Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000570.htm

Leucemia mielógena crónica (LMC)

Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea. Este es el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas.

La LMC ocasiona un crecimiento incontrolable de células inmaduras y maduras que forman un cierto tipo de glóbulos blancos llamados células mieloides. Las células enfermas se acumulan en la médula ósea y en la sangre.

Causas

La causa de la LMC está relacionada con una anomalía cromosómica llamada cromosoma Filadelfia. 

La exposición a la radiación puede aumentar el riesgo de desarrollar LMC. Esto puede ser por tratamientos de radioterapia utilizados en el pasado para tratar el cáncer de tiroides o el linfoma de Hodgkin, o por un desastre nuclear.

Lleva muchos años antes de que se presente leucemia por exposición a la radiación. La mayoría de las personas a quienes se les trata un cáncer con radiación no contraen leucemia. La mayoría de los pacientes con LMC no han estado expuestos a la radiación.

La LMC se presenta más comúnmente en adultos de mediana edad y en niños.

Síntomas

La leucemia mielógena crónica se agrupa en varias fases.

  • Crónica
  • Acelerada
  • Crisis hemoblástica

La fase crónica puede durar meses o años y la enfermedad se puede presentar con pocos síntomas o ser asintomática durante este tiempo. La mayoría de las personas reciben el diagnóstico durante esta etapa, cuando les hacen exámenes de sangre por otras razones.

La fase acelerada es una fase más peligrosa. Las células de la leucemia se multiplican con mayor rapidez. Los síntomas frecuentes abarcan fiebre (sin infección), dolor óseo y una inflamación del bazo.

Sin tratamiento, la LMC progresa a una fase de crisis hemoblástica. Se puede presentar sangrado e infección debido a la insuficiencia de la médula ósea.

Entre otros posibles síntomas de crisis hemoblástica están:

  • Hematomas
  • Sudoración excesiva (sudores nocturnos)
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Presión bajo las costillas izquierdas inferiores a causa de la inflamación del bazo
  • Erupción: pequeñas marcas puntiformes y rojas en la piel (petequias)
  • Debilidad

Pruebas y exámenes

Un examen físico a menudo revela una inflamación del bazo. Un hemograma o conteo sanguíneo completo (CSC) muestra un incremento de la cantidad de glóbulos blancos con presencia de muchas formas inmaduras y con un aumento en la cantidad de plaquetas. Estas son partes de la sangre que ayudan en la coagulación.

Otros exámenes que se pueden realizar incluyen:

Tratamiento

El primer tratamiento para la LMC son generalmente los medicamentos que apuntan a la proteína anormal formada por el cromosoma Filadelfia. Estos medicamentos se pueden tomar en pastillas. 

Algunas veces, se utiliza primero la quimioterapia para reducir el conteo de glóbulos blancos si está muy alto en el momento del diagnóstico. 

La fase de crisis hemoblástica es muy difícil de tratar, debido a que hay un conteo muy alto de glóbulos blancos inmaduros (células leucémicas).

La única cura conocida para la leucemia mielógena crónica es un trasplante de médula ósea o un trasplante de células madre. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no necesitan trasplante porque los medicamentos que atacan la enfermedad son eficaces. Analice las opciones con su oncólogo.

Es posible que usted y su proveedor de atención médica deban manejar muchos otros asuntos o preocupaciones durante el tratamiento para la leucemia, como:

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo.

Expectativas (pronóstico)

El hecho de tomar los medicamentos dirigidos a la enfermedad ha mejorado enormemente el pronóstico para los pacientes con LMC. Cuando los signos y síntomas de LMC desaparecen y cuando el conteo sanguíneo y la biopsia de médula ósea parecen normales, la persona se considera en remisión. Muchas de estas personas pueden permanecer en remisión por largos años mientras estén tomando el medicamento.

El trasplante de células madre o de médula ósea generalmente se considera en personas cuya enfermedad reaparece o empeora mientras está tomando los medicamentos iniciales. El trasplante también puede recomendarse a quienes se les ha diagnosticado en una etapa acelerada o en crisis hemoblástica.

Posibles complicaciones

La crisis hemoblástica puede llevar a que se presenten complicaciones, incluyendo infección, sangrado, fatiga, fiebre inexplicable y problemas renales. La quimioterapia puede tener efectos secundarios serios, dependiendo de los fármacos utilizados.

Prevención

Evite la exposición a la radiación cuando sea posible.

Nombres alternativos

LMC; Leucemia mieloide crónica; Leucemia granulocítica crónica; Leucemia - crónica granulocítica

Referencias

Kantarjian H, Cortes J. Chronic myeloid leukemia. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, et al, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 101.

National Cancer Institute: PDQ chronic myelogenous leukemia treatment. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Updated March 9, 2016. www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CML/HealthProfessional. Accessed March 17, 2016.

National Comprehensive Cancer Network. NCCN clinical practice guidelines in oncology: chronic myelogenous leukemia. Version 1.2016. www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/cml.pdf. Accessed March 17, 2016.

Instrucciones para el paciente

Actualizado 2/1/2016

Versión en inglés revisada por: Todd Gersten, MD, Hematology/Oncology, Florida Cancer Specialists & Research Institute, Wellington, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.