Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/opioidabuseandaddiction.html

Abuso y adicción de opioides

Otros nombres: Abuso de hidrocodona (Vicodina), oxicodona (OxyContin, Percocet), morfina 

Introducción

Los opioides, a veces llamados narcóticos, son un tipo de medicamento. Incluyen fuertes analgésicos recetados, como oxicodona, hidrocodona, fentanilo y tramadol. La droga ilegal llamada heroína es también un opioide. Algunos opioides se producen a partir de la planta del opio, y otros son sintéticos (hechos por el hombre).

Un médico puede recetarle un opioide para reducir el dolor después de haber sufrido una lesión grave o una cirugía. También se los puede recetar si presenta severo dolor por problemas de salud como el cáncer. Algunos médicos los recetan para el dolor crónico.

Los opioides pueden causar efectos secundarios como somnolencia, niebla mental, náuseas y estreñimiento. También pueden causar respiración lenta, lo que puede conducir a muertes por sobredosis. Si alguien presenta signos de una sobredosis, llame al 9-1-1:

  • La cara de la persona está muy pálida y/o se siente fría y húmeda al tacto
  • Su cuerpo se vuelve débil
  • Sus uñas o labios tienen un color púrpura o azul
  • Empieza a vomitar o hace ruidos de gorgoteo
  • No puede despertar o es incapaz de hablar
  • Su respiración o latidos cardíacos se hacen más lentos o se detienen

Otros riesgos del uso de opiáceos recetados incluyen dependencia y adicción. Dependencia significa sentir síntomas de abstinencia cuando no está tomando el medicamento. La adicción es una enfermedad crónica del cerebro que hace que una persona compulsivamente busque drogas, a pesar de que le causen daño. Los riesgos de dependencia y adicción son mayores si usted abusa de estos medicamentos. El abuso puede incluir tomar demasiada medicina, tomar el medicamento de otra persona, tomarlo de una manera diferente de lo recomendado, o tomar el medicamento para drogarse.

El abuso, la adicción y las sobredosis de opioides son graves problemas de salud pública en los Estados Unidos. Otro problema es que más mujeres abusan de los opioides durante el embarazo. Esto puede conducir a bebés adictos y que presentan síntomas de abstinencia conocidos como síndrome de abstinencia neonatal. A veces, el abuso de opioides también puede conducir al consumo de heroína, ya que algunas personas cambian los opiáceos recetados por la heroína.

El principal tratamiento para la adicción a los opioides recetados es el tratamiento asistido por medicamentos. Incluye medicamentos, consejería y apoyo de familiares y amigos. Este tratamiento puede ayudarle a dejar la droga, soportar la abstinencia y hacer frente al fuerte deseo de consumir droga. También hay un medicamento llamado naloxona que puede revertir los efectos de una sobredosis de opioides y prevenir la muerte si se aplica oportunamente.

Para prevenir problemas con los opioides recetados, asegúrese de seguir las instrucciones de su médico al tomarlos. No comparta sus medicamentos con nadie más. Comuníquese con su médico si tiene alguna preocupación acerca de tomar los medicamentos.

NIH: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas

Comience aquí

Diagnóstico y exámenes

Prevención y factores de riesgo

Tratamientos y terapias

Asuntos relacionados

Asuntos específicos

Estadísticas e investigación

Información de referencia

Niños/as

Mujeres