Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001562.htm

Bebé prematuro

Es un bebé nacido antes de 37 semanas completas de gestación (más de 3 semanas antes de la fecha prevista del parto).

Causas

Al nacer, un bebé se clasifica como:

  • Prematuro (de menos de 37 semanas de gestación)
  • A término (de 37 a 42 semanas de gestación)
  • Postérmino o posmaduro (nacido después de 42 semanas de gestación)

Si una mujer entra en trabajo de parto antes de las 37 semanas, se denomina trabajo de parto prematuro.

Es posible que los bebés prematuros tardíos que nacen entre las semanas 35 y 37 de gestación no luzcan prematuros. Posiblemente no se los ingrese en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), pero aun así están en riesgo de más problemas que los bebés a término.

Los problemas de salud en la madre como diabetes, cardiopatía y nefropatía pueden contribuir al trabajo de parto prematuro. A menudo se desconoce la causa del trabajo de parto prematuro. Algunos nacimientos prematuros son por embarazos múltiples, como es el caso con gemelos o trillizos.

Diferentes problemas relacionados con el embarazo incrementan el riesgo de trabajo de parto y parto prematuros:

  • Un cuello uterino debilitado que comienza a abrirse (dilatarse) temprano, también llamado insuficiencia cervicouterina.
  • Anomalías congénitas del útero.
  • Antecedentes de parto prematuro.
  • Infección (una infección urinaria o de la membrana amniótica).
  • Mala nutrición poco antes o durante el embarazo.
  • Preeclampsia: hipertensión arterial y presencia de proteína en la orina después de la semana 20 del embarazo.
  • Ruptura prematura de membranas (placenta previa).

Otros factores que incrementan el riesgo de trabajo de parto y parto prematuros incluyen:

  • Edad de la madre (madres menores de 16 y mayores de 35)
  • Ser Afroamericano
  • Falta de cuidados prenatales
  • Nivel socioeconómico bajo
  • Consumo de tabaco, cocaína o anfetaminas

Síntomas

El bebé puede tener problemas para respirar y mantener una temperatura corporal constante.

Pruebas y exámenes

Un bebé prematuro puede tener signos de los siguientes problemas:

Un bebé prematuro tendrá un peso más bajo al nacer que un bebé a término. Los signos comunes de prematuridad abarcan:

  • Patrones respiratorios anormales (pausas irregulares y superficiales en la respiración llamadas apnea).
  • Vello corporal (lanugo).
  • Clítoris agrandado (en las niñas).
  • Menos grasa corporal.
  • Tono muscular más bajo y menor actividad que los bebés a término.
  • Problemas para alimentarse debido a la dificultad para succionar o coordinar la deglución y la respiración.
  • Escroto pequeño que es liso y sin pliegues y testículos sin descender (en los niños).
  • Cartílago del oído suave y flexible.
  • Piel delgada, lisa, brillante, que a menudo es transparente (se pueden ver las venas bajo la piel).

Entre los exámenes que más comúnmente se realizan en un bebé prematuro se encuentran:

  • Gasometría arterial para verificar los niveles de oxígeno en la sangre
  • Exámenes de sangre para verificar los niveles de glucosa, calcio y bilirrubina
  • Radiografía del tórax
  • Monitoreo cardiorrespiratorio continuo (monitoreo de la respiración y la frecuencia cardíaca)

Tratamiento

Cuando se presenta el parto prematuro y no se puede detener, el equipo médico se preparará para un nacimiento de alto riesgo. La madre se puede llevar a un centro médico que esté adecuado para cuidar de bebés prematuros en una UCIN.

Después de nacer, se lleva al bebé a una UCIN. Se lo coloca bajo un calentador o en una caja transparente con calefacción, llamada incubadora, que controla la temperatura del aire. Las máquinas de monitoreo rastrean la respiración, la frecuencia cardíaca y el nivel de oxígeno en la sangre del bebé.

Los órganos de un bebé prematuro no están completamente desarrollados. El bebé necesita cuidado especial en una sala de recién nacidos hasta que los órganos se hayan desarrollado lo suficiente para mantener al bebé vivo sin soporte médico. Esto puede tardar de semanas a meses.

Los bebés usualmente no pueden coordinar la succión y la deglución antes de la semana 34 de gestación. Un bebé prematuro puede tener una pequeña sonda suave de alimentación puesta a través de la nariz o la boca hasta el estómago. En los bebés muy prematuros o enfermos, la alimentación se puede suministrar a través de una vena hasta que el bebé esté lo suficientemente estable como para recibir toda la nutrición en el estómago.

Si el bebé tiene problemas respiratorios:

  • Se le puede colocar una sonda en la tráquea. Una máquina llamada respirador le ayudará a respirar.
  • Algunos bebés cuyos problemas respiratorios son menos graves reciben presión positiva continua en la vía aérea (CPAP, por sus siglas en inglés) con pequeñas sondas en la nariz en lugar de la tráquea. O pueden recibir únicamente oxígeno extra.
  • El oxígeno se puede suministrar por medio de un respirador (CPAP), cánulas nasales o una campana de oxígeno sobre la cabeza del bebé.

Los bebés necesitan cuidados especiales en la sala de recién nacidos hasta que sean capaces de respirar sin soporte extra, alimentarse por la boca y mantener la temperatura y peso del cuerpo. Los bebés muy pequeños pueden tener otros problemas que complican el tratamiento y requieren una hospitalización más prolongada.

Grupos de apoyo

Existen muchos grupos de apoyo para los padres de bebés prematuros. Pregunte al trabajador social en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Expectativas (pronóstico)

La prematuridad solía ser una causa importante de muertes infantiles. El mejoramiento de las técnicas médicas y de asistencia a recién nacidos ha aumentado la supervivencia de bebés prematuros. 

La prematuridad puede tener efectos a largo plazo. Muchos bebés prematuros tienen problemas médicos, de desarrollo o de comportamiento que continúan hasta la niñez o son permanentes. Cuanto más prematuro sea el bebé y más bajo sea su peso al nacer, mayor será el riesgo de complicaciones. Pero es imposible predecir el desenlace clínico a largo plazo de un bebé con base en la edad gestacional o el peso al nacer.

Posibles complicaciones

Las posibles complicaciones a largo plazo abarcan:

Prevención

Las mejores maneras de prevenir la prematuridad son:

  • Estar con buena salud antes de quedar en embarazo.
  • Recibir cuidados prenatales lo más temprano posible en el embarazo.
  • Continuar el cuidado prenatal hasta que el bebé nazca.

Recibir cuidados prenatales oportunos y buenos reduce la posibilidad de un parto prematuro.

El parto prematuro se puede algunas veces tratar o retardar por medio de un medicamento que bloquea las contracciones uterinas; sin embargo, los intentos por retardarlo muchas veces no son efectivos.

La betametasona (un medicamento esteroide) administrado a madres en parto prematuro puede reducir la gravedad de algunas de las complicaciones de la prematuridad.

Nombres alternativos

Bebé pretérmino; Prematuro; Bebé antes de término; Neonatal - prematuro; UCIN - prematuro

Instrucciones para el paciente

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention. Reproductive health: preterm birth. Updated November 10, 2016.
CDC.gov Web site. www.cdc.gov/reproductivehealth/maternalinfanthealth/pretermbirth.htm. Accessed November 20, 2014.

Phillips RM, Goldstein M, Hougland K, et al. Multidisciplinary guidelines for the care of late preterm infants. J Perinatol. 2013;33(Suppl 2):S5-S22. PMID: 23803627 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23803627.

Rezaee RL, Lappen JR, Gecsi KS. Antenatal and intrapartum care of the high-risk infant.  In: Fanaroff AA, Fanaroff JM, eds. Klaus and Fanaroff's Care of the High-Risk Neonate. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 2.

Simhan HN, Iams JD, Romero R. Preterm labor and birth. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 29.

Ultima revisión 12/9/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.