Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002832.htm

Intoxicación con insecticida

Un insecticida es un químico que mata insectos. La intoxicación con insecticida puede ocurrir cuando alguien ingiere o inhala esta sustancia o se absorbe a través de la piel.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

La mayoría de los aerosoles contra insectos de uso doméstico contienen químicos llamados piretrinas, los cuales generalmente no son dañinos, pero pueden causar problemas respiratorios potencialmente mortales en caso de ser inhalados.

Los insecticidas más potentes, que se pueden usar en invernaderos comerciales o que alguien podría guardar en su garaje, contienen muchas sustancias peligrosas. Estas incluyen:

Dónde se encuentra

Varios insecticidas contienen estos químicos.

Síntomas

A continuación, se encuentran los síntomas de la intoxicación con insecticidas en diferentes partes del cuerpo.

Los síntomas de intoxicación con piretrina:

PULMONES Y VÍAS RESPIRATORIAS

  • Dificultad respiratoria

SISTEMA NERVIOSO

PIEL

  • Irritación
  • Enrojecimiento o hinchazón

Síntomas de intoxicación con organofosfatos o carbamato:

CORAZÓN Y SANGRE

  • Frecuencia cardíaca lenta

PULMONES Y VÍAS REPIRATORIAS

  • Dificultad respiratoria
  • Sibilancias

SISTEMA NERVIOSO

  • Ansiedad
  • Coma (disminución del nivel de conciencia y falta de reacción)
  • Convulsiones
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad

VEJIGA Y RIÑONES

  • Aumento de la micción

OJOS, OÍDOS, NARIZ Y GARGANTA

ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Cólicos abdominales
  • Diarrea
  • Inapetencia
  • Náuseas
  • Vómitos

PIEL

Nota: puede ocurrir una intoxicación grave solamente con la manipulación del organofosfato sin guantes o por no lavarse las manos poco después de su exposición. Se pueden absorber grandes cantidades a través de la piel, a menos que la persona esté protegida. Se pueden presentar rápidamente una parálisis potencialmente mortal o la muerte.

Síntomas de intoxicación con paradiclorobenceno:

ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Vómitos

MÚSCULOS

Nota: Las bolas de alcanfor con paradiclorobenceno no son muy tóxicas. Estas han reemplazado los tipos de naftalina y alcanfor más tóxicos.

Cuidados en el hogar

Consiga ayuda médica de inmediato. NO le provoque el vómito a la persona, a menos que así lo indique el centro de toxicología o un proveedor de atención médica.

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona inhaló el tóxico, llévela inmediatamente a tomar aire fresco.

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

Si es posible, lleve consigo el recipiente al hospital.

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluyendo la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán.

La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Soporte respiratorio, que incluye una sonda a través de la boca hasta los pulmones, conectada a un respirador (ventilador)
  • Broncoscopia: colocación de una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en las vías respiratorias y en los pulmones
  • Radiografía de tórax
  • ECG (electrocardiograma), o rastreo cardíaco
  • Endoscopia: colocación de una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en el esófago y el estómago
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicina llamada antídoto para neutralizar el efecto del tóxico
  • Sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciarlo (lavado gástrico)
  • Cirugía para retirar la piel quemada
  • Lavado de la piel (irrigación), quizá con intervalos de pocas horas durante varios días

Expectativas (pronóstico)

Su pronóstico depende de la gravedad de la intoxicación y de la prontitud con que se reciba el tratamiento. Cuanto más rápido reciba ayuda médica, mayor será la probabilidad de recuperación. Ingerir estos tóxicos puede tener efectos graves en muchas partes del cuerpo.

Si la persona sigue mejorando durante las primeras 4 a 6 horas después del tratamiento médico, esto es un buen signo de que se va a presentar la recuperación.

Aunque los síntomas de intoxicación con carbamato y organofosfato son los mismos, la recuperación es más difícil en caso de intoxicación con este último.

Nombres alternativos

Intoxicación con organofosfatos; Intoxicación con carbamatod

Referencias

Aaron CK. Organophosphates and carbamates. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 76.

Borron SW. Pyrethins, repellants, and other pesticides. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 77.

Cannon RD, Ruha A-M. Insecticides, herbicides, and rodenticides. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 146.

Rhe JW. Pesticides. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 163.

Zosel AE. General approach to the poisoned patient. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 143.

Actualizado 11/4/2015

Versión en inglés revisada por: Jesse Borke, MD, FACEP, FAAEM, Attending Physician at FDR Medical Services/Millard Fillmore Suburban Hospital, Buffalo, NY. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados