Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007690.htm

Neumonía en niños adquirida en la comunidad

La neumonía es una infección pulmonar ocasionada por bacterias, virus u hongos.

Este artículo abarca la neumonía adquirida en la comunidad (CAP, por sus siglas en inglés) en los niños. Este tipo de neumonía ocurre en niños saludables que no han estado recientemente en el hospital u otro centro de atención médica.

La neumonía que afecta a las personas en los centros de atención médica, como los hospitales, a menudo es causada por microbios que son más difíciles de tratar.

Causas

Los virus son la causa más común de neumonía en bebés y niños.

Las formas en las que su hijo puede contraer CAP incluyen:

  • Las bacterias y virus que viven en la nariz, los senos paranasales o la boca se pueden diseminar a los pulmones.
  • Su hijo puede respirar algunos de estos microbios directamente hacia los pulmones.
  • Su hijo aspira alimentos, líquidos o vómito de la boca a los pulmones.

Los factores de riesgo que incrementan la probabilidad de que un niño contraiga CAP incluyen:

  • Ser menor de 6 meses de edad
  • Haber nacido prematuramente
  • Defectos congénitos, tales como paladar hendido
  • Problemas del sistema nervioso, como convulsiones o parálisis cerebral
  • Enfermedad cardíaca o pulmonar presente al nacer
  • Sistema inmunitario débil (esto puede ocurrir debido a un tratamiento contra el cáncer o una enfermedad como VIH/SIDA)
  • Cirugía o traumatismo reciente

Síntomas

Los síntomas comunes de la neumonía en niños incluyen:

  • Congestión o goteo nasal, dolores de cabeza
  • Tos fuerte
  • Fiebre, que puede ser moderada o alta, con escalofríos y sudoración
  • Respiración rápida, con fosas nasales ensanchadas y tensión de los músculos entre las costillas
  • Sibilancias
  • Dolor torácico agudo o punzante que empeora cuando se respira profundamente o se tose
  • Bajo nivel de energía y malestar (no sentirse bien)
  • Vómitos o falta de apetito

Los síntomas comunes en niños con infecciones más severas incluyen:

  • Labios y uñas de los dedos azules debido a que hay muy poco oxígeno en la sangre
  • Confusión o mucha dificultar para despertarse

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica escuchará el pecho de su hijo con un estetoscopio. El proveedor escuchará si hay sonidos respiratorios anormales o crepitaciones. Dar golpecitos con los dedos sobre la pared torácica (percusión) ayuda a que el proveedor escuche y sienta sonidos anormales.

Si se sospecha que hay neumonía, es probable que el proveedor ordene una radiografía torácica.

Otros exámenes pueden incluir:

Tratamiento

El proveedor primero debe decidir si el niño necesita estar en el hospital.

Si se trata en el hospital, su hijo recibirá:

  • Líquidos, electrolitos y antibióticos por vía intravenosa u oral
  • Oxigenoterapia
  • Tratamientos de respiración para ayudar a abrir las vías respiratorias

Es más probable que su hijo sea admitido en el hospital si:

  • Tiene otra condición médica grave, incluyendo problemas médicos prolongados (crónicos) como fibrosis quística o diabetes mielitus
  • Tiene síntomas graves
  • No puede comer ni beber
  • Es menor de 3 a 6 meses de edad
  • Tiene neumonía debido a un microbio perjudicial
  • Ha tomado antibióticos en casa, pero no está mejorando

Si su hijo tiene CAP causada por bacterias, se le suministrarán antibióticos. Estos no se administran si la neumonía es causada por un virus. Esto se debe a que los antibióticos no matan a los virus. Otros medicamentos, como los antivirales, se le pueden dar si su hijo tiene gripe.

Muchos niños pueden tratarse en casa. Si es el caso, su hijo puede necesitar tomar medicamentos como antibióticos o antivirales.

Cuando le suministra antibióticos a su hijo:

  • Asegúrese que su hijo no se pierda ninguna dosis.
  • Asegúrese que su hijo tome todos los medicamentos según las indicaciones. No deje de darle el medicamento, incluso cuando su hijo empiece a sentirse mejor.

No dé a su hijo medicamentos para la tos o el resfriado a menos que el médico lo autorice. Toser ayuda a que el cuerpo deseche la mucosidad de los pulmones.

Otras medidas de cuidado en el hogar incluyen: 

  • Para sacar la mucosidad de los pulmones, dé palmadas suaves en el pecho de su hijo unas pocas veces al día. Esto se puede hacer mientras su hijo está acostado.
  • Haga que su hijo tome un par de respiraciones profundas 2 o 3 veces cada hora. Las respiraciones profundas ayudarán a abrir los pulmones del niño. 
  • Asegúrese que su hijo beba suficientes líquidos, pregúntele a su proveedor qué cantidad debe beber diariamente.
  • Asegúrese que su hijo descanse suficiente cuando regrese a casa. Incluyendo varias siestas durante el día, si es necesario.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños mejora en 7 a 10 días con tratamiento. Los niños que tienen neumonía severa con complicaciones pueden necesitar tratamiento por 2 a 3 semanas. Los niños en riesgo de padecer una neumonía severa incluyen:

  • Niños cuyo sistema inmunitario no funciona bien
  • Niños con enfermedad pulmonar o cardíaca

Posibles complicaciones

En algunos casos, se pueden presentar problemas más serios, incluyendo:

El proveedor puede ordenar otra radiografía. Esto es para asegurarse de que los pulmones del niño estén despejados. Pueden pasar varias semanas para que la radiografía esté clara. Su hijo puede sentirse mejor por un tiempo antes de que las radiografías salgan bien.

Cuándo contactar a un profesional medico

Llame al proveedor si su hijo presenta los siguientes síntomas:

  • Mucha tos
  • Dificultad para respirar (sibilancias, gruñidos, respiración rápida)
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Fiebre y escalofríos
  • Síntomas respiratorios que empeoran
  • Dolor torácico que empeora cuando tose o inhala
  • Signos de neumonía y sistema inmunitario débil (como con VIH o quimioterapia)
  • Síntomas que empeoran después de empezar a sentirse mejor

Prevención

Enséñele a los niños mayores a lavarse la manos con frecuencia:

  • Antes de comer
  • Después de sonarse la nariz
  • Después de ir al baño
  • Después de jugar con los amigos
  • Después de estar en contacto con personas que están enfermas

Las vacunas pueden ayudar a prevenir algunos tipos de neumonía. Asegúrese de que su hijo reciba las siguientes vacunas:

Cuando los bebés son muy jóvenes para ser vacunados, los padres o cuidadores se pueden vacunar para prevenir la neumonía.

Nombres alternativos

Bronconeumonía - niños; Neumonía adquirida en la comunidad - niños; CAP - niños

Imágenes

Referencias

Bradley JS, Byington CL, Shah SS, et al. Executive summary: the management of community-acquired pneumonia in infants and children older than 3 months of age: clinical practice guidelines by the Pediatric Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis. 2011;53(7):617-630. PMID: 21890766 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21890766.

Kelly MS, Sandora TJ. Community-acquired pneumonia. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 400.

Shah SS, Bradley JS. Pediatric community-acquired pneumonia. In: Cherry JD, Harrison GJ, Kaplan SL, Steinbach WJ, Hotez PJ. Feigin and Cherry's Textbook of Pediatric Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 22.

Ultima revisión 9/22/2018

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.