Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001004.htm

Estrabismo

Es un trastorno en el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección. Por lo tanto, no miran al mismo objeto al mismo tiempo. La forma más común de estrabismo se conoce como "ojos bizcos".

Causas

Seis músculos diferentes rodean cada ojo y trabajan "como un equipo". Esto permite que ambos ojos se enfoquen en el mismo objeto.

En alguien con estrabismo, estos músculos no trabajan juntos. En consecuencia, un ojo mira a un objeto, mientras el otro ojo voltea en una dirección diferente y mira a otro objeto.

Cuando esto ocurre, se envían dos imágenes diferentes al cerebro: una desde cada ojo. Esto confunde al cerebro. En los niños, el cerebro puede aprender a ignorar (suprimir) la imagen proveniente del ojo más débil.

Si el estrabismo no se trata, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se denomina ambliopía También recibe el nombre de "ojo perezoso". Algunas veces, el ojo perezoso se presenta primero y causa el estrabismo.

En la mayoría de los niños con estrabismo, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después. Esto se denomina estrabismo congénito.

La mayoría de las veces, el problema tiene que ver con el control muscular y no con la fortaleza del músculo.

Otros trastornos asociados con el estrabismo en los niños incluyen:

El estrabismo que aparece en los adultos puede ser causado por:

Un antecedente familiar de la enfermedad es un factor de riesgo. La hipermetropía puede ser un factor contribuyente, a menudo en niños. Además, cualquier otra enfermedad que cause pérdida de la visión también puede ocasionar estrabismo.

Síntomas

Los síntomas del estrabismo pueden estar presentes todo el tiempo o pueden aparecer y desaparecer. Los síntomas pueden incluir: 

  • Ojos bizcos
  • Visión doble
  • Ojos que no se alinean en la misma dirección
  • Movimientos oculares descoordinados (los ojos no se mueven juntos)
  • Pérdida de la visión o de la percepción de profundidad 

Es importante destacar que probablemente los niños nunca se den cuenta de que tienen visión doble. Esto debido a que la ambliopía se puede presentar rápidamente.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica hará un examen físico. Este examen incluye una revisión detallada de los ojos.

Los siguientes exámenes se realizarán para determinar qué tan desalineados están los ojos.

También se llevará a cabo un examen del cerebro y el sistema nervioso (neurológico).

Tratamiento

El primer paso para tratar el estrabismo en los niños es recetar anteojos, de ser necesario.

Luego, se debe tratar la ambliopía u ojo perezoso. Se coloca un parche sobre el ojo bueno. Esto obliga al cerebro a usar el ojo más débil y obtener una mejor visión.

Es posible que a su hijo no le guste usar un parche o anteojos. Un parche obliga al niño a que vea inicialmente a través del ojo más débil. Sin embargo, es muy importante usar el parche o los anteojos según las instrucciones.

Si los ojos aún no se mueven correctamente, se puede necesitar cirugía de los músculos oculares. Se fortalecerán o se debilitarán diferentes músculos en el ojo.

La cirugía de reparación de los músculos oculares no arregla la visión deficiente de un ojo perezoso. La cirugía de los músculos oculares fallará si no se trata la ambliopía. El niño posiblemente tenga que usar anteojos después de la intervención. La cirugía casi siempre es efectiva si se hace cuando el niño es más pequeño.

A los adultos con estrabismo leve que aparece y desaparece les puede ir bien con anteojos. Los ejercicios de los músculos oculares pueden ayudar a mantener los ojos derechos. Las formas más graves necesitarán cirugía para enderezar los ojos. Si el estrabismo ha ocurrido debido a la pérdida de la visión, será necesario corregirla antes de que la cirugía para el estrabismo pueda realizarse con éxito.

Expectativas (pronóstico)

Después de la cirugía, los ojos pueden lucir derechos, pero los problemas de visión pueden seguir.

El niño todavía puede tener problemas de lectura en la escuela. Es probable que a los adultos les sea más difícil conducir. La visión puede afectar la capacidad para practicar deportes.

En la mayoría de los casos, el problema se puede corregir si se detecta y se trata a tiempo. Si el tratamiento se demora, se puede presentar pérdida de la visión de manera permanente en un ojo. Si la ambliopía no se trata a la edad de 11 años, es probable que sea permanente. Aproximadamente un tercio de los niños con estrabismo presentará ambliopía.

Muchos niños padecerán estrabismo o ambliopía de nuevo. Por lo tanto, el niño necesitará una vigilancia cuidadosa.

Cuándo contactar a un profesional médico

El estrabismo se debe evaluar oportunamente. Llame al proveedor o al oftalmólogo si su hijo:

  • Parece tener ojos bizcos
  • Se queja de visión doble
  • Tiene dificultad para ver

Nota: los problemas o dificultades en el aprendizaje en la escuela algunas veces pueden deberse a la incapacidad del niño para ver el pizarrón o los materiales de lectura.

Nombres alternativos

Estrabismo convergente (ojos bizcos); Esotropía; Exotropía; Hipotropia; Hipertropia; Ojo estrábico; Estrabismo divergente; Desalineación de los ojos

Instrucciones para el paciente

Referencias

American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus website. Strabismus. engage.aapos.org/browse/glossary/entry?GlossaryKey=f95036af-4a14-4397-bf8f-87e3980398b4 Updated February 12, 2018. Accessed August 31, 2018.

Bowling B. Strabismus. In: Bowling B, ed. Kanski's Clinical Ophthalmology. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 18.

Cheng KP. Ophthalmology. In: Zitelli BJ, McIntire SC, Nowalk AJ, eds. Zitelli and Davis' Atlas of Pediatric Physical Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 20.

Lavin PJM. Neuro-ophthalmology: ocular motor system. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 44.

Olitsky SE, Hug D, Plummer LS, Stahl ED, Ariss MM, Lindquist TP. Disorders of eye movement and alignment. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 623.

Ultima revisión 8/28/2018

Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.