Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/chronicmyeloidleukemia.html

Leucemia mielógena crónica

En esta página

Para ver, jugar y aprender

  • Información no disponible

Investigaciones

  • Información no disponible

Recursos

Para usted

  • Información no disponible

Introducción

¿Qué es la leucemia?

Se conoce como leucemia al cáncer de las células sanguíneas. La leucemia comienza en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea. Su médula ósea produce células que se convertirán en glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Cada tipo de célula tiene un trabajo diferente:

  • Los glóbulos blancos ayudan a su cuerpo a combatir las infecciones
  • Los glóbulos rojos transportan oxígeno desde sus pulmones a sus tejidos y órganos
  • Las plaquetas ayudan a formar coágulos para detener el sangrado

Cuando tiene leucemia, su médula ósea produce una gran cantidad de células anormales. Este problema afecta con mayor frecuencia a los glóbulos blancos. Estas células anormales se acumulan en la médula ósea y la sangre, desplazando a las células sanguíneas sanas y dificultando que las células y la sangre hagan su trabajo.

¿Qué es la leucemia mielógena crónica?

La leucemia mielógena crónica es un tipo de leucemia crónica. "Crónica" significa que, en general, la leucemia empeora lentamente. En la leucemia mielógena crónica, la médula ósea produce granulocitos anormales (un tipo de glóbulo blanco). Estas células anormales también se conocen como blastos. Cuando las células anormales desplazan a las células sanas, puede provocar una infección, anemia y sangrado fácil. Las células anormales también pueden diseminarse fuera de la sangre a otras partes del cuerpo.

En general, la leucemia mielógena crónica ocurre en adultos durante o después de la mediana edad. Es rara en niños.

¿Qué causa la leucemia mielógena crónica?

La mayoría de las personas con leucemia mielógena crónica tienen un cambio genético llamado cromosoma Filadelfia. Se llama así porque investigadores de Filadelfia lo descubrieron. Las personas normalmente tienen 23 pares de cromosomas en cada célula. Estos cromosomas contienen su ADN (material genético). En la leucemia mielógena crónica, parte del ADN de un cromosoma se traslada a otro cromosoma. Allí se combina con algo de ADN, lo que crea un nuevo gen llamado BCR-ABL. Este gen hace que la médula ósea produzca una proteína anormal. Esta proteína permite que las células leucémicas crezcan sin control.

El cromosoma Filadelfia no se transmite de padres a hijos. Sucede a lo largo de la vida. No se conoce su causa.

¿Quiénes corren el riesgo de padecer leucemia mielógena crónica?

Es difícil predecir quién puede tener leucemia mielógena crónica. Algunos factores pueden aumentar su riesgo, como:

  • Edad: Su riesgo aumenta a medida que envejece
  • Sexo: La leucemia mieloide crónica es un poco más común en hombres
  • Exposición a altas dosis de radiación

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia mielógena crónica?

A veces, la leucemia mielógena crónica no produce síntomas. Si tiene síntomas, pueden incluir:

  • Sentirse muy cansado
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sudores nocturnos abundantes
  • Fiebre
  • Dolor o sensación de saciedad debajo de las costillas del lado izquierdo

¿Cómo se diagnostica la leucemia mielógena crónica?

Su profesional de la salud puede usar varias pruebas y procedimientos para diagnosticar la leucemia mieloide crónica:

Si le diagnostican leucemia mielógena crónica, es posible que le realicen pruebas adicionales, como pruebas de diagnóstico por imágenes, para ver si el cáncer se ha diseminado.

¿Cuáles son las fases de la leucemia mielógena crónica?

La leucemia mieloide crónica tiene tres fases. Estas se basan en cuánto ha crecido o se ha propagado la afección:

  • Fase crónica: Menos del 10% de las células de la sangre y la médula ósea son células blásticas (células leucémicas). La mayoría reciben su diagnóstico en esta fase y muchas no presentan síntomas. El tratamiento estándar suele ayudar
  • Fase acelerada: Del 10% al 19% de las células de la sangre y la médula ósea son células blásticas. En esta fase, las personas suelen presentar síntomas y el tratamiento estándar puede no ser tan eficaz como en la fase crónica
  • Fase blástica: El 20% o más de las células de la sangre o la médula ósea son células blásticas. Las células blásticas se han diseminado a otros tejidos y órganos. Si tiene cansancio, fiebre y agrandamiento del bazo durante la fase blástica, se denomina crisis blástica. Es más difícil de tratar

¿Cuáles son los tratamientos para la leucemia mielógena crónica?

Existen varios tratamientos diferentes para la leucemia mielógena crónica:

  • Terapia dirigida: Utiliza medicamentos u otras sustancias que atacan células cancerosas específicas con menos daño a las células normales. Para la leucemia mieloide crónica, se utilizan medicamentos inhibidores de la tirosina quinasa, los que bloquean una enzima q097809 ue hace que la médula ósea produzca demasiados blastos
  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia
  • Quimioterapia de dosis alta con trasplante de células madre
  • Infusión de linfocitos de donantes: Este es un tratamiento que se puede usar después de un trasplante de células madre. Consiste en administrarle una infusión (en el torrente sanguíneo) de linfocitos sanos del donante de células madre. Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco. Estos linfocitos del donante pueden destruir las células cancerosas restantes
  • Cirugía para extirpar el bazo (esplenectomía)

Los tratamientos que reciba dependerán de la fase en la que se encuentre, su edad, su estado de salud y otros factores. Cuando los signos y síntomas de la leucemia mielógena crónica se reducen o han desaparecido, se denomina remisión. La leucemia mielógena crónica puede reaparecer después de la remisión y es posible que necesite más tratamiento.

NIH: Instituto Nacional del Cáncer

Comience aquí

Diagnóstico y exámenes

Prevención y factores de riesgo

Tratamientos y terapias

Viviendo con...

Asuntos relacionados

Asuntos específicos

Genética

Especialistas

La información disponible en este sitio no debe utilizarse como sustituto de atención médica o de la asesoría de un profesional médico. Hable con un profesional de la salud si tiene preguntas sobre su salud.