Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003428.htm

Recolección de líquido cefalorraquídeo (LCR)

La recolección de líquido cefalorraquídeo (LCR) es un examen para analizar el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal.

El líquido cefalorraquídeo actúa como un amortiguador, protegiendo el cerebro y la columna de lesiones. Por lo regular, el líquido es transparente. Tiene la misma consistencia que el agua. El examen también se utiliza para medir la presión en dicho líquido.

Forma en que se realiza el examen

Existen diferentes formas de obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo. Una punción lumbar (punción raquídea) es el método más común.

Para llevar a cabo el examen:

  • Usted se acostará de lado con las rodillas encogidas hacia el abdomen y la barbilla pegada al tórax. Algunas veces, este procedimiento se realiza con la persona sentada, pero doblada hacia adelante.
  • Después de limpiar la espalda, el proveedor de atención inyectará anestesia local en la región lumbar.
  • Se introducirá una aguja espinal.
  • Una vez que se haya ubicado la aguja, se medirá la presión del líquido cefalorraquídeo y se recogerá una muestra de 1 a 10 mL.
  • Luego, se retirará la aguja, se limpiará la zona y se aplicará un vendaje sobre el sitio. Le pueden pedir que permanezca acostado por un corto período de tiempo después del examen.

Ocasionalmente, se utilizan rayos X especiales para ayudar a guiar la aguja hasta la posición apropiada. Esto se denomina fluoroscopia.

La punción lumbar con recolección de líquido también puede ser parte de otros procedimientos como una radiografía o tomografía computarizada después de que se ha introducido un medio de contraste en el LCR.

En raras ocasiones se puede utilizar otros métodos de recolección de líquido cefalorraquídeo.

  • La punción cisternal o suboccipital implica colocar una aguja debajo del hueso occipital (parte posterior del cráneo). Esto puede ser peligroso porque está muy cerca del tronco encefálico. Siempre se realiza con una fluoroscopia.
  • La punción ventricular se puede recomendar en personas con posible hernia cerebral. Este método se usa de manera muy infrecuente. En la mayoría de los casos, se realiza en el quirófano. Se perfora un orificio en el cráneo y se introduce una aguja directamente en uno de los ventrículos del cerebro.

El LCR también se puede recoger de una sonda que ya esté puesta allí, como una derivación o un drenaje ventricular.

Preparación para el examen

Será necesario que le dé su autorización al equipo médico antes de realizar este examen.

Posteriormente, usted debe planear descansar por algunas horas, incluso si se siente bien. Esto se recomienda para prevenir el escape de líquido alrededor del sitio de la punción. No será necesario que se acueste de espaldas todo el tiempo.

Lo que se siente durante el examen

Mantener la posición para el examen puede ser incómodo. Es importante que permanezca quieto pues un movimiento puede llevar a una lesión de la médula espinal.

Le pueden pedir que se enderece un poco después de que la aguja esté en su lugar. Esto se hace con el fin de medir la presión del líquido cefalorraquídeo.

El anestésico puede arder o picar apenas se inyecta. Cuando se inserta la aguja, habrá una sensación de presión fuerte. Con frecuencia se presenta un dolor breve cuando la aguja atraviesa el tejido que rodea la médula espinal. Este dolor debe desaparecer en unos cuantos segundos.

En la mayoría de los casos, el procedimiento completo tarda alrededor de 30 minutos. Las mediciones de la presión y la recolección de líquido tardan solo algunos minutos.

Razones por las que se realiza el examen

Este examen se hace para medir las presiones en el líquido cefalorraquídeo y para recoger una muestra de este con el fin de realizar pruebas adicionales.

El análisis del LCR se puede utilizar para diagnosticar ciertos trastornos neurológicos. Estos pueden incluir infecciones (como meningitis) y daño cerebral o daño a la médula espinal. También se puede hacer una punción lumbar para establecer el diagnóstico de hidrocefalia normotensiva.

Resultados normales

Los valores normales normalmente fluctúan de la siguiente manera:

Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Los ejemplos anteriores muestran las mediciones comunes para los resultados de estas pruebas. Algunos laboratorios usan diferentes medidas o podrían evaluar diferentes muestras.

Significado de los resultados anormales

Si el LCR luce turbio, eso podría significar que hay una infección o una acumulación de glóbulos blancos o proteína.

Si el LCR luce sanguinolento o rojo, puede ser un signo de sangrado u obstrucción de la médula espinal. Si es marrón, naranja o amarillo, puede ser un signo de aumento de la proteína en el LCR o un sangrado previo (hace más de 3 días). Puede haber sangre en la muestra proveniente de la punción raquídea misma. Esto hace más difícil la interpretación de los resultados del examen.

PRESIÓN DEL LCR

PROTEÍNA EN EL LCR

  • El aumento de la proteína en el LCR puede deberse a sangre en dicho líquido, diabetes, polineuritis, tumores, lesión o cualquier afección inflamatoria o infecciosa.
  • La disminución de la proteína es un signo de producción rápida de LCR.

GLUCOSA EN EL LCR

  • El aumento de la glucosa en el LCR es un signo de nivel de azúcar elevado en la sangre.
  • La disminución de la glucosa en el LCR puede deberse a hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre), infección bacteriana o micótica (como meningitis), tuberculosis o ciertos tipos de meningitis.

CÉLULAS SANGUÍNEAS EN EL LCR

  • El aumento de los glóbulos blancos en el LCR puede ser un signo de meningitis, infección aguda, inicio de una enfermedad crónica, tumor, absceso, accidente cerebrovascular o una enfermedad desmielinizante (como la esclerosis múltiple).
  • La presencia de glóbulos rojos en la muestra de LCR puede ser un signo de sangrado en dicho líquido o el resultado de una punción lumbar traumática.

OTROS RESULTADOS EN EL LCR

Otras afecciones por las cuales se puede realizar el examen son:

Riesgos

Los riesgos de la punción lumbar incluyen:

  • Sangrado en el conducto raquídeo o alrededor del cerebro (hematoma subdural)
  • Molestia durante el examen
  • Dolor de cabeza después del examen que puede durar algunas horas o días. Si los dolores de cabeza duran más de algunos días (especialmente al sentarse, pararse o caminar) usted podría tener una fuga de LCR. Si esto sucede, debe hablar con su médico.
  • Reacción de hipersensibilidad (reacción alérgica) al anestésico
  • Infección introducida por la aguja al penetrar la piel

Existe un aumento del riesgo de sangrado en personas que toman anticoagulantes.

Se puede presentar una hernia cerebral si este examen se realiza en una persona con una masa en el cerebro (como un tumor o un absceso). Esto puede ocasionar daño cerebral o muerte. Este examen no se hace si otro examen o prueba revelan signos de una masa cerebral.

Puede ocurrir un daño a los nervios en la médula espinal, particularmente si la persona se mueve durante el examen.

La punción cisternal o la punción ventricular conllevan riesgos adicionales de daño al cerebro o a la médula espinal y sangrado dentro del cerebro.

Consideraciones

Este examen es particularmente peligroso para personas con:

  • Un tumor en la parte posterior del cerebro que esté ejerciendo presión sobre el tronco encefálico.
  • Problemas de coagulación sanguínea.
  • Conteo bajo de plaquetas (trombocitopenia).
  • Individuos que estén tomando anticoagulantes, ácido acetilsalicílico (aspirin), clopidogrel u otros fármacos similares que reducen la formación de coágulos de sangre.

Nombres alternativos

Punción cisternal; Cultivo de líquido cefalorraquídeo; Punción lumbar; Punción raquídea; Punción ventricular

Referencias

Griggs RC, Jozefowicz RF, Aminoff MJ. Approach to the patient with neurologic disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 396.

Rosenberg GA. Brain edema and disorders of cerebrospinal fluid circulation. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 59.

Ultima revisión 6/1/2015

Versión en inglés revisada por: Daniel Kantor, MD, Kantor Neurology, Coconut Creek, FL and Immediate Past President of the Florida Society of Neurology (FSN). Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.