Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001143.htm

Esófago de Barrett

Es un trastorno por el cual el revestimiento del esófago presenta daño a causa del ácido gástrico. El esófago también es conocido como conducto de alimento o tubo de deglución.

Las personas con esófago de Barrett tienen un mayor riesgo de padecer cáncer en la zona comprometida. Sin embargo, el cáncer no es común.

Causas

Cuando usted come, el alimento pasa desde la garganta al estómago a través del esófago, también llamado conducto del alimento o de la deglución. Un anillo de fibras musculares en la parte inferior del esófago impide que los contenidos estomacales se devuelvan.

Si estos músculos no se cierran herméticamente, se puede filtrar un ácido áspero hacia el esófago, lo cual se denomina reflujo o reflujo gastroesofágico (ERGE, enfermedad de reflujo gastroesofágico). Esto puede causar daño tisular con el tiempo. El revestimiento se vuelve similar al del estómago.

El esófago de Barrett ocurre con más frecuencia en hombres que en mujeres. Las personas que han padecido ERGE durante mucho tiempo son más propensas a presentar esta afección.

Síntomas

El esófago de Barrett en sí no causa síntomas. El reflujo de ácido que causa este síndrome con frecuencia ocasiona síntomas de acidez gástrica. Muchas de las personas que tienen esta afección no manifiestan síntomas.

Pruebas y exámenes

Puede necesitar una endoscopia si los síntomas de ERGE son graves o reaparecen después del tratamiento.

Durante la endoscopia, su proveedor de atención médica puede tomar muestras de tejido de diferentes partes del esófago. Estas biopsias ayudan a diagnosticar la afección. También ayudan a buscar cambios que podrían llevar a un cáncer.

Su proveedor puede recomendar una endoscopia de control para buscar cambios en las células que indiquen cáncer. Se recomienda que las personas con esófago de Barrett hagan una endoscopia de seguimieneto cada 3 a 5 años o más si se encuentran células anormales.

Tratamiento

TRATAMIENTO DEL ERGE

El tratamiento debe mejorar los síntomas del reflujo del ácido y puede impedir que el esófago de Barrett empeore. El tratamiento puede involucrar cambios en el estilo de vida y medicamentos tales como:

Los cambios en el estilo de vida, las medicinas y la cirugía antireflujo pueden ayudar con los síntomas de ERGE. Sin embargo, estas medidas no harán desaparecer el esófago de Barrett.

TRATAMIENTO PARA EL ESÓFAGO DE BARRETT

La biopsia endoscópica puede mostrar cambios en la célula que puede ser cáncer. Su proveedor puede recomendar una cirugía u otros procedimientos para tratar esto.

Algunos de los siguientes procedimientos extirpan el tejido dañino del esófago:

  • La terapia fotodinámica (TFD) implica el uso de un dispositivo especial de láser, llamado globo esofágico, junto con un medicamento llamado Photofrin.
  • Otros procedimientos utilizan diferentes tipos de alta energía para destruir el tejido precanceroso.
  • Cirugía para extirpar el revestimiento anormal.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento debe mejorar los síntomas del reflujo del ácido y puede impedir que el esófago de Barrett empeore. Ninguno de estos tratamientos revertirá los cambios que pueden llevar al cáncer.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • La acidez gástrica persiste por más de unos cuantos días o si tiene dolor o dificultad para deglutir.
  • Le han diagnosticado esófago de Barrett y sus síntomas empeoran.
  • Se presentan síntomas nuevos (como pérdida de peso, problemas para deglutir).

Prevención

El diagnóstico y tratamiento del reflujo gastroesofágico puede prevenir el esófago de Barret.

Nombres alternativos

Esófago de Barrett; ERGE - Barrett; Reflujo - Barrett

Referencias

ASGE Standards of Practice Committee, Muthusamy VR, Lightdale JR, Acosta RD, et al. The role of endoscopy in the management of GERD. Gastrointest Endosc. 2015;81(6):1305-1310. PMID: 25863867 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25863867.

Falk GW, Katzka DA. Diseases of the esophagus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 138.

Ferri FF. Barrett esophagus. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:202-203.

Katz PO, Gerson LB, Vela MF. Guidelines for the diagnosis and management of gastroesophageal reflux disease. Am J Gastroenterol. 2013;108(3):308-328. PMID: 23419381 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23419381.

Shaheen NJ, Falk GW, Iyer PG, Gerson LB; American College of Gastroenterology. ACG clinical guideline: diagnosis and management of Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol. 2016;111(1):30-50. PMID 26526079 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26526079.

Spechler SJ, Sharma P, Souza RF, Inadomi JM, Shaheen NJ. American Gastroenterological Association medical position statement on the management of Barrett's esophagus. Gastroenterology. 2011;140(3):1084-1091. PMID: 21376940 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21376940.

Spechler SJ, Souza RF. Barrett's esophagus. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 45.

Teran MD, Brock MV. The management of Barrett's esophagus. In: Cameron, JL, Cameron AM, eds. Current Surgical Therapy. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:19-23.

Ultima revisión 1/28/2016

Versión en inglés revisada por: Subodh K. Lal, MD, gastroenterologist at Gastrointestinal Specialists of Georgia, Austell, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados