Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000252.htm

Gastroenteritis viral (gripe estomacal)

La gastroenteritis viral es una inflamación o hinchazón del estómago y los intestinos a raíz de un virus. La infección puede llevar a que se presente diarrea y vómitos. Algunas veces, se denomina "gripe estomacal".

Causas

La gastroenteritis puede afectar a una persona o a un grupo de personas que hayan ingerido el mismo alimento o hayan tomado la misma agua. Los microorganismos pueden entrar a su organismo de distintas maneras:

  • Directamente del alimento
  • Por medio de objetos como platos y utensilios para comer
  • Se pueden transmitir de una persona a otra por contacto cercano

Muchos tipos de virus la pueden causar gastroenteritis. Los virus más comunes son:

  • El norovirus (o virus similar a Norwalk) es común entre niños en edad escolar. También puede causar brotes en hospitales y en barcos de cruceros. 
  • El rotavirus es la principal causa de gastroenteritis grave en niños. También puede infectar a adultos expuestos a niños con el virus y a personas que viven en asilos de ancianos.
  • El astrovirus.
  • El adenovirus entérico.

Las personas con el mayor riesgo de gastroenteritis grave son los niños pequeños, los adultos mayores y las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado.

Síntomas

Los síntomas casi siempre aparecen dentro de las 4 a 48 horas después del contacto con el virus. Los síntomas comunes abarcan:

Otros síntomas pueden ser:

  • Escalofríos, piel fría y húmeda o sudoración
  • Fiebre
  • Rigidez articular o dolor muscular
  • Alimentación deficiente
  • Pérdida de peso

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica buscará signos de deshidratación, incluyendo:

  • Boca seca o pegajosa
  • Letargo o coma (deshidratación grave)
  • Hipotensión arterial
  • Ausencia o bajo gasto urinario; la orina concentrada luce de color amarillo oscuro
  • Puntos blandos (fontanelas) en la parte superior de la cabeza de un bebé
  • Ausencia de lágrimas
  • Ojos hundidos

Se pueden emplear exámenes coprológicos con el fin de identificar el virus causante de la enfermedad. La mayoría de las veces, estea prueba no se necesita. Se puede hacer un coprocultivo para averiguar si el problema está siendo causado por bacterias.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es garantizar que el cuerpo tenga suficiente agua y líquidos. Los líquidos y electrólitos (sales y minerales) perdidos en la diarrea o el vómito se deben reponer tomando líquidos adicionales. Incluso si usted no es capaz de comer, aun debe tomar líquidos adicionales entre comidas.

  • Los niños mayores y los adultos pueden tomar bebidas para deportistas tales como Gatorade, pero éstas no deben usarse para niños pequeños. En lugar de esto, use las soluciones de reposición de líquidos y electrólitos o helados disponibles en farmacias y tiendas de alimentos.
  • NO utilice jugo de frutas (ni siquiera jugo de manzana), refrescos o bebidas cola (con o sin burbujas), Jell-O (gelatina) ni caldo. Estos líquidos no reponen los minerales perdidos y pueden empeorar la diarrea.
  • Beba cantidades pequeñas de líquido (de 2 a 4 onzas [60 a 120 ml]) cada 30 a 60 minutos. No trate de forzar cantidades grandes de una sola vez, lo cual puede causar vómitos. Use una cucharita o una jeringa para un bebé o un niño pequeño.
  • Los bebés pueden seguir tomando leche materna o la leche maternizada (fórmula) junto con los líquidos adicionales. NO es necesario cambiar a un preparado de soja (soya) para biberón.

Trate de comer cantidades pequeñas de alimento con frecuencia. Los alimentos a probar abarcan:

  • Cereales, pan, patatas (papas), carnes magras
  • Yogur corriente, plátanos (bananos), manzanas frescas
  • Verduras

Si tiene diarrea y es incapaz de tomar o retener líquidos debido a las náuseas o al vómito puede necesitar líquidos intravenosos.  Los bebés y los niños pequeños son más propensos a necesitar líquidos por vía intravenosa.

Los padres deben supervisar muy de cerca el número de pañales mojados en un bebé o niño pequeño. Menos pañales húmedos es una señal de que el niño necesita más fluídos. 

A las personas que toman diuréticos y presentan diarrea, el proveedor les puede recomendar suspender el consumo de estos medicamentos durante un episodio agudo. Sin embargo, NO deje de tomar ningún medicamento recetado sin antes hablar con el médico.

Los antibióticos no funcionan para los virus.

Usted puede comprar medicamentos en la farmacia que pueden ayudar a detener o reducir la diarrea.

  • No utilice estos medicamentos sin hablar con su proveedor si tiene diarrea con sangre o fiebre, o si la diarrea es grave.
  • No le de estos medicamentos a los niños.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, la enfermedad desaparece en unos pocos días sin tratamiento.

Posibles complicaciones

Se puede presentar deshidratación severa en bebés y niños pequeños. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si la diarrea dura más de varios días o si se presenta deshidratación. Igualmente, se debe poner en contacto con el médico si usted o su niño presentan estos síntomas:

  • Sangre en las heces
  • Confusión
  • Vértigo
  • Boca reseca
  • Sensación de desmayo
  • Náuseas
  • Ausencia de lágrimas al llorar
  • Ausencia de orina por 8 horas o más
  • Ojos de apariencia hundida
  • Punto blando (fontanela) hundido en la cabeza de un bebé

Prevención

La mayoría de los virus y bacterias se transmiten de una persona a otra por no lavarse las manos. La mejor forma de prevención de la gastroenteritis viral es por medio de una adecuada manipulación de los alimentos y del lavado cuidadoso de las manos después de usar el baño.

Se recomienda la vacuna en bebés para prevenir la infección grave por rotavirus comenzando a la edad de 2 meses.

Nombres alternativos

Infección por rotavirus - gastroenteritis; Virus de Norwalk; Gastroenteritis - viral; Gripe estomacal; Diarrea viral; Deposiciones sueltas - viral; Dolor de barriga - viral

Referencias

Bass DM. Rotaviruses, caliciviruses, and astroviruses. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 265.

Bhutta ZA. Acute gastroenteritis in children. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 340.

Dupont HL. Acute infectious diarrhea in immunocompetent adults. N Engl J Med. 2014; 370:(16)1532-1540. PMID: 24738670 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24738670.

DuPont HL. Approach to the patient with suspected enteric infection. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 283.

Hanes CF, Sears CL. Infectious enteritis and proctocolitis. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 110.

Semrad CE. Approach to the patient with diarrhea and malabsorption. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 140.

Instrucciones para el paciente

Ultima revisión 5/11/2016

Versión en inglés revisada por: Subodh K. Lal, MD, gastroenterologist with Gastrointestinal Specialists of Georgia, Austell, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados