Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001167.htm

Infarto de la hipófisis

Es una afección poco usual, pero grave de la hipófisis.

Causas

La hipófisis es una pequeña glándula en la base del cerebro. Esta produce muchas de las hormonas que controlan los procesos esenciales del organismo. 

El infarto de la hipófisis es causado por un sangrado hacia la hipófisis o por un bloqueo en el flujo sanguíneo hacia ella. Infarto significa sangrado en un órgano o la pérdida de flujo de sangre hacia él

El infarto de la hipófisis es causado comúnmente por un sangrado dentro de un tumor no canceroso (benigno) en la hipófisis. Estos tumores son muy comunes. La hipófisis se daña cuando el tumor se agranda repentinamente y ya sea que se produzca sangrado o que bloquea el suministro de sangre hacia la hipófisis. Mientras más grande es el tumor, más alto es el riesgo de sufrir un infarto de la hipófisis.

Cuando este sangrado se presenta en una mujer durante o inmediatamente después del parto, se denomina síndrome de Sheehan. Esta es una afección muy inusual.

Entre los factores de riesgo de un infarto de la hipófisis en personas no embarazadas sin un tumor se incluyen:

  • Trastornos hemorrágicos
  • Diabetes
  • Traumatismo craneal
  • Radiación a la hipófisis
  • Uso de un respirador

Un infarto de la hipófisis en estas situaciones es muy poco usual.

Síntomas

El infarto de la hipófisis generalmente tiene un corto período de síntomas (agudo), lo cual puede ser potencialmente mortal. Los síntomas a menudo incluyen:

  • Dolor de cabeza fuerte (el peor de su vida)
  • Parálisis de los músculos oculares que causa visión doble (oftalmoplejía) o problemas para abrir el párpado 
  • Pérdida de la visión periférica o pérdida completa de la visión en uno o ambos ojos
  • Presión arterial baja, náuseas, pérdida de apetito y vómitos por la insuficiencia suprarrenal aguda
  • Cambios de personalidad debido al estrechamiento repentino de una de las arterias en el cerebro (arteria cerebral anterior)

Con menos frecuencia, la disfunción de la hipófisis puede aparecer de manera más lenta. Por ejemplo, en el síndrome de Sheehan, el primer síntoma puede ser una insuficiencia para producir leche, causada por una falta de la hormona prolactina.

Con el tiempo, se pueden presentar problemas con otras hormonas de la hipófisis, provocando síntomas de las siguientes afecciones:

En casos inusuales, cuando hay compromiso de la hipófisis posterior (la parte de atrás), los síntomas pueden incluir:

  • Incapacidad del útero para contraerse lo necesario para dar a luz a un bebé (en las mujeres)
  • Incapacidad para producir leche materna (en las mujeres)
  • Micción frecuente y sed intensa (diabetes insípida)

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas.

Los exámenes que se pueden ordenar incluyen:

Se llevarán cabo exámenes de sangre para verificar los niveles de:

  • ACTH (hormona adrenocorticotropa)
  • Cortisol
  • FSH (hormona foliculoestimulante)
  • Hormona del crecimiento
  • HL (hormona luteinizante)
  • Prolactina
  • TSH (hormona estimulante de la tiroides)
  • Factor de crecimiento parecido a la insulina tipo 1 (IGF-1) 
  • Sodio
  • Osmolaridad en sangre y orina

Tratamiento

El infarto agudo puede requerir cirugía para aliviar la presión sobre la hipófisis y mejorar los síntomas visuales. Los casos graves necesitan cirugía de emergencia. Si la visión no está afectada, la cirugía generalmente no es necesaria.

Se puede necesitar tratamiento inmediato con un reemplazo hormonal suprarrenal (glucocorticoides). Estas hormonas a menudo se administran a través de una vena (por IV). Otras hormonas se pueden reemplazar eventualmente, incluyendo:

  • Hormona del crecimiento
  • Hormonas sexuales (estrógenos/testosterona)
  • Hormona tiroidea
  • Vasopresina (ADH)

Expectativas (pronóstico)

El infarto agudo de la hipófisis puede ser mortal. El pronóstico es bueno para las personas con deficiencia crónica de la hipófisis que se diagnostica y recibe tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de un infarto de la hipófisis sin tratamiento pueden incluir:

Si no ha habido restitución de otras hormonas faltantes, se pueden presentar síntomas de hipotiroidismo e hipogonadismo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si presenta cualquier síntoma de insuficiencia hipofisaria crónica.

Acuda a la sala de emergencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene síntomas de infarto agudo de la hipófisis, como:

  • Debilidad en el ojo o pérdida de la visión
  • Dolor de cabeza fuerte y repentino
  • Presión arterial baja (que puede causar desmayo)
  • Náuseas
  • Vómitos

Busque ayuda médica de inmediato si presenta estos síntomas y ya le han diagnosticado un tumor hipofisario.

Nombres alternativos

Infarto hipofisario; Apoplejía de tumor hipofisario

Referencias

Melmed S, Kleinberg D. Pituitary masses and tumors. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 9.

Nelson BK. Pituitary apoplexy. In: Adams JG, Barton ED, Collings JL, DeBlieux PMC, Gisondi MA, Nadel ES, eds. Emergency Medicine: Clinical Essentials. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 170.

Ultima revisión 5/7/2017

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.