Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007265.htm

Nódulo tiroideo

Es un crecimiento (protuberancia) en la glándula tiroides. La glándula tiroides está localizada en la parte frontal del cuello, exactamente por encima de donde se encuentran las clavículas en el centro.

Causas

Los nódulos tiroideos son causados por un crecimiento excesivo de las células en la glándula tiroidea. Estos crecimientos pueden ser:

  • No cáncer (benignos), cáncer de tiroides (maligno) o con menor frecuencia otros cáncer o infecciones
  • Estar llenos de líquidos (quistes)
  • Ser un nódulo o un grupo de nódulos pequeños
  • Estar produciendo hormonas tiroideas (nódulo caliente) o no produciéndolas (nódulo frío)

Los nódulos tiroideos son frecuentes. Se presentan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. La probabilidad de que una persona desarrolle un nódulo tiroideo incrementa con la edad.

Sólo unos pocos nódulos tiroideos se deben a cáncer de tiroides. Un nódulo tiroideo tiene más probabilidades de ser canceroso si usted:

  • Tiene un nódulo duro
  • Tiene un nódulo adherido a estructuras cercanas
  • Tiene antecedentes familiares de cáncer de tiroides
  • Ha notado un cambio en la voz
  • Es menor de 20 años o mayor de 70
  • Tiene antecedentes de exposición a la radiación en cabeza y cuello
  • Es de género masculino

No siempre se encuentran las causas de los nódulos tiroideos, pero pueden incluir:

  • Enfermedad de Hashimoto (una reacción del sistema inmune contra la glándula tiroides)
  • Deficiencia de yodo en la alimentación

Síntomas

La mayoría de los nódulos tiroideos son asintomáticos.

Los nódulos grandes pueden ejercer presión contra otras estructuras en el cuello, lo que provoca síntomas como:

  • Un bocio visible (glándula tiroides agrandada)
  • Ronquera o cambio de la voz
  • Dolor en el cuello
  • Problemas respiratorios, especialmente al estar acostado
  • Dificultad para deglutir alimento

Los nódulos que producen hormonas tiroideas probablemente provocarán síntomas de hipertiroidismo, incluso:

  • Piel pegajosa y fría
  • Pulso acelerado
  • Aumento del apetito
  • Nerviosismo
  • Inquietud
  • Rubor o sofoco de la piel
  • Pérdida de peso
  • Periodos menstruales irregulares

Las personas mayores con un nódulo que produce demasiada hormona tiroidea pueden solo tener síntomas vagos, incluso:

  • Fatiga
  • Palpitaciones
  • Dolor en el tórax
  • Pérdida de memoria

Los nódulos tiroideos se encuentran algunas veces en personas que padecen la enfermedad de Hashimoto. Esto puede causar síntomas de hipotiroidismo como:

Con mucha frecuencia, los nódulos no producen síntomas. El proveedor de atención médica solo encuentra los nódulos tiroideos durante un examen físico de rutina o exámenes imagenológicos que se llevan a cabo por otra razón. Pocas personas tienen nódulos tiroideos suficientemente grandes que pueden notar el nódulo ellas mismas, y pedir a un proveedor que examine su cuello.

Pruebas y exámenes

Si un proveedor encuentra un nódulo o usted tiene síntomas de tener uno, se pueden hacer los siguientes exámenes:

Tratamiento

El proveedor puede recomendar la cirugía para extraer parte o toda la glándula tiroides si el nódulo:

  • Se debe a un cáncer de tiroides
  • Está causando síntomas como problemas para deglutir o respirar
  • Si la biopsia de aguja fina es inconclusa, y su proveedor no puede decirle si un nódulo es cáncer o no
  • Está produciendo demasiada hormona tiroidea.

Las personas con nódulos que estén produciendo demasiada hormona tiroidea se pueden tratar con yodo radiactivo. Esto reduce su tamaño y actividad. A las mujeres embarazadas o que aún están lactando, no se les administra este tratamiento.

Tanto la cirugía para extirpar el tejido de la glándula tiroides como el tratamiento con yodo radiactivo pueden causar hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) de por vida. Esta afección necesita tratamiento con reemplazo de hormona tiroidea.

Para los nódulos benignos que no causan síntomas y no están creciendo, el mejor tratamiento puede ser:

  • Control cuidadoso con un examen físico y ecografía
  • Una biopsia de la tiroides repetida de 6 a 12 meses después del diagnóstico, especialmente si el nódulo ha crecido

Otro posible tratamiento es una inyección de etanol (alcohol) en el nódulo para reducirlo de tamaño.

Expectativas (pronóstico)

Los nódulos tiroideos no cancerosos no son potencialmente mortales. Muchos de ellos no requieren tratamiento. Los exámenes de control son suficientes. 

El pronóstico para el cáncer de tiroides depende del tipo de cáncer. Para los tipos de cáncer de tiroides más comunes, el pronóstico es muy bueno después del tratamiento.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si siente u observa una protuberancia o masa en el cuello o si tiene cualquiera de los síntomas de un nódulo tiroideo.

Si usted ha estado expuesto a la radiación en las áreas de la cara o el cuello, llame a su proveedor. Se puede realizar una ecografía del cuello para buscar nódulos tiroideos.

Nombres alternativos

Tumor tiroideo - nódulo; Adenoma de tiroides - nódulo; Carcinoma tiroideo - nódulo; Cáncer de tiroides - nódulo; Incidentaloma tiroideo; Nódulo caliente; Nódulo frío; Tirotoxicosis - nódulo; Hipertiroidismo - nódulo

Instrucciones para el paciente

Referencias

Haugen BR, Alexander EK, Bible KC, et al. 2015 American Thyroid Association management guidelines for adult patients with thyroid nodules and differentiated thyroid cancer: The American Thyroid Association Guidelines Task Force on Thyroid Nodules and Differentiated Thyroid Cancer. Thyroid. 2016;26(1):1-133. PMID: 26462967 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26462967.

Kim M, Ladenson PW. Thyroid. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 226.

Schlumberger MJ, Filetti S, Alexander, EK, Hay ID. Nontoxic diffuse goiter, nodular thyroid disorders, and thyroid malignancies. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 14.

Ultima revisión 5/17/2018

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.