Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003706.htm

Examen para hormona del crecimiento

El examen para la hormona del crecimiento mide la cantidad de hormona del crecimiento en sangre.

La glándula pituitaria produce hormona del crecimiento, lo que hace que un niño crezca. Esta glándula está localizada en la base del cerebro. 

Forma en que se realiza el examen

Se necesita una muestra de sangre

Preparación para el examen

Su proveedor de atención médica le puede dar instrucciones especiales sobre lo que puede o no comer antes del examen.

Lo que se siente durante el examen

Cuando se introduce la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado; otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil o un hematoma leve, los cuales pronto desaparecen.

Razones por las que se realiza el examen

Esta hormona puede ser chequeada si el patrón de crecimiento de una persona es anormal o si se sospecha otra afección.

  • La presencia de demasiada hormona del crecimiento (HC) puede causar aumento anormal en los patrones de crecimiento. En adultos esto se llama acromegalia. En niños se llama gigantismo.
  • La presencia de muy poca hormona del crecimiento puede provocar una tasa invariable o lenta de crecimiento en niños. En adultos puede causar cambios en la energía, la masa muscular, los niveles de colesterol y la fortaleza ósea.

El examen de HC se puede emplear para monitorear la respuesta al tratamiento de la acromegalia.

Resultados normales

El rango normal para los niveles de HC típicamente son: 

  • 1 a  9 nanogramos por mililitro (ng/mL) para hombres
  • 1 a 16 ng/mL para mujeres

La HC es secretada en pulsos. El tamaño y la duración de los pulsos varían con el momento del día, la edad, y el género. Por esta razón las mediciones de esta hormona al azar rara vez son útiles. Un nivel más alto puede ser normal si la sangre se extrajo durante un pulso. Un nivel más bajo puede ser normal si la sangre se extrajo hacia el final del pulso. La HC es más útil cuando se mide como parte de una prueba de estimulación o inhibición.

Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes. Hable con su proveedor acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Significado de los resultados anormales

Un alto nivel de la hormona del crecimiento puede indicar:

  • Demasiada hormona HC en adultos, llamada acromegalia (se realiza una prueba especial para confirmar el diagnóstico)
  • Crecimiento anormal debido al exceso de HC durante la infancia, llamado gigantismo (se realiza una prueba especial para confirmar el diagnóstico)
  • Resistencia a la HC
  • Tumor de la hipófisis

Un bajo nivel de hormona de crecimiento puede indicar:

  • Crecimiento lento observado en la infancia o niñez, causado por bajos niveles de la HC (se realiza una prueba especial para confirmar el diagnóstico) 
  • Hipopituitarismo (funcionamiento bajo de la hipófisis)

Riesgos

Las venas y las arterias varían en tamaño de un paciente a otro y de un lado del cuerpo a otro. Obtener una muestra de sangre de algunas personas puede ser más difícil que de otras.

Otros riesgos asociados con la extracción de sangre son leves, pero pueden incluir:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel)
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel)

Nombres alternativos

Examen de HC (somatotropina)

Referencias

Ali O. Hyperpituitarism, tall stature, and overgrowth syndromes. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2015:chap 560.

Cooke DW, Divall SA, Radovick S. Normal and aberrant growth in children. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 24.

Maitra A. The endocrine system. In: Kumar V, Abbas AK, Aster JC, eds. Robbins and Cotran Pathologic Basis of Disease. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 24.

Ultima revisión 2/3/2016

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.