Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000908.htm

Terapia hormonal para el cáncer de próstata

La terapia hormonal para el cáncer de próstata utiliza una cirugía o medicamentos para reducir los niveles de hormonas sexuales masculinas en el cuerpo de un hombre. Esto ayuda a frenar el crecimiento del cáncer de próstata.

Las hormonas masculinas y el cáncer de próstata

Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas. La testosterona es uno de los principales tipos de andrógeno. La mayoría de la testosterona es producida por los testículos. Las glándulas suprarrenales también producen una pequeña cantidad.

Los andrógenos provocan que las células del cáncer de próstata crezcan. La terapia hormonal para el cáncer de próstata reduce el nivel de los efectos de los andrógenos en el cuerpo. Lo puede conseguir al:

  • Evitar que los testículos produzcan andrógenos utilizando cirugía o medicinas
  • Bloquear la acción de los andrógenos en el cuerpo
  • Evitar que el cuerpo produzca andrógenos

¿Cuándo se utiliza la terapia hormonal?

La terapia hormonal casi nunca se utiliza para personas que presentan cáncer de próstata estadio I o estadio II.

Esta terapia se usa principalmente para:

  • Cáncer avanzado que se ha propagado más allá de la glándula prostática
  • Cáncer que no ha respondido a la cirugía o a la radiación
  • Cáncer que ha reaparecido

También puede utilizarse:

  • Antes de aplicar radiación o de someterse a cirugía para ayudar a encoger los tumores
  • Junto con radioterapia para cánceres que sean propensos a reaparecer

Medicamentos que reducen los niveles de andrógenos

El tratamiento más común es tomar medicamentos que reducen la cantidad de andrógenos producidos por los testículos. Estos medicamentos se llaman análogos de la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH, por sus siglas en inglés). Dichos fármacos reducen los niveles de andrógenos con la misma eficacia que la cirugía. Este tipo de tratamiento en ocasiones se denomina "castración química".

Los hombres que reciben terapia de privación de andrógenos deben realizarse exámenes de control con el médico que les recetó los medicamentos:

  • En un plazo de 3 a 6 meses luego de comenzar la terapia
  • Al menos una vez al año, con el fin de vigilar la presión arterial y llevar a cabo pruebas de azúcar (glucosa) en la sangre y de colesterol
  • Para realizarse exámenes sanguíneos de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) con el fin de revisar qué tan bien está funcionando la terapia

Los análogos de LHRH se suministran como una inyección o como un pequeño implante que se coloca por debajo de la piel. Se pueden administrar desde una vez al mes hasta una vez al año. Estos medicamentos incluyen:

  • Leuprolida (Lupron, Eligard)
  • Goserelina (Zoladex)
  • Triptorelina (Trelstar)
  • Histrelina (Vantas)

Otro medicamento, denominado degarelix (Firmagon), es un antagonista de LHRH. Este medicamento reduce los niveles de andrógenos más rápidamente y tiene menos efectos secundarios. Se utiliza en hombres con cáncer avanzado.

Algunos médicos recomiendan detener y reiniciar el tratamiento (terapia intermitente). Este planteamiento parece ayudar a reducir los efectos secundarios de la terapia hormonal. Sin embargo, no está claro si la terapia intermitente funciona igual de bien que la terapia continua. Algunos estudios indican que la terapia continua es más efectiva o que la terapia intermitente únicamente debe utilizarse para ciertos tipos de cáncer de próstata.

La cirugía para remover los testículos (castración) detiene la producción de la mayor parte de los andrógenos del cuerpo. También encoge el cáncer de próstata o evita que crezca. Si bien es efectiva, la mayoría de los hombres no eligen esta opción.

Medicamentos que bloquean los andrógenos

Algunos medicamentos funcionan al bloquear el efecto de los andrógenos en las células de cáncer de próstata. Estos medicamentos se llaman antiandrógenos y se toman en forma de pastillas. A menudo se utilizan cuando las medicinas para reducir los niveles de andrógenos ya no están funcionando bien.

Los antiandrógenos incluyen:

  • Flutamida (Eulexin)
  • Enzalutamida (Xtandi)
  • Bicalutamida (Casodex)
  • Nilutamida (Nilandron)

Medicamentos que evitan que el cuerpo produzca andrógenos

Los andrógenos se pueden producir en otras zonas del cuerpo, como las glándulas suprarrenales. Algunas células de cáncer de próstata también pueden producir andrógenos. Tres medicamentos ayudan a evitar que el cuerpo produzca andrógenos en tejidos distintos a los testículos.

Dos medicinas, el ketoconazol (Nizoral) y la aminoglutetimida (Cytraden), tratan otras enfermedades, pero en ocasiones se utilizan para tratar el cáncer de próstata. La tercera, la abiraterona (Zytiga) trata el cáncer de próstata avanzado que se ha propagado a otros lugares del cuerpo.

Cuando la terapia hormonal deja de funcionar

Con el tiempo, el cáncer de próstata se vuelve resistente a la terapia hormonal. Esto significa que el cáncer únicamente necesita niveles bajos de andrógenos para crecer. Cuando esto sucede, se pueden añadir medicamentos adicionales u otros tratamientos.

Efectos secundarios

Los andrógenos tienen efectos en todo el cuerpo. Es por eso que los tratamientos que reducen estas hormonas pueden provocar muchos efectos secundarios distintos. Cuanto más tiempo tome estas medicinas, más probable será que presente efectos secundarios.

Estos incluyen:

  • Problemas para conseguir una erección y falta de interés en el sexo
  • Encogimiento de los testículos y el pene
  • Bochornos
  • Huesos debilitados o fracturados
  • Músculos más pequeños y débiles
  • Cambios en los lípidos sanguíneos, como el colesterol
  • Cambios en el azúcar en la sangre
  • Aumento de peso
  • Cambios de humor
  • Fatiga
  • Crecimiento de tejido mamario, sensibilidad en las mamas

La terapia de privación de andrógenos puede aumentar los riesgos de presentar diabetes y cardiopatías.

Sopesando las opciones

Decidir someterse a la terapia hormonal para el cáncer de próstata puede ser una decisión compleja e incluso difícil. El tipo de tratamiento puede depender de:

  • El riesgo que presenta de que el cáncer reaparezca
  • Qué tan avanzado es su cáncer
  • Si otros tratamientos han dejado de funcionar
  • Si el cáncer se ha propagado

Hablar con su proveedor de atención sobre sus opciones y los riesgos y beneficios de cada tratamiento puede ayudarle a tomar la mejor decisión para usted.

Referencias

Hormone Therapy for Prostate Cancer. National Cancer Institute. Update 6/23/2014. www.cancer.gov/types/prostate/prostate-hormone-therapy-fact-sheet. Accessed August 31, 2015.

Hormone (Androgen Deprivation) Therapy for Prostate Cancer. American Cancer Society. Updated 3/12/2015. www.cancer.org/cancer/prostatecancer/detailedguide/prostate-cancer-treating-hormone-therapy. Accessed August 31, 2015.

Mohler JL, Kantoff PW, Armstrong AJ, et al. Prostate cancer, version 2.2014. J Natl Compr Canc Netw. 2014. May;12(5):686-718. PMID: 24812137 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24812137.

Nelson WG, Carter B, DeWeese TL, Antonarakis ES, Eisenberger MA. Prostate Cancer. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 84.

Ultima revisión 9/13/2015

Versión en inglés revisada por: Todd Gersten, MD, Hematology/Oncology, Florida Cancer Specialists & Research Institute, Wellington, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados