Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/vaccinesafety.html

Seguridad de las vacunas

Introducción

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas juegan un papel importante para mantenernos saludables. Nos protegen de enfermedades graves y a veces mortales. Las vacunas son inyecciones, líquidos, pastillas o aerosoles nasales que usted toma para enseñarle al sistema inmunitario de su cuerpo a reconocer y defenderse de gérmenes dañinos, como virus o bacterias.

Las vacunas contienen gérmenes (o partes de gérmenes) que causan enfermedades. Los gérmenes han sido eliminados o debilitados lo suficiente para que no le enfermen. Sin embargo, son capaces de desencadenar una respuesta inmune que ayuda a su cuerpo a combatirlos. Su sistema inmunitario también recordará el germen y lo atacará si vuelve a invadirlo. Esta protección contra una determinada enfermedad se llama inmunidad.

Ya que estas enfermedades pueden ser muy graves, es más seguro obtener inmunidad a partir de una vacuna que contraer la afección.

¿Causan las vacunas efectos secundarios?

Como ocurre con los medicamentos, cualquier vacuna puede provocar efectos secundarios. La mayoría de las veces, los efectos secundarios son leves, como dolor en el brazo, fatiga o fiebre baja. En general, desaparecen en pocos días. Estos efectos secundarios comunes suelen ser una señal de que su cuerpo está comenzando a desarrollar inmunidad contra una enfermedad.

Si bien pueden ocurrir efectos secundarios graves por vacunas, son muy raros. Estos efectos secundarios pueden incluir una reacción alérgica grave. Otros pueden ser diferentes para cada vacuna. Hable con su médico si le preocupa su salud tras vacunarse.

A algunas personas les preocupa que las vacunas para niños puedan causar trastorno del espectro autista. Sin embargo, muchos estudios científicos que lo han analizado no han encontrado ningún vínculo entre las vacunas y esta afección.

¿Cómo se prueba la seguridad de las vacunas?

Cada vacuna aprobada en los Estados Unidos pasa por extensas pruebas de seguridad. Antes de que sea aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), se realizan pruebas y evaluaciones. A menudo, este proceso puede tomar varios años.

  • Primero, la vacuna se prueba en laboratorios. Según los resultados, la FDA decide si se debe probar la vacuna en personas
  • Las pruebas con personas se realizan a través de ensayos clínicos. En estos ensayos, las vacunas se prueban en voluntarios. En general, los ensayos clínicos comienzan con 20 a 100 voluntarios, pero eventualmente incluyen a miles de ellos
  • Los ensayos clínicos tienen tres fases. Los ensayos buscan la respuesta a preguntas importantes como
    • ¿Es segura la vacuna?
    • ¿Qué dosis (cantidad) funciona mejor?
    • ¿Cómo reacciona el sistema inmunitario?
    • ¿Qué tan efectivo es?
  • Durante el proceso, la FDA trabaja en estrecha colaboración con la empresa que fabrica la vacuna para evaluar su seguridad y eficacia. Si se determina que la vacuna es segura y eficaz, será aprobada y autorizada por la FDA
  • Una vez que se autoriza una vacuna, los expertos pueden considerar agregarla al calendario de vacunación recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El calendario enumera qué vacunas se recomiendan para diferentes grupos de personas. Establece qué grupos de edad deben recibir vacunas específicas, cuántas dosis necesitan y cuándo deben recibirlas

Las pruebas y el control continúan después de aprobarse la vacuna:

  • La empresa que fabrica las vacunas prueba cada lote de inmunizaciones para verificar su calidad y seguridad. La FDA revisa los resultados de estas pruebas. También inspecciona las fábricas donde se elabora la vacuna. Esto ayuda a garantizar que las vacunas cumplan con los estándares de calidad y seguridad
  • La FDA, los CDC y otras agencias federales continúan monitoreando su seguridad para detectar posibles efectos secundarios y cuentan con sistemas para rastrear cualquier problema de seguridad con las vacunas

Estos altos estándares y pruebas de seguridad ayudan a garantizar que las vacunas en los Estados Unidos sean seguras. Las vacunas ayudan a proteger contra enfermedades graves, incluso mortales. No solo le protegen, sino que también ayudan a evitar que estas afecciones se propaguen a otras personas.

Comience aquí

Asuntos relacionados

Estadísticas e investigación

Niños/as

Mujeres