Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002066.htm

Calambre muscular

Es el nombre común de un espasmo muscular. Estos se pueden presentar en cualquier músculo del cuerpo, pero a menudo se producen en una pierna. Cuando un músculo está en espasmo, se contrae sin control y no se relaja.

Causas

Los espasmos musculares a menudo se presentan cuando un músculo está sobrecargado o lesionado. Los factores que podrían causar un espasmo muscular incluyen:

  • Hacer ejercicio cuando usted no ha tomado suficientes líquidos (está deshidratado).
  • Tener bajos niveles de minerales, como potasio o calcio. 

Algunos espasmos ocurren debido a que el nervio que se conecta a un músculo está irritado. Un ejemplo es una hernia discal que irrita los nervios raquídeos y causa dolor y espasmo en los músculos de la espalda.

Los espasmos en la pantorrilla ocurren comúnmente al patear durante la natación o al correr. También se pueden presentar en la noche mientras usted está en la cama. Los espasmos de la parte superior de la pierna son más comunes con actividades como correr o saltar. El espasmo en el cuello (columna cervical) puede ser un signo de estrés.

Síntomas

Cuando se presenta un espasmo muscular, el músculo se siente muy tenso y algunas veces se describe como un nudo. El dolor puede ser intenso.

Pruebas y exámenes

Para diagnosticar un espasmo, el médico buscará músculos tensos o duros que son muy sensibles al tacto. No existen estudios imagenológicos ni exámenes de sangre para esta afección. Si la causa del espasmo es la irritación de un nervio, como en la espalda, una resonancia magnética puede servir para encontrar la causa del problema.

Tratamiento

Al primer signo de espasmo muscular, suspenda la actividad e intente estirar y masajear el músculo afectado.

En un principio, el calor ayuda a relajar el músculo, aunque la aplicación de hielo puede servir después del primer espasmo y cuando el dolor haya mejorado.

Si el músculo aún sigue dolorido después de aplicar calor y hielo, se pueden usar medicamentos antiinflamatorios no esteroides para ayudar con el dolor. En casos más graves, su proveedor de atención médica puede prescribir medicamentos antiespasmódicos.

Después de recibir tratamiento, su proveedor de atención médica debe buscar la causa del espasmo para evitar que se vuelva a presentar. Si un nervio irritado está involucrado, se podría necesitar fisioterapia o incluso cirugía.

Tomar agua o bebidas para deportistas al hacer ejercicio puede ayudar a aliviar los calambres debido a la deshidratación. Si tomar solamente agua no es suficiente, las sales efervescentes o las bebidas para deportistas pueden ayudar a reponer los minerales en el cuerpo.

Expectativas (pronóstico)

Los espasmos musculares mejorarán con reposo y tiempo. Su pronóstico es excelente para la mayoría de las personas. Aprender cómo hacer ejercicio correctamente y consumir suficientes líquidos puede impedir que los espasmos se presenten de manera regular.

Se podrían necesitar otros tratamientos si un nervio irritado causó el espasmo. Los resultados de estos tratamientos pueden variar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si: 

  • Tiene un espasmo muscular con un dolor intenso.
  • Presenta debilidad con el espasmo muscular.
  • Tiene un espasmo muscular que no se detiene y se propaga a otras partes del cuerpo.

Incluso si los espasmos no son intensos, su proveedor de atención médica le puede ayudar a cambiar el programa de ejercicios para reducir el riesgo de espasmos en el futuro.

Prevención

Actividades que puede llevar a cabo para disminuir la probabilidad de espasmos musculares incluyen:

  • Hacer estiramiento para mejorar la flexibilidad.
  • Cambiar las sesiones de entrenamiento para ejercitarse dentro de sus capacidades.
  • Beber mucho líquido mientras se hacen ejercicios e incrementar la ingesta de potasio. El jugo de naranja y los bananos son excelentes fuentes de potasio.

Nombres alternativos

Espasmo muscular

Referencias

Geiderman JM, Katz D. General principles of orthopedic injuries. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 49.

Nakamura N, Rodeo SA, Alini M, Maher S, et al. Physiology and pathophysiology of musculoskeletal tissues. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 1.

Actualizado 5/9/2015

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados