Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007472.htm

Apraxia

Es un trastorno del cerebro y del sistema nervioso en el cual una persona es incapaz de llevar a cabo tareas o movimientos cuando se le solicita, aunque:

  • Se entiende el pedido o la orden
  • Ella esté dispuesta a llevar a cabo dicha tarea
  • Los músculos necesarios para realizar la tarea funcionen adecuadamente
  • La tarea posiblemente ya ha sido aprendida

Causas

La apraxia es causada por daño al cerebro. Cuando la apraxia se desarrolla en una persona que previamente era capaz de llevar a cabo las tareas o destrezas, se denomina apraxia adquirida.

Las causas más comunes de la apraxia adquirida son:

  • Tumor cerebral
  • Afección que causa empeoramiento gradual del cerebro y el sistema nervioso (enfermedad neurodegenerativa)
  • Demencia
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión cerebral traumática

La apraxia también se puede observar en el nacimiento. Los síntomas aparecen a medida que el niño crece y se desarrolla. La causa se desconoce.

La apraxia del habla con frecuencia se presenta junto con otro trastorno del habla llamado afasia. Dependiendo de la causa de la apraxia, se pueden presentar muchos otros problemas del sistema nervioso o del cerebro.

Síntomas

Una persona con apraxia es incapaz de integrar los movimientos musculares correctos. A veces, se usa una palabra o acción completamente diferente de la que la persona se propone hablar o hacer. La persona con frecuencia es consciente del error.

Los síntomas de apraxia del habla abarcan:

  • Se distorsionan, se repiten o se omiten sonidos del habla o palabras. La persona tiene dificultad para juntar palabras en el orden correcto.
  • Esforzarse para pronunciar la palabra correcta.
  • Las palabras más largas son más difíciles de usar, ya sea permanentemente o algunas veces.
  • Capacidad para usar frases cotidianas o dichos breves (tales como "¿Cómo está?") sin problema.
  • Mejor habilidad para escribir que para hablar.

Otras formas de apraxia abarcan:

  • Apraxia bucofacial u orofacial: incapacidad para realizar movimientos de la cara a petición, como lamerse los labios, sacar la lengua o silbar.
  • Apraxia ideatoria: incapacidad para llevar a cabo tareas complejas aprendidas en el orden apropiado, tales como ponerse los calcetines antes de ponerse los zapatos.
  • Apraxia ideomotora: incapacidad de llevar a cabo una tarea aprendida de manera voluntaria cuando se le dan los objetos necesarios. Por ejemplo, si se le da un destornillador, la persona puede tratar de escribir con él como si fuera un bolígrafo.
  • Apraxia cinética de las extremidades: dificultad para efectuar movimientos precisos con un brazo o una pierna. Abotonarse una camisa o amarrarse un zapato se vuelve imposible.

Pruebas y exámenes

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes si la causa del trastorno se desconoce:

  • CT o RM del cerebro que puede ayudar a mostrar un tumor, accidente cerebrovascular u otra lesión cerebral.
  • Se puede usar un electroencefalograma (EEG) para descartar la epilepsia como una causa de la apraxia.
  • Se puede realizar una punción raquídea para verificar si hay inflamación o una infección que afecta el cerebro.

Se deben hacer exámenes intelectuales y lingüísticos estandarizados si se sospecha apraxia del habla. Igualmente, se pueden necesitar exámenes para otras dificultades de aprendizaje.

Tratamiento

Las personas con apraxia pueden beneficiarse del tratamiento por parte de un equipo médico. El equipo médico también debe incluir a los miembros de la familia.

Los terapeutas ocupacionales y del lenguaje cumplen un rol importante en ayudar a personas con afasia y a sus cuidadores a aprender formas de hacerle frente a la apraxia. 

Durante el tratamiento, los terapeutas se enfocarán en:

  • Repetir sonidos una y otra vez con el fin de enseñar movimientos de la boca.
  • Que la persona hable lentamente.
  • Enseñar técnicas diferentes para ayudar con la comunicación.

El reconocimiento y tratamiento de la depresión son importantes para las personas con apraxia.

Para ayudar con la comunicación, la familia y amigos deberían:

  • Evitar dar instrucciones complejas
  • Usar frases simples para evitar malos entendidos
  • Hablar en un tono normal de voz. La apraxia no es un problema de audición
  • NO asumir que la persona entiende 
  • Proveer ayuda para la comunicación de ser posible, dependiendo de la persona y su estado 

Otras sugerencias para la vida diaria incluyen:

  • Mantenga un ambiente relajado y tranquilo.
  • Tómese el tiempo para mostrarle a alguien con apraxia cómo realizar una tarea y permítale el tiempo suficiente para hacerlo. NO le pida que repita la tarea si ella claramente se está esforzando y al hacerlo se aumentará la frustración.
  • Sugiera otras formas de hacer las mismas cosas, por ejemplo, compre zapatos con un cierre de velcro en lugar de cordones.

Expectativas (pronóstico)

Muchas personas con apraxia ya no son capaces de ser independientes y pueden tener problemas para llevar a cabo las tareas cotidianas. Pregúntele a su proveedor de atención médica qué actividades pueden o no ser seguras. Evite actividades que puedan causar lesiones y adopte las medidas de seguridad apropiadas.

Posibles complicaciones

Tener apraxia puede llevar a:

  • Problemas de aprendizaje
  • Baja autoestima
  • Problemas sociales

Cuándo contactar a un profesional médico

Contacte al proveedor si alguien tiene dificultad para llevar a cabo las tareas cotidianas o tiene otros síntomas de apraxia después de un accidente cerebrovascular o una lesión cerebral.

Prevención

El hecho de reducir su riesgo de un accidente cerebrovascular y una lesión cerebral puede ayudar a prevenir afecciones que llevan a que se presente la afasia.

Nombres alternativos

Apraxia verbal; Dispraxia; Apraxia y trastorno del lenguaje; Apraxia del habla en la niñez; Apraxia del habla; Apraxia adquirida

Referencias

Halpern H, Goldfarb. Language and Motor Speech Disorders in Adults. 3rd ed. Burlington, MA: Jones and Bartlett Learning. 2013.

Kirshner HA. Dysarthria and apraxia of speech. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SK, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 14.

Ultima revisión 5/30/2016

Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, SUNY Stony Brook, School of Medicine. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.