Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003206.htm

Entumecimiento y hormigueo

Son sensaciones anormales que pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero con frecuencia se sienten en los dedos de las manos, las manos, los pies, los brazos o las piernas.

Causas

Hay muchas causas posibles para el entumecimiento y el hormigueo, por ejemplo:

  • Permanecer en la misma posición sentado o parado por un tiempo prolongado.
  • Lesión a un nervio (una lesión en el cuello puede hacer que usted sienta entumecimiento en cualquier sitio a lo largo del brazo o la mano, mientras que una lesión en la parte baja de la espalda puede causar entumecimiento u hormigueo en la parte postero-inferior de la pierna).
  • Presión sobre los nervios raquídeos, como a raíz de una hernia discal.
  • Presión en nervios periféricos por vasos sanguíneos agrandados, tumores, tejido cicatricial o infección.
  • Culebrilla o infección por herpes zóster.
  • Falta de riego sanguíneo a una zona, por ejemplo, por ateroesclerosis, congelación o inflamación de un vaso.
  • Niveles anormales de calcio, potasio o sodio en el cuerpo.
  • Falta de vitamina B12 u otra vitamina.
  • Uso de ciertas medicinas.
  • Daño a nervios debido al plomo, el alcohol o el tabaco, o los fármacos de la quimioterapia.
  • Radioterapia.
  • Mordeduras de animales.
  • Picaduras de insectos, garrapatas, ácaros y arañas.
  • Toxinas en mariscos.

El entumecimiento y hormigueo puede ser causado por otras afecciones, incluso:

Cuidados en el hogar

Su proveedor de atención médica debe identificar y tratar la causa del entumecimiento u hormigueo. El tratamiento de la afección puede hacer que los síntomas desaparezcan o impedir que empeoren. Por ejemplo, si usted sufre de síndrome del túnel carpiano o de lumbago (dolor en la parte baja de la espalda), el médico le puede recomendar ciertos ejercicios.

Si sufre de diabetes, su médico le hablará de las formas de controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Los niveles bajos de vitaminas se tratarán con suplementos vitamínicos.

Es posible que se deban cambiar o ajustar las medicinas que causan entumecimiento u hormigueo. NO haga ningún cambio ni deje de tomar ninguno de los medicamentos ni tampoco tome dosis más grandes de cualquier tipo de vitaminas o suplementos hasta que haya consultado con su proveedor de atención.

Debido a que el entumecimiento puede causar una disminución en la sensibilidad, usted puede tener más probabilidad de lesionarse accidentalmente una mano o un pie entumecidos. Tome precauciones para proteger la zona de cortaduras, golpes, hematomas, quemaduras u otro tipo de lesiones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda al hospital o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si:

  • Tiene debilidad o es incapaz de movilizarse junto con entumecimiento u hormigueo.
  • El entumecimiento u hormigueo ocurre justo después de una lesión en la cabeza, el cuello o la espalda.
  • No puede controlar el movimiento de un brazo o pierna, o perdió el control de esfínteres.
  • Está confundido o perdió el conocimiento, aun si sucedió por un período breve.
  • Tiene dificultades para hablar, sufrió cambios en la visión, tiene dificultad para caminar o debilidad.

Llame a su proveedor de atención si:

  • El entumecimiento u hormigueo no tiene una causa obvia (como una mano o pie "dormidos").
  • Tiene dolor en el cuello, el antebrazo o los dedos de las manos.
  • Está orinando con mayor frecuencia.
  • El entumecimiento u hormigueo ocurre en las piernas y empeora al caminar.
  • Presenta una erupción cutánea.
  • Presenta mareo, espasmos musculares u otros síntomas inusuales.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El proveedor de atención elaborará la historia clínica y llevará a cabo un examen físico, revisando cuidadosamente el sistema nervioso.

Las preguntas de la historia clínica pueden incluir:

  • ¿Qué parte o partes del cuerpo están afectadas por el entumecimiento u hormigueo? ¿El tronco? ¿Piernas o pies? ¿Brazos, manos o dedos?
  • ¿Qué lado del cuerpo está comprometido?
  • ¿Qué zona de esa parte del cuerpo? Por ejemplo: ¿Está afectada la parte interna del muslo, de la pantorrilla o del pie? ¿La palma, los dedos de la mano, el pulgar, la muñeca o el antebrazo?
  • ¿El entumecimiento o el hormigueo afectan la cara? ¿Alrededor de los ojos? ¿Las mejillas? ¿Alrededor de la boca? ¿Están uno o ambos lados de la cara comprometidos?
  • ¿Cambia de color la parte del cuerpo afectada con el entumecimiento o el hormigueo? ¿Se siente fría o caliente?
  • ¿Experimenta otras sensaciones anormales?
  • ¿No está consciente de su cuerpo en el lado afectado?
  • ¿Por cuánto tiempo ha tenido el entumecimiento u hormigueo?
  • ¿Cuándo comenzó?
  • ¿Hay algo que lo empeore, como el ejercicio o estar de pie por largos períodos?
  • ¿Tiene otros síntomas?

Su proveedor de atención también puede hacer preguntas para determinar el riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad tiroidea o diabetes, al igual que preguntas acerca de los hábitos laborales y las medicinas.

Los exámenes de sangre pueden incluir:

  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Nivel de electrólitos (medición de los químicos y minerales del cuerpo) y pruebas de la función hepática
  • Pruebas de la función de la tiroides
  • Medición de los niveles vitamínicos
  • Examen toxicológico o de metales pesados
  • Tasa de sedimentación y medición de la proteína C reactiva

Los exámenes imagenológicos pueden incluir:

Otros exámenes que se pueden hacer incluyen:

  • Electromiografía y estudios de conducción nerviosa para medir cómo responden los músculos a la estimulación nerviosa.
  • Punción lumbar (punción raquídea) para descartar trastornos del sistema nervioso central.
  • Se puede hacer una prueba de estimulación con frío para verificar si se presenta el fenómeno de Raynaud.

Nombres alternativos

Pérdida de sensibilidad; Parestesias; Pérdida de las sensaciones; Hormigueo y entumecimiento

Referencias

Bunney BE, Gallagher JE. Peripheral nerve disorders. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 107.

Hurley RW, Henriquez OH, Wu CL. Neuropathic pain syndromes. In: Benzon HT, Rathmell JP, Wu CL, Turk DC, Argoff CE, Hurley RW, eds. Practical Management of Pain. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 24.

Katirji B, Koontz D. Disorders of peripheral nerves. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 76.

Perron AD, Huff JS. Spinal cord disorders. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 106.

Stettler BA. Brain and cranial nerve disorders. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 105.

Tran TP, Muelleman RL. Allergy, hypersensitivity, angioedema, and anaphylaxis. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 119.

Ultima revisión 6/1/2015

Versión en inglés revisada por: Daniel Kantor, MD, Kantor Neurology, Coconut Creek, FL and Immediate Past President of the Florida Society of Neurology (FSN). Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.