Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000577.htm

Cuidados personales - la arteriopatía periférica de las piernas

La enfermedad arterial periférica (EAP) es un estrechamiento de los vasos sanguíneos que llevan sangre a las piernas y a los pies. Esto puede ocurrir cuando el colesterol y otro material graso (placa aterosclerótica) se acumulan en las paredes de las arterias.

EAP comúnmente se ve en personas mayores de 65 años de edad. La diabetes, el fumar cigarrillos y la presión arterial alta aumentan el riesgo de padecer EAP.

Los síntomas de la EAP incluyen calambres en las piernas con frecuencia durante alguna actividad física (claudicación intermitente). En casos graves, también puede haber dolor cuando la pierna está en reposo.

Controlar los factores de riesgo pueden reducir el riesgo de un mayor daño cardiovascular. El tratamiento principalmente incluye medicamentos y rehabilitación. En los casos graves se puede realizar una cirugía.

Caminar mejora la circulación

Un programa regular de caminata mejorará el flujo de sangre a medida que se forman pequeños vasos sanguíneos nuevos. Dicho programa es principalmente lo siguiente:

  • Haga calentamiento caminando a un ritmo que no le cause los síntomas que normalmente tiene en las piernas.
  • Luego, camine hasta un punto de dolor o molestia de leve a moderada.
  • Descanse hasta que el dolor desaparezca; luego, camine de nuevo.

Su objetivo con el tiempo es ser capaz de caminar de 30 a 60 minutos. Siempre hable con el proveedor de atención médica antes de comenzar un programa de ejercicios. Llámelo de inmediato si presenta cualquiera de estos síntomas durante o después del ejercicio:

Haga cambios simples para caminar cada vez más durante el día.

  • En el trabajo, trate de tomar las escaleras en vez del ascensor, tómese un descanso y dé un paseo de 5 minutos cada hora o realice una caminata de 10 a 20 minutos durante el almuerzo.
  • Trate de estacionarse en el extremo más alejado del estacionamiento o incluso en la calle. Mejor aún, trate de caminar hasta la tienda.
  • Si viaja en autobús, bájese 1 parada antes de su parada habitual y camine el resto del trayecto.

Cambios en el estilo de vida

Deje de fumar. Fumar estrecha las arterias y aumenta el riesgo de formación de placa aterosclerótica o coágulos sanguíneos. Otras cosas que usted puede hacer para mantenerse lo más saludable posible son las siguientes:

  • Verifique que su presión arterial esté bien controlada.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Consuma alimentos con bajo contenido de grasa y colesterol.
  • Revise su nivel de azúcar en la sangre si tiene diabetes y manténgalo bajo control.

Cuide sus pies

Revise sus pies todos los días. Inspeccione la parte superior, los lados, las plantas, los talones y entre los dedos. Si tiene problemas de visión, pídale a alguien que se los revise. Utilice una crema hidratante para mantener su piel más saludable. Busque lo siguiente:

  • Piel seca y agrietada
  • Ampollas o llagas
  • Moretones o cortaduras
  • Enrojecimiento, calor o sensibilidad
  • Puntos duros o firmes

Llame al proveedor de inmediato en caso de cualquier problema en los pies. NO intente tratarse usted mismo primero.

¿Qué más?

Si está tomando medicamentos para la presión arterial alta, el colesterol alto o la diabetes, hágalo según las indicaciones. Si no está tomando medicamentos para el colesterol alto, pregúntele a su proveedor acerca de estos medicamentos ya que pueden ayudarle, incluso si su colesterol no es alto.

Su proveedor puede recetarle lo siguiente para controlar su enfermedad arterial periférica.

  • Ácido acetilsalicílico (aspirin) o un medicamento llamado clopidogrel (Plavix), que impiden que la sangre forme coágulos
  • Cilostazol, un medicamento que ensancha (dilata) los vasos sanguíneos

NO deje de tomar estos medicamentos sin antes consultar con su proveedor.

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor si tiene:

  • Una pierna o un pie que están fríos al tacto, pálidos, azules o con entumecimiento
  • Dolor en el pecho o dificultad para respirar cuando presenta dolor en la pierna
  • Dolor en la pierna que no desaparece, incluso cuando no está caminando o moviéndose (lo cual se llama dolor en reposo)
  • Las piernas rojas, calientes o hinchadas
  • Nuevas úlceras en las piernas o los pies
  • Signos de infección (fiebre, sudores, piel enrojecida y adolorida, sensación de malestar general)
  • Úlceras que no sanan

Nombres alternativos

Enfermedad vascular periférica - cuidados personales; Claudicación intermitente - cuidados personales

Referencias

Bonaca MP, Creager MA. Peripheral artery diseases. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 64.

Kullo IJ. Peripheral artery disease. In: Kellerman RD, Rakel DP, eds. Conn's Current Therapy 2019. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:141-145.

Simons JP, Robinson WP, Schanzer A. Lower extremity arterial disease: medical management and decision making. In: Sidawy AN, Perler BA, eds. Rutherford's Vascular Surgery and Endovascular Therapy. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 105.

Ultima revisión 10/13/2018

Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados