadas cuando esté cerca de un baño.

Tenga presente los alimentos que estimulan el intestino o le causan diarrea. Los ejemplos comunes son leche, jugo de fruta, frutas crudas, frijoles o legumbres.

Cerciórese de no estar estreñido. Algunas personas con estreñimiento muy severo tienen problemas con el escape de heces o la filtración de líquido alrededor de las heces.

Cuándo llamar al médico

Llame al proveedor si nota:

  • Dolor en el abdomen que no desaparece
  • Sangre en las heces
  • Que está dedicando más tiempo al cuidado de los intestinos
  • Qué tiene el abdomen muy inflado o distendido

Nombres Alternativos

Cuidados con la incontinencia; Cuidados del intestino disfuncional; Cuidados con el intestino neurógeno

Referencias

Camilleri M. Disorders of gastrointestinal motility. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 136.

Koyle MA, Lorenzo AJ. Management of defecation disorders. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 144.

Lembo AJ. Constipation. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 19.

Rao, SSC. Fecal incontinence. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 18.

Ultima revisión 7/22/2016

Versión en inglés revisada por: Subodh K. Lal, MD, gastroenterologist with Gastrointestinal Specialists of Georgia, Austell, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.