Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000432.htm

Vasculitis necrosante

Es un grupo de trastornos que involucran inflamación de las paredes de los vasos sanguíneos. El tamaño del vaso sanguíneo comprometido ayuda a determinar los nombres de estas afecciones y la forma en la que el trastorno causa enfermedades.

Causas

La vasculitis necrosante puede ser la afección primaria, tal como poliarteritis nudosa o granulomatosis con poliangitis(anteriormente llamada granulomatosis de Wegener). En otros casos, la vasculitis se puede presentar como parte de otro trastorno, como el lupus eritematoso sistémico o la hepatitis C.

Se desconoce la causa de dicha inflamación. Es probable que esté relacionada con factores autoinmunitarios. La pared de los vasos sanguíneos puede cicatrizar y engrosarse o morir (resultar con necrosis). El vaso sanguíneo puede cerrarse, interrumpiendo el flujo de sangre a los tejidos que irriga. La falta de flujo sanguíneo causará la muerte de los tejidos. Algunas veces el vaso sanguíneo puede romperse y sangrar (ruptura).

La vasculitis necrosante puede afectar los vasos sanguíneos de cualquier parte del cuerpo. Por lo tanto, puede ocasionar problemas en la piel, cerebro, pulmones, intestinos, riñones, articulaciones o cualquier otro órgano.

Síntomas

La fiebre, los escalofríos o la pérdida de peso pueden ser los únicos síntomas al principio. Sin embargo, los síntomas pueden estar en casi cualquier parte del cuerpo.

Piel:

  • Protuberancias de color rojo o púrpura en piernas, manos u otras partes del cuerpo
  • Coloración azulada de los dedos de manos y pies
  • Signos de muerte tisular debido a la falta de oxígeno como dolor, enrojecimiento o úlceras que no sanan

Músculos y articulaciones:

Cerebro y sistema nervioso:

  • Dolor, entumecimiento, hormigueo en un brazo, pierna u otra zona del cuerpo
  • Debilidad de un brazo, pierna u otra zona del cuerpo
  • Pupilas de diferente tamaño
  • Párpado caído
  • Dificultad para deglutir
  • Alteraciones en el habla
  • Dificultad en el movimiento

Pulmones y vías respiratorias:  

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Congestión y dolor en los senos paranasales
  • Expectoración de sangre o sangrado de la nariz

Otros síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico completo. Un examen del sistema nervioso (neurológico) puede mostrar signos de daño a los nervios.

Los exámenes que se pueden realizar incluyen:

  • Conteo sanguíneo completo, pruebas químicas completas y análisis de orina
  • Radiografía de tórax
  • Examen de proteína C reactiva
  • Tasa de sedimentación
  • Examen de sangre para hepatitis
  • Examen de sangre para anticuerpos contra neutrófilos (anticuerpos ANCA, por sus siglas en inglés) o antígenos antinucleares (ANA, por sus siglas en inglés)
  • Examen de sangre en busca de crioglobulinas
  • Examen de sangre para verificar los niveles de complementos
  • Estudios imagenológicos como angiografía, ultrasonido, tomografía computarizada (CT), o resonancia magnética (RM)
  • Biopsia de piel, músculo, tejido de los órganos o nervios

Tratamiento

En la mayoría de los casos, se administran corticosteroides. La dosis dependerá de qué tan grave sea la afección.

Otros fármacos que inhiben el sistema inmunitario pueden reducir la inflamación de los vasos sanguíneos. Estos incluyen azatioprina, metotrexato y micofenolato. Estos medicamentos con frecuencia son usados junto con corticosteroides. Esta combinación hace posible el control de la enfermedad con una dosis baja de corticosteroides.

Para la enfermedad grave la ciclofosfamida (Cytoxam) se ha utilizado por muchos años. Sin embargo, el rituximab (Rituxan) es igualmente efectivo y menos tóxico.

Recientemente, el tocilizumab (Actemra) mostró ser efectivo para la arteritis de células gigantes, así que se pueden disminuir los corticosteroides recetados.

Expectativas (pronóstico)

La vasculitis necrosante puede ser una enfermedad grave y mortal. El pronóstico depende de la ubicación de la vasculitis y de la gravedad del daño a los tejidos. Pueden presentarse complicaciones por la enfermedad y por los medicamentos. La mayoría de las formas de vasculitis necrosante requieren de un seguimiento a largo plazo y tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Daño permanente a la estructura o la función de la zona comprometida
  • Infecciones secundarias de tejidos necróticos
  • Efectos secundarios de los medicamentos usados

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si tiene síntomas de vasculitis necrosante.

Los síntomas de emergencia incluyen:

  • Problemas en más de una parte del cuerpo como un accidente cerebrovascular, artritis, erupción cutánea grave, dolor abdominal o tos con sangre
  • Cambios del tamaño de las pupilas
  • Pérdida del funcionamiento de un brazo, pierna u otra parte del cuerpo
  • Problemas en el habla
  • Dificultad para deglutir
  • Debilidad
  • Dolor abdominal severo

Prevención

No se conoce ninguna forma de prevenir esta afección.

Referencias

Jennette JC, Falk RJ. Renal and systemic vasculitis. In: Feehally J, Floege J, Tonelli M, Johnson RJ, eds. Comprehensive Clinical Nephrology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 25.

Jennette JC, Weimer ET, Kidd J. Vasculitis. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 23th ed. St Louis, MO: Elsevier; 2017:chap 53.

Rhee RL, Hogan SL, Poulton CJ, et al. Trends in long-term outcomes among patients with antineutrophil cytoplasmic antibody-associated vasculitis with renal disease. Arthritis Rheumatol. 2016;68(7):1711-1720. PMID: 26814428 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26814428.

Specks U, Merkel PA, Seo P, et al. Efficacy of remission-induction regimens for ANCA-associated vasculitis. N Engl J Med. 2013;369(5):417-427. PMID: 23902481 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23902481.

Stone JH, Klearman M, Collinson N. Trial of tocilizumab in giant-cell arteritis. N Engl J Med. 2017;377(15):1494-1495. PMID: 29020600 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29020600.

Ultima revisión 4/8/2019

Versión en inglés revisada por: Gordon A. Starkebaum, MD, MACR, ABIM Board Certified in Rheumatology, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.