Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003401.htm

Monitoreo del pH esofágico

Es un examen que mide con qué frecuencia el ácido estomacal ingresa al conducto que lleva de la boca hasta el estómago (llamado esófago). Este examen también calcula por cuánto tiempo permanece el ácido allí.

Forma en que se realiza el examen

Se pasa una sonda delgada a través de la nariz o la boca hasta el estómago. Luego se devuelve la sonda al esófago. Un monitor que va pegado a la sonda mide el nivel de acidez en el esófago.

Usted llevará puesto el monitor adherido a una banda y se le solicitará que lleve un registro de los síntomas y la actividad durante las próximas 24 horas en un diario. Al día siguiente, usted regresará al hospital y se le retirará la sonda. Se comparará la información del monitor con las notas del registro diario.

Los bebés y niños pequeños posiblemente tengan que permanecer en el hospital para realizarles el monitoreo del pH esofágico.

Un método más reciente de monitoreo del pH esofágico (monitoreo del pH) consiste en el uso de una sonda pH inalámbrica:

  • Este dispositivo parecido a una cápsula se adhiere al recubrimiento de la parte superior del esófago con un endoscopio.
  • Este permanece en el esófago mientras mide la acidez y transmite los niveles de pH a un dispositivo de grabación que se usa en la muñeca.
  • La cápsula se cae después de 4 a 10 días y se desplaza hacia abajo al tracto gastrointestinal. Es entonces cuando es expulsada en una deposición y es desechada en el inodoro. 

Preparación para el examen

El médico le solicitará no comer ni beber nada después de la media noche antes del examen. También debe evitar fumar. 

Algunos medicamentos pueden cambiar los resultados del examen. Su proveedor de atención médica puede solicitarle que no los tome por 24 horas hasta dos semanas (o más) antes al examen, según el medicamento. Igualmente, le pueden solicitar que se abstenga de tomar alcohol. Los medicamentos que posiblemente sea necesario suspender abarcan:

  • Bloqueadores adrenérgicos
  • Antiácidos
  • Anticolinérgicos
  • Colinérgicos
  • Corticosteroides
  • Bloqueadores H2
  • Inhibidores de la bomba de protones

NO deje de tomar ningún medicamento a menos que así lo haya recomendado su proveedor de atención médica.

Lo que se siente durante el examen

Sentirá brevemente como si se ahogara mientras la sonda pasa a través de la garganta.

El monitor del pH Bravo no ocasiona molestias.  

Razones por las que se realiza el examen

El monitoreo del pH esofágico se utiliza para verificar qué tanto ácido estomacal está ingresando al esófago y qué tan bien se elimina bajando hacia el estómago. Es un examen para evaluar la enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE).

En los bebés, este examen también se utiliza para verificar si hay ERGE y otros problemas relacionados con el llanto excesivo.

Resultados normales

Los rangos de los valores normales pueden variar según el laboratorio que realice el examen. Hable con su proveedor de atención médica acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Significado de los resultados anormales

Un aumento del ácido en el esófago puede tener relación con: 

Si su proveedor sospecha que usted tiene esofagitis:

Riesgos

Rara vez, se puede presentar lo siguiente:

  • Arritmias durante la introducción de la sonda.
  • Inhalación de vómito si el catéter lo causa.

Nombres alternativos

Examen de acidez esofágica; Control del pH esofágico

Referencias

Falk GW, Katzka DA. Diseases of the esophagus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 138.

Kavitt RT, Vaezi MF. Diseases of the esophagus. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 69.

Richter JE, Friedenberg FK. Gastroesophageal reflux disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology/Diagnosis/Management. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 44.

Ultima revisión 10/25/2018

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.