Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000850.htm

Melanoma

El melanoma es el cáncer de piel más peligroso. Es la principal causa de muerte por enfermedades de la piel.

Melanoma

El melanoma también puede comprometer la parte coloreada del ojo.

Otros tipos comunes de cáncer piel son el carcinoma escamocelular y el carcinoma basocelular.

Causas

El melanoma es causado por cambios en las células llamadas melanocitos. Estas células producen un pigmento en la piel llamado melanina. La melanina es responsable del color de la piel y del cabello.

El melanoma puede aparecer en la piel normal o puede comenzar como un lunar u otra área que luego cambia de apariencia. Algunos lunares que están presentes al nacer pueden convertirse en melanomas. Los lunares más grandes presentes al nacer están en más riesgo de convertirse en melanoma.

Existen cuatro tipos principales de melanoma:

  • El melanoma de extensión superficial es el tipo más común. Generalmente es plano e irregular en forma y color, con sombras variables de negro y café; es más común en personas de raza blanca.
  • El melanoma nodular generalmente empieza como un área elevada de color azul-negruzco oscuro o rojo-azulado. Algunos no tienen ningún color (melanoma amelanótico).
  • El melanoma lentigo maligno generalmente aparece en las personas de edad avanzada. Es más común en la piel dañada por el sol en la cara, el cuello y los brazos. Las áreas de piel anormal generalmente son grandes, planas y de color marrón con áreas de color café.
  • El melanoma lentiginoso acral es la forma menos común de melanoma. Generalmente ocurre en las palmas de las manos, las plantas de los pies o por debajo de las uñas y es más común en las personas de raza negra.

En raras ocasiones, los melanomas aparecen en la boca, en el iris del ojo o en la retina en la parte posterior del ojo. Se pueden descubrir durante exámenes dentales u oculares. En casos muy excepcionales, un melanoma se desarrolla en la vagina, el esófago, el ano, las vías urinarias y el intestino delgado.

El melanoma no es tan común como otros tipos de cáncer en la piel como el cáncer de las células basales, pero más y más personas están padeciendo melanoma, especialmente los adultos jóvenes.

El riesgo de aparición de melanoma aumenta con la edad, aunque el riesgo está aumentando en personas jóvenes.

Usted tiene más probabilidades de presentar melanoma si:

  • Tiene piel blanca, ojos azules o verdes o cabello rubio o rojo
  • Vive en climas con sol o a grandes alturas
  • Pasa mucho tiempo en altos niveles de luz solar intensa, debido al trabajo o a otras actividades
  • Ha tenido una o más quemaduras de sol con ampollas durante la niñez
  • Usa dispositivos de bronceado

Otros riesgos abarcan:

  • Familiares cercanos con melanoma
  • Ciertos tipos de lunares (displásicos y atípicos) o múltiples marcas de nacimiento
  • Sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades y medicamentos

Síntomas

Un lunar, llaga, úlcera o tumor sobre la piel pueden ser un signo de melanoma o de otro tipo de cáncer de piel. Una úlcera o tumor que sangra o cambia de color también puede ser un signo de cáncer de piel.

Cáncer de piel o melanoma: lesión superficial parda

El sistema ABCDE puede ayudarle a recordar los posibles síntomas de un melanoma:

  • Asimetría: la mitad del área anormal es diferente de la otra mitad.
  • Bordes: los bordes del tumor son irregulares.
  • Color: el color cambia de un área a otra, con tonos bronce, café o negro y algunas veces blanco, rojo o azul. Una mezcla de colores puede aparecer dentro de una úlcera.
  • Diámetro: la mancha tiene generalmente (pero no siempre) más de 6 mm de diámetro, aproximadamente el tamaño del borrador de un lápiz.
  • Evolución: el lunar sigue cambiando de aspecto.

La clave para el tratamiento exitoso del melanoma es el reconocimiento temprano de los síntomas. Usted podría no notar una pequeña mancha si no observa con cuidado. Procure hacerse chequeos anuales de la piel con un dermatólogo y examínese su propia piel una vez al mes. Use un espejo de mano para revisar los lugares difíciles de ver. Llame al médico si nota algo inusual.

Pruebas y exámenes

El médico le examinará la piel y observará el tamaño, forma, color y textura de cualquier área sospechosa.

Si el médico cree que usted podría tener cáncer de piel, le extirpará un poco de ella. A esto se le denomina biopsia de piel. La muestra se envía al laboratorio para ser examinada bajo el microscopio.

Se puede emplear un procedimiento llamado biopsia del ganglio centinela (BGC) en algunas personas con melanoma para ver si el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos cercanos.

Una vez que se ha diagnosticado el melanoma, se pueden llevar a cabo tomografías computarizadas u otros tipos de exámenes radiográficos para ver si el cáncer se ha diseminado.

Tratamiento

Para tratar el melanoma es necesario cirugía. Se extirpará el cáncer de piel y parte del tejido circundante. La cantidad de tejido que se quite dependerá de qué tan profundo haya crecido el melanoma.

Si el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos cercanos, éstos también se pueden extirpar. Después de la cirugía, es posible que le suministren un medicamento llamado interferón.

El tratamiento es más difícil cuando el melanoma se ha diseminado a otros órganos. En este caso, el melanoma generalmente no tiene cura. El tratamiento consiste en disminuir el tamaño del cáncer de piel y tratar el cáncer en otras partes del cuerpo. Usted puede recibir:

  • Quimioterapia: se utilizan medicamentos para destruir las células cancerígenas. Ésta con frecuencia se administra si el melanoma ha retornado o se ha diseminado.
  • Inmunoterapia: drogas como el interferón o la interleucina le ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer. Éstos pueden utilizarse junto con la quimioterapia y la cirugía.
  • Tratamientos de radiación: éstos se pueden utilizar para aliviar el dolor o la molestia causadas por el cáncer que se ha diseminado.
  • Cirugía: la cirugía se puede realizar para extirpar el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Ésta se hace para aliviar el dolor o la molestia asociados con el cáncer que se está desarrollando.

Si usted tiene un melanoma difícil de tratar, podría contemplar la posibilidad de participar en estudios clínicos. Pida a su médico mayor información. Los investigadores siguen estudiando nuevos tratamientos.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo.

Expectativas (pronóstico)

Su evolución depende de muchos factores, por ejemplo, qué tan pronto se diagnosticó el cáncer y qué tanto se ha diseminado.

Si se detectan a tiempo, algunos melanomas se pueden curar.

El melanoma muy profundo o que se ha diseminado a los ganglios linfáticos tiene una mayor probabilidad de reaparecer después del tratamiento. Si el melanoma tiene una profundidad de más de 4 mm o se ha diseminado a los ganglios linfáticos, es más probable que el cáncer se haya diseminado a otros tejidos y órganos.

El melanoma generalmente no se puede curar cuando el cáncer se ha diseminado más allá de la piel y de los ganglios linfáticos cercanos.

Si usted ha tenido melanoma y se recuperó, es muy importante examinarse el cuerpo regularmente en busca de cualquier cambio inusual. Su riesgo de melanoma aumenta una vez que usted ha tenido este cáncer. El melanoma puede volver años más tarde. Por lo general, un dermatólogo revisa varias veces al año a las personas que han tenido melanoma.

Posibles complicaciones

Un melanoma puede diseminarse a otras partes del cuerpo muy rápidamente.

El tratamiento para el melanoma puede ocasionar efectos secundarios como dolor, náuseas y fatiga.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su médico si nota un tumor nuevo o cualquier otro cambio en la piel. Usted debe llamar igualmente si una mancha existente resulta hinchada, inflamada, le duele o si empieza a sangrar o a picar.

Prevención

Algunas personas deben ver a un dermatólogo para que les realicen exámenes regulares de la piel. Esto incluya a personas con:

  • Antecedentes familiares de melanoma
  • Piel gravemente dañada por el sol
  • Muchos lunares en la piel

Un dermatólogo puede examinarlo y decirle si necesita chequeos regulares de la piel. Algunas veces, se extirpan lunares inusuales para evitar que se conviertan en melanoma.

Usted debe también examinarse su propia piel una vez al mes, utilizando un espejo para revisar los lugares difíciles de ver. Use el sistema ABCDE cuando esté examinando su piel.  Llame a su proveedor si nota algún cambio.

La mejor manera de prevenir el cáncer de piel es reducir su exposición a la luz del sol. La luz ultravioleta es más intensa entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Trate de evitar la exposición al sol durante estas horas. Proteja su piel con el uso de un sombrero, camisa de manga larga, falda larga o pantalón cuando tenga que estar al aire libre. Los siguientes consejos también le pueden ayudar:

  • Aplique protectores solares de alta calidad con FPS (factor de protección solar) de por lo menos 15, incluso si va a estar al aire libre sólo por corto tiempo.
  • Aplique una gran cantidad de protector solar en todas las áreas expuestas, entre ellas, las orejas y los pies.
  • Busque protectores que bloqueen tanto la luz tipo UVA como la tipo UVB.
  • Use un protector solar resistente al agua.
  • Aplique el protector solar al menos 30 minutos antes de salir. Vuelva a aplicarlo con frecuencia, especialmente después de nadar.
  • Use protector solar también en invierno. Protéjase incluso en los días nublados.

Otros hechos importantes que ayudan a evitar la exposición excesiva al sol:

  • Evite superficies que reflejen más la luz, como el agua, la arena, el concreto y las áreas pintadas de blanco.
  • Sea extremadamente cuidadoso en las grandes alturas, donde la piel se quema más rápidamente.
  • Evite las lámparas de sol, las cámaras bronceadoras y las salas de bronceado.

Nombres alternativos

Cáncer de piel - melanoma, Melanona maligno; Melanoma léntigo maligno; Melanoma in situ; Melanoma de extensión superficial; Melanoma nodular, Melanoma lentiginoso acral

Referencias

Gangadhar TC, Fecher LA, Miller CJ, et al. Melanoma. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 69.

Hui A, Friedlander P, Markowitz O. Malignant melanoma. In: Lebwohl MG, Heymann WR, Berth-Jones J, Coulson I, eds. Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 143.

National Cancer Institute: PDQ melanoma treatment. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Updated February 2, 2016. www.cancer.gov/types/skin/hp/melanoma-treatment-pdq. Accessed March 17, 2016.

National Comprehensive Cancer Network. NCCN clinical practice guidelines in oncology: melanoma. Version 2. 2016. www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/melanoma.pdf. Accessed March 17, 2016.

Actualizado 1/31/2016

Versión en inglés revisada por: Kevin Berman, MD, PhD, Atlanta Center for Dermatologic Disease, Atlanta, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados