Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007681.htm

Epilepsia - niños

La epilepsia es un trastorno cerebral en el cual una persona tiene convulsiones repetitivas a través del tiempo.

Una convulsión es un cambio repentino en la actividad eléctrica y química en el cerebro. Una sola convulsión que no vuelve a ocurrir NO es epilepsia. 

Causas

La epilepsia puede deberse a una afección médica o lesión que afecta al cerebro. O la causa puede ser desconocida.

Las causas comunes de la epilepsia incluyen:

  • Lesión cerebral traumática
  • Daño o cicatrices después de infecciones del cerebro
  • Defectos de nacimiento que involucran al cerebro
  • Daño cerebral que ocurre durante o cerca del nacimiento
  • Trastornos metabólicos presentes en el nacimiento (como fenilcetonuria)
  • Tumor cerebral benigno, a menudo muy pequeño
  • Vasos sanguíneos anormales en el cerebro
  • Accidente cerebrovascular
  • Otras enfermedades que dañan o destruyen el tejido cerebral

Las crisis epilépticas usualmente comienzan entre los 5 y 20 años. Pero pueden pasar a cualquier edad. Puede haber una historia familiar de convulsiones o epilepsia.

Una convulsión febril es una convulsión en un niño desencadenada por una fiebre. La mayoría de las veces, una convulsión febril no es una señal de que el niño tiene epilepsia. 

Síntomas

Los síntomas varían de niño a niño. Algunos niños pueden simplemente quedarse mirando. Otros pueden temblar violentamente y perder el estado de alerta. Los movimientos o síntomas de una convulsión dependen de la parte del cerebro que esté afectada.

El proveedor de atención médica de su niño puede decirle más sobre el tipo específico de convulsión que su niño puede tener:

En la mayoría de las veces, la convulsión es similar a la anterior. Algunos niños tienen una extraña sensación antes de una convulsión. Las sensaciones pueden ser hormigueo, sentir un olor que no está allí, sentir miedo o ansiedad sin razón o tener una sensación de deja vú (sensación de que algo ha ocurrido antes). Esto se llama aura.

Pruebas y exámenes

El proveedor:

  • Le preguntará sobre la historia médica y familiar de su niño en detalle
  • Preguntará sobre el episodio de convulsión
  • Le hará a su niño un examen físico, incluyendo una detallada observación del cerebro y sistema nervioso

El proveedor ordenará un EEG (electroencefalograma) para observar la actividad eléctrica en el cerebro. Este examen a menudo muestra el área del cerebro en la que comenzó la convulsión. El cerebro puede aparecer normal después de una, o entre, convulsiones.

Para diagnosticar epilepsia o planificar una cirugía de epilepsia, su niño puede necesitar:

  • Usar un grabador de EEG por unos pocos días durante las actividades diarias
  • Estar en el hospital en donde la actividad cerebral puede ser observada en cámaras de video (video EEG)

El proveedor puede ordenar otras pruebas, incluyendo: 

Una TC de cabeza y una RM se hacen a menudo para encontrar la causa y ubicación del problema en el cerebro. Con mucha menos frecuencia, se necesita un estudio de PET del cerebro para ayudar a planificar la cirugía.

Tratamiento

El tratamiento para la epilepsia incluye:

  • Medicamentos
  • Cambios de hábitos
  • Cirugía

Si la epilepsia de su niño se debe a un tumor, a vasos sanguíneos anormales o a sangrado en el cerebro, se puede necesitar cirugía.

Los medicamentos para prevenir convulsiones se llaman drogas anticonvulsivas o antiepilépticas. Éstas pueden reducir el número de convulsiones futuras.

  • Estos medicamentos se toman por vía oral. El tipo de medicamento recetado depende del tipo de convulsiones que tiene su hijo.
  • Puede ser necesario cambiar la dosis de vez en cuando. El proveedor puede ordenar pruebas regulares de sangre para observar los efectos secundarios.
  • Siempre asegúrese que su niño tome el medicamento a tiempo y según las indicaciones. Olvidar una dosis puede causar que su hijo tenga una convulsión. NO detenga o cambie medicamentos por su cuenta. Primero hable con el proveedor.

Muchos medicamentos para la epilepsia pueden afectar la salud ósea de su hijo. Hable con el proveedor de su niño sobre si su niño necesita vitaminas u otros suplementos.

La epilepsia que no se controla bien después de probar un número de drogas anticonvulsivas se denomina "epilepsia infantil resistente a fármacos". En este caso, el médico puede recomendar cirugía para:

  • Remover las células cerebrales anormales que están causando las convulsiones.
  • Colocar un estimulador del nervio vago (ENV). Este dispositivo es similar a un marcapasos. Puede ayudar a reducir el número de convulsiones.

A algunos niños se los pone bajo una dieta especial para prevenir las convulsiones. La más popular es la dieta ketogénica. Una dieta baja en carbohidratos, como la dieta Atkins, también puede ayudar. Asegúrese de discutir estas opciones con el proveedor de su niño antes de probarlas.

La epilepsia a menudo es una enfermedad de por vida o crónica. Cuestiones importantes para manejarla incluyen:

  • Tomar los medicamentos
  • Mantenerse seguro, como no nadar nunca solo, tener una casa a prueba de caídas, y demás
  • Manejar el estrés y el sueño
  • Evitar el alcohol y el abuso de drogas
  • Mantenerse al día en la escuela
  • Manejar otras enfermedades

Manejar estos estilos de vida y las cuestiones médica en casa puede ser un desafío. 

Grupos de apoyo

El estrés de ser un cuidador de un niño con epilepsia se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo. En estos grupos, los miembros comparten experiencias y problemas comunes.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños con epilepsia viven una vida normal. Ciertos tipos de epilepsia infantil se van o mejoran con la edad, usualmente en los últimos años de la adolescencia o en los 20s. Si su niño no tiene convulsiones por unos pocos años, el proveedor puede suspender los medicamentos.

Para muchos niños, la epilepsia es un trastorno de por vida. En estos casos, los medicamentos deben seguir tomándose. 

Los niños que tienen trastornos de desarrollo que también causan epilepsia pueden enfrentar desafíos a lo largo de sus vidas.

Conocer más acerca del trastorno le ayudará a cuidar mejor la epilepsia de su niño. 

Posibles complicaciones

Las complicaciones incluyen:

  • Dificultad con el aprendizaje
  • La inhalación de alimentos o saliva en los pulmones durante un ataque, lo que puede causar neumonía por aspiración
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Lesiones por caídas, golpes, o mordidas auto infligidas durante una convulsión
  • Daño cerebral permanente (accidente cerebrovascular u otro daño)
  • Efectos secundarios de los medicamentos 

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número de emergencia local (como el 911) si:

  • Ésta es la primera vez que su niño tiene una convulsión
  • Una convulsión ocurre en un niño que no tiene un brazalete de identificación (que tiene las instrucciones sobre qué hacer)

Si su niño ha tenido convulsiones antes, llame al 911 por cualquier de estas situaciones de emergencia: 

  • La convulsión es más larga de las que normalmente tiene el niño o el niño tiene un número inusual de convulsiones
  • El niño tiene repetidas convulsiones a lo largo de unos pocos minutos
  • El niño tiene repetidas convulsiones en las que no se recupera la conciencia o el comportamiento normal entre ellas (status epilepticus)
  • El niño se lesiona durante la convulsión
  • El niño tiene dificultad para respirar

Llame al proveedor si el niño tiene nuevos síntomas: 

  • Náuseas o vómitos
  • Erupción
  • Efectos secundarios de los medicamentos, tales como somnolencia, agitación o confusión
  • Temblores o movimientos anormales, o problemas con la coordinación

Contacte a su proveedor incluso si su niño está normal después que se detuvo la convulsión. 

Prevención

No hay una forma conocida de prevenir la epilepsia. Una dieta y sueño apropiados puede disminuir la posibilidad de convulsiones en niños con epilepsia.

Reduzca el riesgo de lesiones en la cabeza durante actividades riesgosas. Esto puede disminuir el riesgo de una lesión cerebral que conduzca a convulsiones y epilepsia.

Nombres alternativos

Trastorno convulsivo - niños; Convulsión - epilepsia infantil; Epilepsia infantil resistente a fármacos; Anticonvulsivo - epilepsia infantil; Droga antiepiléptica - epilepsia infantil; AED - epilepsia infantil

Referencias

Camfield PR, Camfield CS. Pediatric epilepsy: an overview. In: Swaiman KF, Ashwal S, Ferriero DM, Schor NF, eds. Swaiman's Pediatric Neurology: Principles and Practice. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2012:chap 50.

Freeman J, Harvey S. Seizures and epilepsies. In: South M, Ashwal S, Isaacs D, eds. Practical Paediatrics. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2012:part 17.1.

Mikati MA, Hani AJ. Seizures in childhood. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 593.

Morris GL III, Gloss D, Buchhalter J, Mack KJ, Nickels K, Harden C. Evidence-based guideline update: vagus nerve stimulation for the treatment of epilepsy: report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology. 2013;81(16):1453-1459. PMID: 23986299 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23986299.

Ultima revisión 5/21/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados