Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007702.htm

Terapia con yodo radioactivo

Usa yodo radioactivo para reducir o matar las células de la tiroides. Se utiliza para el tratamiento de algunas enfermedades de la glándula tiroides.

Descripción

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y está situada al frente y en la parte baja del cuello. Esta produce hormonas que ayudan al cuerpo a regular el metabolismo.

Su tiroides absorbe la mayoría del yodo que entra en su cuerpo. Esta necesita el yodo para funcionar adecuadamente.

El yodo radioactivo se usa para diferentes afecciones de la tiroides. Es dado por médicos especialistas en medicina nuclear. Dependiendo de la dosis, puede no necesitar quedarse en el hospital para este procedimiento. Usted puede irse a casa ese mismo día. Si recibe dosis altas, necesitará quedarse en el hospital en un cuarto especial mientras se controla su orina para asegurarse que elimine todo el yodo radioactivo a través de esta.  

  • Usted se tragará el yodo radioactivo en forma de cápsulas (píldoras) o líquido
  • Su tiroides absorberá la mayoría del yodo radioactivo
  • El proveedor realizará exploraciones durante su tratamiento para verificar en dónde se absorbió el yodo.
  • La radiación matará la glándula tiroides y todas sus células.

A la mayoría de las otras células no les interesa absorber el yodo, por lo que el tratamiento es muy seguro. Las dosis muy altas pueden algunas veces disminuir la producción de saliva (escupir) o lesionar el colon o la médula ósea.

Por qué se realiza el procedimiento

La terapia con yodo radiactivo se usa para tratar el hipertiroidismo y el cáncer de tiroides

El hipertiroidismo ocurre cuando la glándula tiroides produce un exceso de hormonas. Este procedimiento trata esta afección matando las células hiperactivas o disminuyendo el tamaño de la glándula tiroides agrandada. Esto detiene el exceso de producción de la hormona tiroidea. Este tratamiento por lo general tiene como resultado un hipotiroidismo, el cual debe ser tratado con suplementos de hormona tiroidea.  

El yodo radioactivo trata el cáncer matando las células cancerosas restantes después de la cirugía para extirpar la glándula tiroides. Usted puede recibir este tratamiento de 3 a 6 semanas después de la cirugía para extirpar su tiroides. También mata las células cancerosas que se han diseminado a otras partes del cuerpo.

Muchos expertos en la tiroides piensan que este tratamiento ha sido usado en exceso en pacientes con cáncer de tiroides con un muy bajo riesgo de recurrencia. Consulte con su médico acerca de los riesgos y beneficios de este tratamiento para usted. 

Riesgos

Los riesgos de la terapia con yodo radioactivo incluyen:

  • Un bajo conteo de esperma e infertilidad en los hombres por hasta 2 años después del tratamiento
  • Períodos irregulares en las mujeres por hasta un año
  • Un pequeño riesgo de padecer leucemia en el futuro
  • Niveles muy bajos o ausentes de la hormona tiroidea

Los efectos secundarios de corto plazo incluyen:

  • Hinchazón y sensibilidad en el cuello
  • Hinchazón de las glándulas salivales (donde se produce la saliva)
  • Boca seca
  • Cambios en el sentido del gusto
  • Ojos secos

Las mujeres no deben estar embarazadas ni lactando al momento de recibir el tratamiento, y no deben embarazarse de 6 a 12 meses después del tratamiento. Los hombres deben evitar la concepción por al menos 6 meses luego del tratamiento.

Para las personas con la enfermedad de Graves que tienen problemas en los ojos, este tratamiento puede empeorar los problemas en los ojos. El riesgo es mayor en personas que padecen enfermedades más graves en los ojos antes del tratamiento y en fumadores.  

Antes del procedimiento

Usted puede tener que realizarce pruebas para verificar los niveles de la hormona tiroidea antes de la terapia.

Antes de iniciar el procedimiento, se le puede solicitar que deje de tomar cualquier medicamento que contenga la hormona tiroidea. 

Se le solicitará que deje de tomar cualquier medicamento que suprima la hormona tiroidea (propylthiouracil, methimazole) al menos una semana antes del procedimiento.

Se le puede indicar que siga una dieta baja en yodo de 2 a 3 semanas antes del procedimiento. Usted necesita evitar:

  • Alimentos que contengan sal yodada
  • Productos lácteos, huevos
  • Mariscos y algas marinas
  • Soya o productos que contengan soya
  • Alimentos que contengan el colorante rojo

Puede recibir inyecciones para estimular la hormona tiroidea a aumentar la absorción de yodo por las células de la tiroides.

Justo antes del procedimiento, cuando es para cáncer de tiroides:

  • Usted puede tener que realizarce una gammagrafía del cuerpo para revisar si quedó alguna célula cancerosa que necesite ser destruida. Su proveedor le dará una pequeña dosis de yodo radioactivo para que se la trague.
  • Usted puede recibir un medicamento para prevenir las nauseas y el vómito durante el procedimiento.

Después del procedimiento

La goma de mascar o los caramelos para chupar pueden ayudarlo a aliviar la resequedad bucal. Su proveedor de atención médica puede sugerirle no usar sus lentes de contacto por algunos días o semanas después del tratamiento.

Después de tomar una dosis de yodo radioactivo puede necesitar una gammagrafía del cuerpo para verificar si queda alguna célula tiroidea cancerosa.

Su cuerpo eliminará el yodo radiactivo por la orina y la saliva.

Para evitar la exposición a otros después de la terapia, su proveedor le solicitará evitar ciertas actividades. Consulte con su proveedor por cuánto tiempo necesitará evitarlas -- en algunos casos, dependerá de la dosis que recibió.

Por alrededor de 3 días después del tratamiento, usted debe:

  • Limitar el tiempo en lugares públicos
  • No viajar en avión o usar transporte público (puede activar los detectores de radiación del aeropuerto o al cruzar la frontera por varios días después del tratamiento)
  • Aumentar la ingesta de líquidos
  • No preparar alimentos para otras personas
  • No compartir utensilios
  • Sentarse cuando orine y descargar el inodoro de 2 a 3 veces depués de cada uso

Por alrededor de 5 días o más después del tratamiento, usted debe:

  • Permanecer al menos 6 pies alejado de niños pequeños y mujeres embarazadas
  • No regresar al trabajo
  • Dormir en habitación separada de su pareja (por hasta 11 días)

Usted también debe dormir en cama separada de su pareja si está embarazada y de los niños o bebés de 6 a 23 días, dependiendo de la dosis de yodo radioactivo que recibiera.

Es probable que necesite realizarse una prueba de sangre cada 6 a 12 meses para verificar sus niveles de la hormona tiroidea. También puede necesitar otras pruebas de seguimiento.

La mayoría de las personas necesitará tomar suplementos de la hormona tiroidea en forma de píldoras por el resto de sus vidas. Estas reemplazan la hormona que normalmente produce la tiroides. 

Expectativas (pronóstico)

Los efectos secundarios son de corto plazo y desaparecen a medida que pasa el tiempo.

Nombres alternativos

Terapia con yodo radioactivo; Hipertiroidismo - yodo radioactivo; Cáncer de tiroides - yodo radioactivo; Carcinoma papilar - yodo radioactivo; Carcinoma folicular - yodo radioactivo

Referencias

American Cancer Society. Radioactive iodine (radioiodine) therapy for thyroid cancer. Cancer.org Web site. Updated April 15, 2016. www.cancer.org/cancer/thyroidcancer/detailedguide/thyroid-cancer-treating-radioactive-iodine. Accessed date July 15, 2016.

Ferri FF. Hyperthyroidism. In: Ferri FF ed. Ferri's Clinical Advisor 2017. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:644-645.

Kaplan EL, Angelos P, James BC, Nagar S, Grogan RH. Surgery of the thyroid. In: Jameson JL, Groot LJD, Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 96.

Lai SY, Mandel SJ, Weber RS. Management of thyroid neoplasms. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 123.

Schneider DF, Mazeh H, Lubner SJ, Jaume JC, Chen H. Cancer of the endocrine system. In: Niederhuber  JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 71.

Ultima revisión 12/5/2016

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.