Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000898.htm

Preeclampsia

Es la presiòn arterial alta y signos de daño hepàtico o renal que ocurren en las mujeres después de la semana 20 de embarazo. Si bien es poco frecuente, la preeclampsia también se puede presentar en una mujer después de dar a luz a su bebé, casi siempre dentro de las siguientes 48 horas. Esto se denomina preeclampsia posparto. 

PreeclampsiaMire éste video sobre:Preeclampsia

Causas

La causa exacta de la preeclampsia se desconoce. Se presenta en alrededor de 3% a 7% de todos los embarazos. Se piensa que la afección empieza en la placenta. Los factores que pueden llevar a que se desarrolle preeclampsia incluyen: 

Los factores de riesgo para esta afección incluyen:

  • Primer embarazo
  • Antecedentes de preeclampsia
  • Embarazos múltiples (gemelos o más)
  • Antecedentes familiares de preeclampsia
  • Obesidad
  • Edad mayor a 35 años
  • Ser afroamericana
  • Antecedentes de diabetes, presión arterial alta o enfermedad renal

Síntomas

Con frecuencia, una mujer que tiene preeclampsia no se siente enferma.

Los síntomas de preeclampsia pueden incluir:

  • Hinchazón de manos y cara u ojos (edema)
  • Aumento repentino de peso en un período de 1 a 2 días, o más de 2 libras (0.9 kg) por semana

Nota: se considera normal que se presente algo de hinchazón en los pies y los tobillos durante el embarazo.

Los síntomas de preeclampsia grave incluyen:

  • Dolores de cabeza que no desaparecen o empeoran.
  • Problemas para respirar.
  • Dolor abdominal en el lado derecho, debajo de las costillas. El dolor también se puede sentir en el hombro derecho y se puede confundir con acidez gástrica, dolor en la vesícula biliar, un virus estomacal o patadas del bebé.
  • No orinar con mucha frecuencia.
  • Náuseas y vómitos (un signo preocupante).
  • Cambios en la visión, incluso pérdida temporal de la visión, ver puntos o luces centelleantes, sensibilidad a la luz y visión borrosa.
  • Sentirse mareada y desmayarse.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico. Este puede mostrar:

  • Presión arterial alta, por lo regular superior a 140/90 mm Hg
  • Hinchazón en las manos y la cara
  • Aumento de peso

Se harán exámenes de sangre y orina. Estos pueden mostrar:

  • Proteína en la orina (proteinuria)
  • Enzimas hepáticas más altas que lo normal
  • Conteo de plaquetas bajo
  • Niveles de creatinina en la sangre mayores que lo normal

También se harán exámenes para:

  • Ver qué tan bien coagula la sangre
  • Supervisar la salud del bebé

Los resultados de un ultrasonido del embarazo, una cardiotocografía en reposo y otros exámenes ayudarán al proveedor a decidir si es necesario hacer nacer al bebé de inmediato.

Las mujeres que comenzaron su embarazo con una presión arterial baja y luego presentaron una elevación significativa de la presión arterial necesitan vigilancia cuidadosa en busca de otros signos de preeclampsia.

Tratamiento

La preeclampsia a menudo se cura después de que el bebé nace y sale la placenta. Sin embargo, puede persistir o incluso empezar después del parto.

Casi siempre, a las 37 semanas su bebé está suficientemente desarrollado para nacer saludable.

Como resultado, el proveedor probablemente querrá que el bebé nazca para que la preeclampsia no empeore. Se le pueden dar medicamentos para ayudar a inducir el parto o puede necesitar una cesárea.

Si el bebé no está totalmente desarrollado y usted tiene preeclampsia leve, la enfermedad a menudo puede manejarse en casa hasta que su bebé haya madurado. El proveedor recomendará:

  • Visitas frecuentes al médico para verificar que usted y su bebé estén evolucionando bien.
  • Medicamentos para bajar la presión arterial (en algunos casos).
  • La gravedad de la preeclampsia puede cambiar rápidamente, de manera que necesitará un seguimiento muy cuidadoso.

Ya no se recomienda reposo completo en cama.

Algunas veces, una mujer embarazadas con preeclampsia es hospitalizada. Esto permite que el equipo de atención médica vigile al bebé y a la madre más de cerca.

El tratamiento en el hospital puede incluir:

  • Supervisión cuidadosa de la madre y el bebé
  • Medicamentos para controlar la presión arterial y prevenir convulsiones y otras complicaciones
  • Inyecciones de esteroides para embarazos de menos de 34 semanas de gestación para ayudar a acelerar el desarrollo de los pulmones del bebé

Usted y su proveedor continuarán hablando sobre el momento más seguro para dar a luz al bebé, considerando:

  • Cuán cerca está usted de la fecha probable de parto.
  • La gravedad de la preeclampsia. Esta enfermedad tiene muchas complicaciones graves que pueden causarle daño a la madre.
  • Qué tan bien esté evolucionando el bebé en el útero.

El bebé debe nacer si hay signos de preeclampsia grave. Estos incluyen:

  • Exámenes que muestran que el bebé no está creciendo bien o no está recibiendo suficiente sangre y oxígeno.
  • El valor inferior de su presión arterial está por encima de 110 mm Hg o es mayor a 100 mm Hg de forma constante durante un período de más de 24 horas.
  • Resultados anormales en las pruebas de la función hepática.
  • Dolores de cabeza intensos.
  • Dolor en la zona ventral (abdomen).
  • Convulsiones o cambios en la actividad mental (eclampsia).
  • Acumulación de líquido en los pulmones de la madre.
  • Síndrome HELLP (poco frecuente).
  • Conteo plaquetario bajo o sangrado.
  • Bajo gasto urinario, mucha proteína en la orina y otros signos de que los riñones no están funcionando correctamente.

Expectativas (pronóstico)

Los signos y síntomas de preeclampsia casi siempre desaparecen 6 semanas después del parto. Sin embargo, algunas veces, la presión arterial alta empeora en los primeros días posteriores al parto. Usted todavía está en riesgo para preeclampsia hasta 6 semanas después del parto. Esta preeclampsia posparto involucra un riesgo mayor de muerte. Si nota alguno de los síntomas de preeclampsia, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato. 

Si usted ha tenido preeclampsia, es más propensa a desarrollarla de nuevo en otro embarazo. En la mayoría de los casos, no será tan grave como la primera vez.

Si usted tiene presión arterial alta durante más de un embarazo, es más propensa a padecerla cuando envejezca.

Posibles complicaciones

Las complicaciones graves inmediatas, si bien poco comunes, para la madre pueden incluir:

  • Problemas de sangrado
  • Convulsiones (eclampsia)
  • Retraso del crecimiento del feto
  • Separación prematura de la placenta del útero antes de que el bebé nazca
  • Ruptura del hígado
  • Accidente cerebrovascular
  • Muerte (rara vez)

Tener antecedentes de preeclampsia hace que una mujer tenga un mayor riesgo de desarrollar problemas en el futuro como los siguientes:

  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes
  • Enfermedades renales

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si tiene síntomas de preeclampsia durante el embarazo o después del parto. 

Prevención

No hay una forma segura de prevenir la preeclampsia.

  • Si su médico piensa que usted tiene un alto riesgo de desarrollar preeclampsia, puede sugerir que empiece a tomar ácido acetilsalicílico (aspirin) para bebés (81 mg) diariamente al final del primer trimestre o al inicio del segundo trimestre de su embarazo. Sin embargo, NO empiece a tomarlo a menos que lo haya consultado primero con el médico.
  • Si el médico considera que su ingesta de calcio es baja, puede sugerirle que tome un suplemento de calcio todos los días. 
  • No existen otras medidas de prevención específicas para la preeclampsia.

Es importante que todas las mujeres embarazadas comiencen el cuidado prenatal de manera temprana y lo continúen durante todo el embarazo y después del parto.

Nombres alternativos

Toxemia; Hipertensión inducida por el embarazo (HIE); Hipertensión gestacional; Presión arterial alta - preeclampsia

Imágenes

Referencias

American College of Obstetricians and Gynecologists; Task Force on Hypertension in Pregnancy. Hypertension in pregnancy. Report of the American College of Obstetricians and Gynecologists' Task Force on Hypertension in Pregnancy. Obstet Gynecol. 2013;122(5):1122-31. PMID: 24150027 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24150027.

Markham KB, Funai EF. Pregnancy-related hypertension. In: Creasy RK, Resnik R, Iams JD, Lockwood CJ, Moore TR, Greene MF, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 48.

Rosene-Montella K. Common medical problems in pregnancy. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 239.

Sibai BM. Preeclampsia and hypertensive disorders. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2017:chap 31.

Ultima revisión 4/19/2018

Versión en inglés revisada por: John D. Jacobson, MD, Professor of Obstetrics and Gynecology, Loma Linda University School of Medicine, Loma Linda Center for Fertility, Loma Linda, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update 08/20/2018.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.