Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007210.htm

Derivación portosistémica intrahepática transyugular (DPIT)

Es un procedimiento para crear conexiones nuevas entre dos vasos sanguíneos en el hígado. Usted puede necesitar este procedimiento si tiene problemas hepáticos graves.

Descripción

No se trata de un procedimiento quirúrgico. Lo lleva a cabo un radiólogo usando rayos X. Un radiólogo es un médico que usa técnicas imagenológicas para diagnosticar y tratar enfermedades.

Le solicitarán que se acueste boca arriba y lo conectarán a monitores para verificar su frecuencia cardíaca y presión arterial.

Usted probablemente reciba anestesia local y medicamentos para relajarse, lo cual hará que le dé sueño y no sienta dolor, o puede que le apliquen anestesia general (estará dormido y no sentirá dolor).

Durante el procedimiento:

  • El médico introduce un catéter (una sonda flexible) a través de la piel dentro de una vena en el cuello. Esta vena se llama yugular. En el extremo del catéter, hay un globo y un stent (tubo) de malla metálica.
  • Usando una máquina de rayos X, el médico guía el catéter hasta una vena en el hígado.
  • El tinte (material de contraste) se inyecta en la vena para que pueda verse más claramente.
  • El globo se infla para ubicar el stent. Usted puede sentir un poco el dolor cuando esto sucede.
  • El médico usa el stent para conectar la vena porta a una de las venas hepáticas.
  • Al final del procedimiento, le medirán la presión de la vena porta para constatar que haya bajado.
  • El catéter con el globo se retira.
  • Después del procedimiento, se coloca un vendaje pequeño sobre la zona del cuello. No hay puntos de sutura.
  • El procedimiento requiere de 60 a 90 minutos para realizarse.

Esta nueva ruta permitirá que la sangre fluya mejor y aliviará la presión en las venas del estómago, el esófago, los intestinos y el hígado.

Por qué se realiza el procedimiento

Normalmente, la sangre proveniente del esófago, el estómago y los intestinos fluye primero a través del hígado. Cuando el hígado tiene mucho daño y hay obstrucciones, la sangre no puede fluir muy fácilmente a través de este. Esto se denomina hipertensión portal (aumento de la presión y represamiento en la vena porta). Las venas entonces se pueden abrir (romperse), lo que provoca un sangrado serio.

Las causas comunes de la hipertensión portal son:

Cuando ocurre la hipertensión portal, se puede presentar:

Este procedimiento permite que la sangre fluya mejor en el hígado, el estómago, el esófago y los intestinos, y luego de nuevo al corazón.

Riesgos

Los riesgos posibles de este procedimiento son:

  • Daño a vasos sanguíneos
  • Fiebre
  • Encefalopatía hepática (un trastorno que afecta la concentración, la actividad mental y la memoria, y que puede llevar a un coma)
  • Infección, hematoma o sangrado
  • Reacciones a los medicamentos o al tinte
  • Rigidez, hematoma o dolor en el cuello

Los riesgos infrecuentes son:

  • Sangrado en el abdomen
  • Bloqueo del stent
  • Corte de los vasos sanguíneos del hígado
  • Problemas cardíacos o ritmos cardíacos anormales
  • Infección del stent

Antes del procedimiento

El médico puede pedirle que se haga estos exámenes:

Dígale a su proveedor de atención médica:

  • Si está o podría estar embarazada.
  • Acerca de cualquier medicina que esté tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta (el médico le puede pedir que deje de tomar anticoagulantes, como ácido acetilsalicílico (aspirin), heparina o warfarina, unos días antes del procedimiento).

En el día del procedimiento:

  • NO coma ni beba nada después de la medianoche de la noche anterior al procedimiento.
  • Pregúntele al médico qué medicinas debe tomar igualmente el día del procedimiento. Tómelos con apenas un sorbo de agua.
  • Tome una ducha la noche anterior o en la mañana del procedimiento.
  • Llegue a tiempo al hospital.
  • Usted debe planear para estar de un día para otro en el hospital.

Después del procedimiento

Después del procedimiento, usted se recuperará en una habitación del hospital y lo vigilarán por si se presenta sangrado. Deberá mantener la cabeza elevada.

Generalmente, no se presenta ningún dolor después del procedimiento.

Se podrá ir para su casa cuando se sienta mejor, posiblemente al día siguiente de la cirugía.

Muchas personas regresan a sus actividades cotidianas en 7 a 10 días.

El médico probablemente haga una ecografía después de la cirugía para verificar que el stent esté funcionando correctamente.

Asimismo, le solicitarán que se someta a otra ecografía al cabo de unas semanas para constatar que el procedimiento de derivación portosistémica intrahepática transyugular (DPIT) esté funcionando.

Expectativas (pronóstico)

El radiólogo puede decirle de inmediato cómo funcionó el procedimiento. La mayoría de las personas se recuperan bien.

La derivación portosistémica intrahepática transyugular funciona en aproximadamente el 80 al 90% de los casos de hipertensión portal.

El procedimiento es mucho más seguro que la cirugía y no implica ningún corte ni suturas.

Nombres alternativos

DPIT

Referencias

Azene EM, Hong K. Transjugular intrahepatic portosystemic shunt. In: Cameron JL, Cameron AM, eds. Current Surgical Therapy. 11th ed. Philadelphia, PA: 2014.

Brooks MD, Li C. Transjugular intrahepatic portosystemic shunt. In: Mauro MA, Murphy KPJ, Thomson KR, Venbrux AC, Morgan RA, eds. Image-Guided Interventions. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 112.

Instrucciones para el paciente

Actualizado 2/11/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados