Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007235.htm

Sonda de alimentación en bebés

Una sonda de alimentación es un tubo plástico pequeño, suave, que se coloca a través de la nariz (NG) o la boca (OG) hasta el estómago. Estas sondas se usan para suministrar alimentación y medicamentos hacia el estómago hasta que el bebé pueda tomar alimento por vía oral.

¿POR QUÉ SE UTILIZA LA SONDA DE ALIMENTACIÓN?

Alimentarse de las mamas o por biberón requiere de fuerza y coordinación. Los bebés enfermos o prematuros pueden no ser capaces de chupar o tragar lo suficientemente bien para alimentarse con biberón o el pecho. La alimentación por sonda le permite al bebé llevar algo o todo el alimento al estómago. Esta es la forma más eficiente y más segura de brindar una buena nutrición. Los medicamentos orales también pueden suministrarse a través de la sonda.

¿CÓMO SE COLOCA LA SONDA DE ALIMENTACIÓN?

Una sonda de alimentación se coloca suavemente a través de la nariz o la boca hasta el estómago. La colocación correcta se puede confirmar con una radiografía. En bebés con problemas de alimentación, se puede llevar la punta de la sonda hasta más allá del estómago dentro del intestino delgado. Esto provee alimentaciones más lentas, y continuas.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE LA SONDA DE ALIMENTACIÓN?

Las sondas de alimentación por lo general son muy seguras y eficaces. Sin embargo, se pueden presentar problemas, incluso cuando la sonda se coloca apropiadamente. Esto incluye:

  • Irritación en la nariz, boca o estómago, causando algo de sangrado
  • Congestión nasal o infección nasal si la sonda se coloca a través de la nariz

Si la sonda se coloca mal y no está en la posición adecuada, el bebé puede tener problemas con:

  • Una frecuencia cardíaca anormalmente lenta (bradicardia)
  • Respiración
  • Regurgitación

En raras ocasiones, la sonda de alimentación puede perforar el estómago.

Nombres alternativos

Alimentación por sonda nasogástrica - bebés; Sonda orogástrica - bebés; Sonda nasogástrica - bebés

Referencias

Kim YS. Nasogastric and nasoenteric tube insertion. In: Pfenninger JL, Fowler GC, eds. Pfenninger and Fowler's Procedures for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2011:chap 203.

Poindexter BP, Ehrenkranz RA. Nutrient requirements and provision of nutritional support in the premature neonate. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 43.

Ultima revisión 5/18/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.