Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002763.htm

Intoxicación con repelentes de insectos en aerosol

Este artículo aborda los efectos dañinos de inhalar o ingerir repelentes de insectos en aerosol.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

La mayoría de los repelentes de insectos contienen DEET (N,N, dietil-meta-toluamida) como su ingrediente activo. La DEET es uno de los pocos aerosoles contra insectos que funciona para repeler insectos. Se recomienda para la prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos. Algunas de estas son la malaria, la fiebre del dengue y el virus del Nilo occidental.

Otros aerosoles repelentes de insectos menos efectivos contienen piretrinas, un pesticida hecho a partir de la flor del crisantemo. Generalmente se considera no tóxico, pero puede causar problemas respiratorios si se inhala en grandes cantidades.

Dónde se encuentra

Los aerosoles contra bichos se venden bajo diversos nombres de marcas comerciales.

Síntomas

Los síntomas del uso de repelentes contra insectos en aerosol varían, dependiendo de qué tipo de aerosol sea.

Los síntomas de ingerir aerosoles que contienen piretrinas son:

  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Pérdida de la lucidez mental (estupor) debido al desequilibrio en el nivel de oxígeno
  • Temblores (si se ingiere una gran cantidad)
  • Convulsiones (si se ingiere una gran cantidad)
  • Malestar estomacal
  • Vómitos

A continuación, se encuentran los síntomas de usar aerosoles que contienen DEET en diferentes partes del cuerpo:

PIEL

  • Ronchas o una irritación o enrojecimiento leves. Estos síntomas generalmente son leves y desaparecen cuando el producto es eliminado de la piel.
  • Las reacciones cutáneas más graves incluyen ampollas, quemaduras y cicatrices permanentes en la piel. Estos síntomas se pueden presentar cuando alguien usa productos que contienen altas cantidades de DEET durante un largo período de tiempo. El personal militar o los guardabosques pueden usar este tipo de productos.

OJOS, OÍDOS, NARIZ Y GARGANTA

  • Sensación de ardor temporal y enrojecimiento. Lavar la zona generalmente hará que los síntomas desaparezcan. Las quemaduras en los ojos pueden requerir medicinas.

ESTÓMAGO E INTESTINOS (SI ALGUIEN INGIERE UNA PEQUEÑA CANTIDAD DE DEET)

  • Irritación estomacal de moderada a intensa
  • Náuseas y vómitos

CORAZÓN Y LA SANGRE (DE UNA GRAN CANTIDAD DE INGESTION DEET)

  • Bajo presión sanguínea
  • Ruido cardíaco muy lento

SISTEMA NERVIOSO

  • Insomnio y cambios en el estado de ánimo. Estos síntomas pueden suceder con el uso prolongado de grandes cantidades de DEET (más de 50% de concentración)
  • Desorientación
  • Torpeza al caminar
  • Convulsiones
  • Coma
  • Muerte
  • Por mucho, la complicación más grave de la intoxicación con DEET es el daño neurológico. La muerte se puede presentar en personas que desarrollan daño en el sistema nervioso por la DEET.
  • La DEET es especialmente peligrosa para los niños pequeños, quienes pueden presentar convulsiones cuando son expuestos de manera permanente a este químico en la piel durante períodos prolongados. Por esta razón, se debe tener cuidado de aplicar únicamente concentraciones de DEET bajas a los niños durante períodos cortos y probablemente no usar productos que contengan este químico con los bebés.

Cuidados en el hogar

NO le provoque el vómito a la persona, a menos que así lo indique el centro de toxicología o un proveedor de atención médica. Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele agua o leche inmediatamente, a menos que el proveedor haya dado otras instrucciones. NO suministre leche ni agua si la persona está presentando síntomas que dificultan la deglución, tales como vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental. Si la persona inhaló el tóxico, llévela inmediatamente a tomar aire fresco.

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido o inhalado
  • Cantidad ingerida o inhalada

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia; puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

Si es posible, lleve consigo el recipiente al hospital.

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluyendo la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán.

La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Exámenes de sangre y orina
  • Soporte respiratorio, que incluye una sonda a través de la boca hasta los pulmones, conectada a un respirador (ventilador)
  • Broncoscopia. Colocación de una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en las vías respiratorias y en los pulmones
  • Radiografía de tórax
  • ECG (electrocardiograma, o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicinas para tratar los efectos del tóxico
  • Sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciarlo (lavado gástrico)
  • Lavado de la piel (irrigación), quizá con intervalos de pocas horas durante varios días

Expectativas (pronóstico)

Para los aerosoles que contienen piretrinas:

La recuperación debe presentarse en caso de una exposición simple o inhalación de pequeñas cantidades del producto.

La dificultad respiratoria grave se puede volver potencialmente mortal en poco tiempo.

Para los aerosoles que contienen DEET:

Cuando se usa de acuerdo con las instrucciones en bajas dosis, la DEET no es muy dañino. Es el repelente de insectos preferido para la prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos. Normalmente la opción inteligente es usar un repelente para mosquitos con DEET, en comparación con el daño que causan las enfermedades que transmiten estos insectos, incluso para las mujeres embarazadas.

Los problemas graves pueden presentarse si alguien ingiere una gran cantidad de un producto con DEET que se muy concentrado. La evolución de la persona depende de la cantidad y concentración de la DEET ingerido y de la prontitud con que reciba el tratamiento médico. Las convulsiones pueden conducir a que se presente daño cerebral permanente y posiblemente la muerte.

Referencias

Borron SW. Pyrethrins, repellants, and other pesticides. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 77.

Cannon RD, Ruha A-M. Insecticides, herbicides, and rodenticides. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 146.

Freedman DO. Protection of travelers. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 323.

Rhee JW. Pesticides. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 163.

Actualizado 10/20/2015

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados