Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000268.htm

Várices esofágicas sangrantes

El esófago es el conducto que conecta la garganta con el estómago. Las várices son venas ensanchadas que se pueden encontrar en el esófago. Estas venas pueden romperse y sangrar.

Causas

La cicatrización (cirrosis) del hígado es la causa más común de várices esofágicas. Esta cicatrización reduce el flujo de sangre a través del hígado. Como resultado, hay más flujo de sangre a través de las venas del esófago.

Este flujo sanguíneo extra provoca que las venas en el esófago se ensanchen hacia afuera. Si estas venas se rompen, se puede presentar un sangrado intenso.

Cualquier tipo de enfermedad hepática crónica puede provocar várices esofágicas.

Las várices también se pueden presentar en la parte superior del estómago.

Síntomas

Es posible que las personas con enfermedad hepática crónica y várices esofágicas no presenten ningún síntoma.

Si hay sólo una pequeña cantidad de sangrado, el único síntoma puede ser vetas oscuras o negras en las heces.

Si se presentan grandes cantidades de sangrado, los síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica realizará un examen físico que puede mostrar:

Los exámenes para encontrar la fuente del sangrado y determinar si hay sangrado activo incluyen:

  • EGD o endoscopia superior, que consiste en el uso de una cámara sobre una sonda flexible para examinar el estómago y el esófago.
  • Introducción de una sonda a través de la nariz hasta el estómago (sonda nasogástrica) para buscar signos de sangrado

Algunos proveedores recomiendan la EGD para personas que recibieron recientemente el diagnóstico de cirrosis de leve a moderada. Este examen detecta várices esofágicas y las trata antes de que haya sangrado.

Tratamiento

El objetivo de la terapia es detener el sangrado agudo lo antes posible. El sangrado se debe controlar rápidamente para prevenir un shock y la muerte.

Si se presenta un sangrado abundante, es posible que la persona deba ser conectada a un respirador para proteger las vías respiratorias y evitar la broncoaspiración de sangre.

Para detener el sangrado:

El proveedor de atención médica puede introducir un endoscopio (una sonda con una pequeña luz en el extremo) hacia el esófago.

  • Se pueden inyectar directamente las várices con un medicamento coagulante.
  • Se puede colocar una banda de caucho alrededor de las venas sangrantes (llamado ligadura).

Otros tratamientos para detener el sangrado:

  • Se puede utilizar una medicina que constriñe los vasos sanguíneos por vía intravenosa. Algunos ejemplos incluyen octeotrida o vasopresina.
  • En raras ocasiones, se puede introducir una sonda a través de la nariz hasta el estómago e inflarse con aire. Esto produce presión sobre las venas que sangran (taponamiento con globo).

Una vez que el sangrado se detiene, otras várices se pueden tratar con medicinas o procedimientos médicos para prevenir una hemorragia futura, como:

  • Fármacos llamados betabloqueadores, como propanolol y nadolol, para reducir el riesgo de sangrado.
  • Se puede colocar una banda de caucho alrededor de las venas sangrantes durante un procedimiento de EGD. También se pueden inyectar algunas medicinas en las várices durante el EGD para provocar que coagulen.
  • Una derivación portosistémica intrahepática transyugular (DPIT) es un procedimiento para crear nuevas conexiones entre 2 vasos sanguíneos en el hígado. Esto puede disminuir la presión en las venas e impedir que se presenten episodios de sangrado nuevamente.

En raras ocasiones, se puede emplear la cirugía de emergencia para tratar personas si otra terapia falla. Otras 2 opciones de tratamiento son la derivación portocava o la extirpación quirúrgica del esófago, pero estos procedimientos ofrecen riesgo.

Las personas con várices sangrantes a raíz de enfermedad hepática pueden necesitar más tratamiento para su enfermedad, que incluye un trasplante de hígado.

Expectativas (pronóstico)

El sangrado retorna a menudo con o sin tratamiento. Las várices esofágicas sangrantes son una complicación grave de la enfermedad hepática y tienen un pronóstico desalentador. La colocación de una derivación puede provocar una disminución del riego sanguíneo al cerebro, lo que lleva a cambios en el estado mental.

Posibles complicaciones

Los problemas que las várices pueden causar en el futuro incluyen:

  • Estrechamiento o estenosis del esófago debido a la cicatrización posterior al procedimiento
  • Retorno de la hemorragia después del tratamiento

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor o acuda a la sala de emergencias si vomita sangre o presenta heces alquitranosas.

Prevención

El tratamiento de las causas de la enfermedad hepática puede prevenir el sangrado. Se debe contemplar la posibilidad de realizar un trasplante de hígado para algunas personas.

Nombres alternativos

Cirrosis hepática - várices; Enfermedad hepática crónica criptogénica - várices; Enfermedad hepática terminal - várices; Enfermedad hepática alcohólica - várices

Referencias

Garcia-Tsao G. Cirrhosis and its sequelae. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 153.

Savides TJ, Jensen DM. Gastrointestinal bleeding. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 20.

Instrucciones para el paciente

Actualizado 10/27/2015

Versión en inglés revisada por: Subodh K. Lal, MD, gastroenterologist with Gastrointestinal Specialists of Georgia, Austell, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.