Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002938.htm

Reparación de onfalocele

La reparación de onfalocele es una cirugía para corregir un defecto congénito en la pared del vientre (abdomen) en el cual todo o parte del intestino delgado, el hígado y el intestino grueso se salen por el ombligo en un saco delgado.

También pueden estar presentes otros defectos congénitos.

Descripción

El objetivo de la cirugía es ubicar los órganos abdominales de nuevo dentro del cuerpo del bebé y reparar el defecto, de ser posible.

Si su bebé tienen un onfalocele pequeño, la cirugía se hace poco después del nacimiento.

Si su bebé tiene un onfalocele grande, la cirugía generalmente se hace más adelante. Mientras se espera la cirugía, una bolsa plástica llamada silo se usará para regresar la mayoría de los intestinos de su bebé y otros órganos al interior del abdomen. Esto puede tardar unas cuantas semanas. La cirugía se hará en seguida si el saco alrededor de los órganos se rompe.

La cirugía se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Su bebé recibe anestesia general. Esto es una medicina que permite que su bebé se duerma y no sienta dolor durante la operación.
  • El cirujano hace un corte (incisión) para extraer la bolsa alrededor de los órganos.
  • Los intestinos se examinan de cerca para buscar señales de daño u otros defectos de nacimiento. Las partes enfermas se extraen. Las partes saludables se unen con suturas.

Tal vez se necesiten más cirugías posteriormente para reparar los músculos en el abdomen del bebé.

Por qué se realiza el procedimiento

El onfalocele es una afección potencialmente mortal. Necesita tratarse inmediatamente después de que el bebé haya nacido para que los órganos del bebé se puedan desarrollar y se puedan proteger en el abdomen.

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y la cirugía en general son:

  • Reacciones alérgicas a los medicamentos
  • Problemas respiratorios
  • Sangrado
  • Infección

Los riesgos de la reparación de onfalocele son:

  • Problemas respiratorios. El bebé puede necesitar un tubo respiratorio y un respirador durante unos días o semanas después de la cirugía.
  • Inflamación del tejido que recubre la pared del abdomen y cubre los órganos abdominales.
  • Lesión a órganos.
  • Problemas con la digestión y la absorción de nutrientes a partir de los alimentos, si un bebé tiene mucho daño al intestino delgado.

Antes del procedimiento

Un onfalocele usualmente se ve en una ecografía antes de que el bebé nazca. Después de que se encuentre, se le hará un seguimiento muy minucioso al bebé para verificar que esté creciendo.

El bebé debe nacer en un hospital que cuente con una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y un cirujano pediátrico. La UCIN está dispuesta para manejar emergencias que ocurran durante el nacimiento. Un cirujano pediátrico tiene entrenamiento especial en cirugías para bebés y niños. La mayoría de los bebés que tienen gastrosquisis nacen por cesárea.

Justo después del nacimiento:

  • La bolsa del bebé con los órganos expuestos se cubre con vendajes tibios, húmedos y estériles o bolsas de plástico estériles.
  • Una sonda nasogástrica (NG) se inserta a través de la nariz o boca del bebé hasta el estómago para mantener el estómago vacío. Esto evita que el bebé se ahogue o broncoaspire los contenidos del estómago hacia los pulmones.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, el bebé recibirá atención en la UCIN. Acostarán a su bebé en una cama especial llamada Isolette (cuna de procedimiento). Esta cama tiene una incubadora para mantenerlo caliente.

El bebé posiblemente necesite estar con un respirador hasta que la hinchazón de los órganos haya disminuido y el tamaño de la zona abdominal haya aumentado.

Otros tratamientos que su bebé probablemente necesitará después de la cirugía son:

  • Antibióticos
  • Líquidos y nutrientes a través de una vena
  • Oxígeno
  • Analgésicos
  • Una sonda nasogástrica (NG) puesta a través de la nariz hasta el estómago para vaciarlo y mantenerlo así

Las alimentaciones se empiezan a través de la sonda nasogástrica tan pronto como vuelve a trabajar la función intestinal del bebé después de la cirugía. Su bebé puede comer lentamente y puede necesitar terapia de alimentación, mucho estímulo, y tiempo para recuperarse después de comer.

El tiempo que su hijo pase en el hospital depende de si hay otros defectos congénitos y complicaciones. Usted posiblemente se pueda llevar al bebé a su casa una vez que esté tomando todos los alimentos por vía oral y aumentando de peso.

Pronóstico

Una vez que regrese a casa, su hijo puede experimentar un bloqueo en los intestinos (obstrucción del intestino) debido a una torcedura o cicatriz en los intestinos. El médico puede hablarle sobre cómo será tratado.

La mayoría de las veces, la cirugía puede corregir el onfalocele. El pronóstico del bebé depende de cuánto daño o pérdida de intestino se presentó y si su hijo tiene otros defectos congénitos.

Algunos bebés tienen reflujo gastroesofágico después de la cirugía. Esta afección provoca que el alimento o el ácido gástrico se devuelvan desde el estómago hacia el esófago.

Algunos bebés con onfaloceles grandes también pueden tener pulmones pequeños y posiblemente necesiten el uso de un respirador.

A todos los bebés que nacen con un onfalocele debe hacérseles un análisis cromosómico, lo cual le ayudará a los padres a entender el riesgo de que aparezca este trastorno en embarazos futuros.

Referencias

Islam S. Advances in surgery for abdominal wall defects: Gastroschisis and omphalocele. Clin Perinatol. 2012;39:375-86. PMID: 22682386 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22682386.

Klein MD. Congenital defects of the abdominal wall. In: Coran AG, ed. Pediatric Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012;chap 75.

Actualizado 3/13/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados