Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000077.htm

Úlceras en los pies por diabetes

Si usted sufre de diabetes, puede tener un mayor riesgo de padecer úlceras o llagas en los pies, también llamadas úlceras diabéticas.

Las úlceras en los pies son la razón más común de las hospitalizaciones para personas con diabetes. Pueden tardar semanas o incluso varios meses en sanar. Las úlceras diabéticas a menudo son indoloras.

Sea que usted tenga o no una úlcera en el pie, necesitará aprender más acerca de cómo cuidarse los pies.

Qué esperar en el hogar

La diabetes puede dañar los nervios y vasos sanguíneos en los pies. Este daño puede causar entumecimiento y reducir la sensibilidad en los pies. Como resultado, es posible que sus pies no sanen bien si se lastima. Si se le forma una ampolla, es posible que usted no lo note y que esta empeore.

Si usted ha desarrollado una úlcera, siga las instrucciones de su proveedor de atención médica para tratarla. También siga las instrucciones acerca de cómo cuidarse los pies para prevenir la formación de nuevas úlceras en el futuro. Utilice la información de abajo como un recordatorio.

Desbridamiento

Una forma de tratar una úlcera es el desbridamiento. Con este tratamiento se elimina la piel y los tejidos muertos. Será necesario que el un proveedor, como un podiatra, vea la úlcera de su pie. Hay muchas maneras de hacerlo. Una forma es usar un escalpelo y tijeras especiales.

  • Se limpia y se desinfecta la piel alrededor de la herida.
  • La herida se sondea con un instrumento de metal para determinar qué tan profunda es y para ver si hay cualquier material u objeto extraño en la úlcera.
  • El médico corta el tejido muerto y luego lava la úlcera.
  • La úlcera o llaga puede parecer más grande y más profunda después de que el médico o la enfermera la desbridan. Esta debe ser roja o rosada y lucir como carne fresca.

Otras formas de eliminar el tejido muerto o infectado son:

  • Sumergir el pie en una piscina de hidromasajes.
  • Usar una jeringa y catéter (sonda) para lavar el tejido muerto.
  • Aplicar apósitos húmedos a secos en el área para retirar tejido muerto.
  • Aplicar químicos especiales, llamados enzimas, en la úlcera. Estos disuelven el tejido muerto de la herida.
  • Poner gusanos especiales en la úlcera. Los gusanos se comen sólo la piel muerta y producen químicos que ayudan a que la úlcera sane.

Quitarle presión a la úlcera del pie

Las úlceras de los pies son causadas en parte por demasiada presión en una parte del pie.

El médico puede solicitarle que use zapatos especiales, un dispositivo ortopédico o una férula de yeso especial. Es posible que necesite utilizar una silla de ruedas o muletas hasta que la úlcera haya sanado. Estos dispositivos aliviarán la presión sobre la zona de la úlcera y esto ayudará a acelerar la cicatrización.

Asegúrese de usar zapatos que NO ejerzan mucha presión sobre sólo una parte de pie.

  • Use zapatos hechos de lona, cuero o gamuza. No se ponga zapatos hechos de plástico u otro material que no permita la circulación del aire.
  • Use zapatos que pueda ajustar fácilmente. Deben tener cordones, velcro o hebillas.
  • Use zapatos que le calcen adecuadamente y que no le queden demasiado apretados. Puede necesitar un zapato especial hecho a la medida de su pie.
  • No se ponga zapatos de punta ni abiertos, como tacones altos, chancletas o sandalias.

Cuidado de la herida y apósitos

Cuide de su herida como le indique su médico o el personal de enfermería. Probablemente se le diga que haga lo siguiente:

  • Mantenga sus niveles de azúcar en la sangre bajo estricto control. Esto lo ayudará a sanar más rápidamente y ayudará a su cuerpo a combatir las infecciones.
  • Mantenga la úlcera limpia y vendada.
  • Limpie la herida diariamente, usando un apósito o vendaje para tal efecto.
  • Trate de reducir la presión en la úlcera que está sanando.
  • NO camine descalzo a menos que su médico esté de acuerdo.

El médico o el personal de enfermería pueden usar diferentes tipos de apósitos para tratar la úlcera.

Con frecuencia, primero se utilizan apósitos de húmedos a secos. Este proceso implica aplicar un apósito húmedo en la herida. A medida que el apósito se seca, absorbe material de la herida. Cuando se quita el apósito, algo del tejido se desprende con él.

  • El médico o el personal de enfermería le dirán con qué frecuencia tiene que cambiar el apósito.
  • Es posible que usted pueda cambiarse el apósito o pueden ayudarle los miembros de su familia.
  • Una enfermera visitadora también le puede ayudar.

Otros tipos de apósitos son:

  • Apósito que contenga medicamento
  • Sustitutos de la piel

Mantenga el apósito y la piel a su alrededor secos. Trate de no humedecer demasiado con los apósitos el tejido sano alrededor de la herida. Esto puede ablandar el tejido sano y causar más problemas en los pies.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si tiene cualquiera de estos signos y síntomas de infección:

  • Enrojecimiento, aumento del calor o hinchazón alrededor de la herida
  • Supuración adicional
  • Pus
  • Olor
  • Fiebre o escalofríos
  • Aumento del dolor
  • Aumento de la firmeza alrededor de la herida

Llame igualmente al médico si la úlcera del pie está muy blanca, azul o negra.

Nombres Alternativos

Úlcera en pie diabético; Úlcera - pie

Referencias

American Diabetes Association. 10. Microvascular complications and foot care: standards of medical care in diabetes-2018. Diabetes Care. 2018;41(Suppl1):S105-S118. PMID: 29222381 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29222381.

Kalish J, Pomposelli FB. Diabetic foot and vascular complications. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 55.

Kim PJ, Steinberg JS. Complications of the diabetic foot. Endocrinol Metab Clin North Am. 2013;42(4):833-847. PMID: 24286952 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24286952.

Ultima revisión 5/17/2018

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados