Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000319.htm

Parálisis periódica tirotóxica

Es una afección en la cual hay episodios de debilidad muscular. Ocurre en las personas con niveles altos de hormona tiroidea en la sangre (hipertiroidismo, tirotoxicosis).

Causas

Es una afección poco común que sólo se presenta en personas con niveles altos de hormona tiroidea (tirotoxicosis) y es común en hombres asiáticos e hispanos.

Existe un trastorno similar, llamado hipocaliemia o parálisis periódica familiar. Es una afección hereditaria y no está relacionada con niveles altos de hormona tiroidea.

Los factores de riesgo incluyen antecedentes familiares de parálisis periódica e hipertiroidismo.

Síntomas

Los síntomas involucran ataques de debilidad muscular o parálisis. Los ataques alternan con períodos de funcionamiento muscular normal. Se inician a menudo después de la aparición de los síntomas del hipertiroidismo.

La frecuencia de los ataques varía desde diaria hasta anual. Los episodios de debilidad muscular pueden durar pocas horas o varios días.

La debilidad o parálisis:

  • Aparece y desaparece.
  • Puede durar hasta varios días.
  • Es más común en las piernas que en los brazos.
  • En hombros y caderas es la más común.
  • Se desencadena por comidas pesadas ricas en sal y en carbohidratos.
  • Se desencadena durante el descanso después del ejercicio.

Otros síntomas poco frecuentes pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Las personas permanecen despiertas durante los ataques y pueden responder preguntas. La fuerza normal retorna entre dichos ataques. La debilidad muscular puede aparecer con el paso del tiempo con ataques repetidos.

Los síntomas del hipertiroidismo incluyen:

  • Sudoración excesiva
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Intolerancia al calor
  • Aumento del apetito
  • Insomnio
  • Movimientos intestinales más frecuentes
  • Sensación táctil de los latidos cardíacos (palpitaciones)
  • Temblores en las manos
  • Piel húmeda y caliente
  • Pérdida de peso

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica puede sospechar parálisis periódica tirotóxica con base en:

  • Niveles hormonales anormales de la tiroides.
  • Antecedentes familiares del trastorno.
  • Nivel de potasio bajo durante los ataques.
  • Síntomas que aparecen y desaparecen en episodios.

El diagnóstico implica descartar trastornos asociados con el nivel bajo de potasio.

El proveedor puede tratar de desencadenar un ataque administrando insulina y azúcar (glucosa, la cual reduce el nivel de potasio) u hormona tiroidea.

Se pueden presentar los siguientes signos durante un ataque:

  • Disminución o ausencia de reflejos
  • Arritmias cardíacas
  • Potasio bajo en el torrente sanguíneo (los niveles de potasio en suero son normales entre ataques)

Entre los ataques, el examen es normal o puede haber signos de hipertiroidismo, como agrandamiento de la tiroides, cambios en los ojos, temblores, cambios en el cabello o las uñas.

Los siguientes exámenes se utilizan para diagnosticar el hipertiroidismo:

Otros resultados de exámenes:

  • Una ECG (electrocardiografía) anormal durante los ataques
  • Una EMG (electromiografía) anormal entre los ataques
  • Potasio sérico bajo durante los ataques aunque normal entre ellos

Algunas veces, se puede tomar una biopsia muscular

Tratamiento

Se debe suministrar también potasio durante el ataque, generalmente por vía oral. Si la debilidad es grave, puede ser necesario administrar potasio a través de una vena (por vía intravenosa). Nota: Usted sólo debe recibir potasio intravenoso si la función renal está normal y si está en observación en el hospital.

La debilidad que involucra los músculos utilizados en la respiración y la deglución es una emergencia. Se requiere traslado a un hospital. Durante los ataques, puede ocurrir también una grave irregularidad en la frecuencia cardíaca.

Su proveedor puede recomendar una dieta baja en carbohidratos y sal para evitar los ataques. Las medicinas denominadas betabloqueadores pueden reducir la cantidad y la gravedad de los ataques, mientras se controla el hipertiroidismo.

La acetazolamida es efectiva para prevenir ataques en personas con parálisis periódica familiar. Por lo general, no es eficaz para la parálisis periódica tirotóxica.

Expectativas (pronóstico)

Si un ataque no se trata y los músculos respiratorios resultan afectados, puede ocurrir la muerte.

Los ataques crónicos con el tiempo pueden llevar a que se presente debilidad muscular. Esta debilidad puede continuar incluso entre los ataques si no se trata la tirotoxicosis.

La parálisis periódica tirotóxica responde bien al tratamiento. El tratamiento del hipertiroidismo prevendrá los ataques y puede incluso contrarrestar la debilidad muscular.

Posibles complicaciones

La parálisis periódica tirotóxica que no se trate puede llevar a:

  • Dificultad para respirar, hablar o deglutir durante los ataques (poco frecuente)
  • Arritmias cardíacas durante los ataques
  • Debilidad muscular que empeora con el tiempo

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o vaya a la sala de emergencias si tiene períodos de debilidad muscular. Esto es particularmente importante si tiene antecedentes familiares de parálisis periódica o trastornos de la tiroides.

Los síntomas de emergencia incluyen:

  • Dificultad para respirar, hablar o deglutir
  • Caídas debido a la debilidad muscular

Prevención

Se puede aconsejar la asesoría genética. El tratamiento del trastorno tiroideo previene los ataques de debilidad.

Nombres alternativos

Parálisis periódica - tirotóxica

Referencias

Davies TF, Laurberg P, Bahn RS. Hyperthyroid disorders. In: Melmed S, Polonsky K, Larsen R, Kronenberg HM, eds. Williams textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 12.

Ferri FF. Hyperthyroidism. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:672-673.

Actualizado 2/3/2016

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.