Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000740.htm

Delirio

Es una confusión grave y repentina debido a cambios rápidos en la actividad cerebral que ocurren con enfermedad física o mental.

Causas

El delirio es causado con mayor frecuencia por enfermedad física o mental y, por lo general, es temporal y reversible. Muchos trastornos causan delirio. A menudo, las afecciones son las que no le permiten al cerebro recibir oxígeno u otras sustancias. También pueden causar la acumulación de químicos peligrosos (toxinas) en el cerebro.

Las causas incluyen:

  • Abstinencia o sobredosis de alcohol o de medicinas
  • Consumo o sobredosis de drogas
  • Desequilibrios de electrólitos u otros químicos corporales
  • Infecciones tales como las infecciones urinarias o la neumonía
  • Falta de sueño grave
  • Tóxicos

Síntomas

El delirio implica un cambio rápido entre estados mentales (por ejemplo, desde letargo hasta agitación y luego otra vez a letargo).

Los síntomas abarcan:

  • Cambios en la lucidez mental (por lo regular más alerta en la mañana, menos alerta en la noche)
  • Cambios en la sensibilidad (sensación) y la percepción
  • Cambios en el nivel de conciencia o conocimiento
  • Cambios en el movimiento (por ejemplo, puede ser de movimiento lento o hiperactivo)
  • Cambios en los patrones del sueño, somnolencia
  • Confusión (desorientación) en cuanto a tiempo o lugar
  • Disminución en la memoria y recuerdos a corto plazo
  • Pensamiento desorganizado, como hablar de una manera que no tiene sentido
  • Cambios emocionales o de personalidad, como ira, agitación, depresión, irritabilidad, euforia
  • Incontinencia
  • Movimientos desencadenados por cambios del sistema nervioso
  • Problemas para concentrarse

Pruebas y exámenes

Los siguientes exámenes pueden arrojar resultados anormales:

  • Un examen del sistema nervioso (evaluación neurológica), incluso pruebas de la sensibilidad (sensaciones), pensamiento (función cognitiva) y función motora
  • Estudios neuropsicológicos

También se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes o pruebas:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar o neutralizar la causa de los síntomas. El tratamiento depende de la afección causante del delirio. Es posible que la persona tenga que ser hospitalizada por un corto tiempo.

La suspensión o cambio de las medicinas que empeoran la confusión o que no son necesarias pueden mejorar considerablemente el funcionamiento cognitivo.

Se deben tratar los trastornos que contribuyen a la confusión. Estos pueden incluir:

El tratamiento de trastornos de salud mental o física suele mejorar considerablemente la función cognitiva.

Es posible que se requieran medicinas para controlar los comportamientos agresivos o agitados. Por lo general, se comienzan a administrar en dosis muy bajas y se ajustan en la medida de lo necesario.

Algunas personas con delirio se pueden beneficiar del uso de audífonos, gafas o cirugía de cataratas.

Otros tratamientos que pueden servir:

  • Modificación de la conducta para controlar comportamientos inaceptables o peligrosos
  • Orientación de la realidad para reducir la desorientación

Expectativas (pronóstico)

Las afecciones agudas causantes del delirio pueden ocurrir con trastornos crónicos que causan demencia. Los síndromes cerebrales agudos pueden ser reversibles al tratar la causa.

El delirio suele durar sólo alrededor de 1 semana. Se necesitan varias semanas para que la función cognitiva regrese a sus niveles normales. La recuperación total es común, pero depende de la causa subyacente del delirio.

Posibles complicaciones

Los problemas que pueden resultar del delirio incluyen:

  • Pérdida de la capacidad para desempeñarse o cuidar de sí mismo
  • Pérdida de la capacidad para interactuar
  • Progresión a estupor o coma
  • Efectos secundarios de las medicinas utilizadas para tratar el trastorno

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si hay un rápido cambio en el estado mental.

Prevención

El tratamiento de las afecciones que causen delirio puede reducir su riesgo. En personas hospitalizadas, evitar o usar bajas dosis de sedantes, el tratamiento oportuno de trastornos metabólicos e infecciones y el uso de programas de orientación en la realidad reducirán el peligro de delirio en aquellas personas en situación de alto riesgo.

Nombres alternativos

Síndrome cerebral agudo; Estado de confusión aguda

Referencias

Irwin SA, Pirrello RD, Hirst JM, Buckholz GT, Ferris FD. Clarifying delirium management: practical, evidenced-based, expert recommendations for clinical practice. J Palliat Med. 2013;16:423-435. PMID: 23480299 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23480299.

Mendez MF, Padilla CR. Delirium. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SK, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 4.

Smith JP, Seirafi J. Delirium and dementia. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 104.

Ultima revisión 1/5/2016

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Division of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados