Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000531.htm

Mielofibrosis

Es un trastorno de la médula ósea en el cual la médula es reemplazada por tejido cicatricial fibroso.

Causas

La médula ósea es el tejido suave y graso que se encuentra dentro de los huesos. Las células madre son células inmaduras en la médula ósea que se convierten en todas las células sanguíneas. La sangre se compone de:

  • Glóbulos rojos (los cuales llevan oxígeno a los tejidos)
  • Glóbulos blancos (que combaten las infecciones)
  • Plaquetas (que ayudan a que la sangre coagule)

Cuando la médula ósea se cicatriza, no puede producir suficientes células sanguíneas. Se puede presentar anemia, problemas de sangrado y un riesgo más alto de infecciones.

Como resultado de esto, el hígado y el bazo tratan de producir algunas de estas células sanguíneas. Esto provoca que estos órganos se inflamen. 

La causa de la mielofibrosis se desconoce y no hay ningún factor de riesgo conocido. Cuando esto ocurre, a menudo se desarrolla lentamente en personas mayores de 50 años.

Cánceres de la sangre y la médula ósea como el síndrome mielodisplásico, la leucemia y el linfoma también pueden causar cicatrización de la médula ósea. Esto se denomina mielofibrosis secundaria.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica le hará un examen físico y le preguntará sobre los síntomas. 

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

El trasplante de médula ósea o de células madre parece mejorar los síntomas y puede curar la enfermedad. Usualmente, este tratamiento se comtempla para personas jóvenes.

Otros tratamientos pueden implicar:

  • Transfusiones de sangre y medicamentos para corregir la anemia.
  • Radioterapia y quimioterapia.
  • Medicamentos dirigidos a una mutación genética ligada a esta enfermedad, si está presente.
  • Extirpación del bazo (esplenectomía) si la hinchazón ocasiona síntomas o para ayudar con la anemia.

Expectativas (pronóstico)

A medida que se agrava la enfermedad, la médula ósea deja de funcionar lentamente. El conteo bajo de plaquetas lleva a que se presente fácil sangrado. La hinchazón del bazo puede empeorar lentamente junto con la anemia.

La supervivencia aproximada de las personas con mielofibrosis primaria es de unos 5 años. Sin embargo, algunas personas sobreviven por décadas.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor si tiene síntomas de esta enfermedad. Busque atención médica inmediata si tiene sangrado incontrolable, dificultad respiratoria o ictericia (color amarillo de la piel y la esclerótica de los ojos) que empeora.

Nombres alternativos

Mielofibrosis idiopática; Metaplasia mieloide; Metaplasia mielocitoide agnógena; Mielofibrosis primaria; Mielofibrosis secundaria; Médula ósea - mielofibrosis 

Referencias

Mascarenhas J, Najfeld V, Kremyanskaya M, Hoffman R. Primary myelofibrosis. In: Hoffman R, Benz EJ Jr, Silberstein LE, Heslop HE, Weitz JI, Anastasi J, eds. Hematology: Basic Principles and Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 69.

Tefferi A. Polycythemia vera, essential thrombocythemia, and primary myelofibrosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 166.

Ultima revisión 5/20/2016

Versión en inglés revisada por: Todd Gersten, MD, Hematology/Oncology, Florida Cancer Specialists & Research Institute, Wellington, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados