Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001088.htm

Displasia broncopulmonar

Es un trastorno pulmonar crónico que afecta a bebés recién nacidos que han estado con un respirador al nacer o que nacieron muy prematuros.

Causas

La displasia broncopulmonar (DBP) se presenta en bebés gravemente enfermos que han recibido altos niveles de oxígeno durante largos períodos de tiempo o que han estado conectados a un respirador (ventilador).

Es más común en bebés nacidos antes de tiempo (prematuros), cuyos pulmones no estaban completamente desarrollados al nacer.

Los factores de riesgo son, entre otros:

  • Cardiopatía congénita.
  • Prematuridad, generalmente en bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación.
  • Infección pulmonar o respiratoria grave.

El riesgo de la displasia broncopulmonar grave ha disminuido en los últimos años.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Pruebas y exámenes

Los exámenes que se pueden realizar para ayudar a diagnosticar la DBP incluyen:

Tratamiento

EN EL HOSPITAL

En los bebés que tienen problemas para respirar a menudo se utiliza un respirador (ventilador). Esta es una máquina que asiste la respiración enviando presión a los pulmones del bebé con el fin de mantenerlos inflados y suministrar más oxígeno. A medida que se desarrollan los pulmones del bebé, las presiones y los niveles de oxígeno se reducen lentamente. El bebé debe dejar el ventilador poco a poco. Es posible que continúe recibiendo oxígeno mediante el uso de una máscara o una cánula nasal durante varias semanas o meses.

Los bebés con DBP generalmente son alimentados por medio de sondas insertadas en el estómago (sonda nasogástrica). Estos bebés necesitan calorías adicionales debido al esfuerzo para respirar. Para evitar que los pulmones se llenen de líquido, es posible que sea necesario limitar su ingesta de líquidos. También se les pueden administrar medicamentos que eliminan el agua del cuerpo (diuréticos). Otros medicamentos pueden incluir corticosteroides, broncodilatadores y agentes tensioactivos.

Los padres de estos bebés necesitan apoyo emocional. Esto se debe a que la recuperación de la enfermedad puede llevar tiempo y es posible que el niño tenga que permanecer en el hospital por un período prolongado.

EN CASA

Los bebés con DBP pueden necesitar oxigenoterapia durante semanas a meses después de salir del hospital. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica para garantizar que su bebé reciba la nutrición suficiente durante su recuperación. Su bebé puede necesitar alimentación por sonda o leches maternizadas (fórmulas) especiales.

Es muy importante evitar que su hijo contraiga resfriados y otras infecciones, como el virus sincicial respiratorio (VSR). El VSR puede causar una infección pulmonar grave, especialmente en bebés con DBP.

Una manera simple de ayudar a prevenir la infección por el VSR es lavarse con frecuencia las manos. Siga estas medidas:

  • Lávese las manos con agua caliente y jabón antes de tocar a su bebé. Pídales a los demás que también se laven las manos antes de tocar al bebé.
  • Procure que otros eviten el contacto con el bebé si tienen un resfriado o fiebre, o pídales que usen una máscara.
  • Tenga en mente que besar al bebé puede propagar el VSR.
  • Trate de mantener a los niños pequeños lejos de su bebé. Este virus es muy común entre niños pequeños y se propaga fácilmente de un niño a otro.
  • No fume dentro de su casa, el automóvil ni en cualquier parte cerca de su bebé. La exposición al humo del tabaco incrementa el riesgo de enfermedad por el VSR.

Los padres con bebés que tienen DBP deben evitar las muchedumbres durante los brotes del VSR. Los brotes a menudo se destacan en los medios noticiosos locales.

El proveedor de atención de su hijo puede recetar el fármaco palivizumab (Synagis) para prevenir la infección de VSR en el bebé. Siga las instrucciones sobre cómo darle esta medicina al bebé.

Expectativas (pronóstico)

Los bebés con DBP mejoran lentamente con el tiempo. Es posible que necesiten oxigenoterapia durante muchos meses. Algunos bebés presentan daño pulmonar prolongado y requieren oxígeno y soporte respiratorio, por ejemplo con el uso de un respirador. Es posible que algunos bebés con esta afección no sobrevivan.

Posibles complicaciones

Los bebés que han tenido displasia broncopulmonar corren un mayor riesgo de desarrollar infecciones respiratorias repetitivas, como neumonía, bronquiolitis y virus sincicial respiratorio (VSR) que requieren hospitalización. Muchos de los cambios en las vías respiratorias (bronquiolos) en los bebés con esta enfermedad no desaparecerán.

Otras complicaciones potenciales en los bebés que han tenido DBP son:

Cuándo contactar a un profesional médico

Tenga cuidado con cualquier problema respiratorio si su bebé ha tenido displasia broncopulmonar y consulte con el médico si observa cualquier signo de una infección respiratoria.

Prevención

Para ayudar a prevenir la DBP:

  • Evite un parto prematuro cuando sea posible. Si está embarazada o está pensando en quedar embarazada, reciba atención prenatal para ayudar a mantener su salud y la de su bebé.
  • Si su bebé está recibiendo soporte respiratorio, pregunte al proveedor de atención qué tan pronto se le puede comenzar a retirar poco a poco el respirador.
  • Su bebé puede recibir una sustancia llamada tensioactivo para ayudar a mantener sus pulmones abiertos.

Nombres alternativos

DBP; Enfermedad pulmonar crónica - niños; EPC - niños

Referencias

Bancalari EH, Walsh MC. Bronchopulmonary dysplasia in the neonate. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine: Diseases of the Fetus and Infant. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2015:chap 77.

Lestrud SO. Bronchopulmonary dysplasia. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme J, Schor NF, Behrman RE, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 416.

Actualizado 6/22/2015

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados