Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000167.htm

Shock hipovolémico

Un shock hipovolémico es una afección de emergencia en la cual la pérdida grave de sangre o líquido hace que el corazón sea incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo. Este tipo de shock puede hacer que muchos órganos dejen de funcionar.

Causas

La pérdida de aproximadamente una quinta parte o más del volumen normal de sangre en el cuerpo causa un shock hipovolémico.

La pérdida de sangre puede deberse a:

  • Sangrado de las heridas
  • Sangrado de otras lesiones
  • Sangrado interno, como en el caso de una hemorragia del tracto gastrointestinal

La cantidad de sangre circulante en el cuerpo puede disminuir cuando se pierde demasiada cantidad de otros líquidos corporales, lo cual puede deberse a:

  • Quemaduras
  • Diarrea
  • Transpiración excesiva
  • Vómitos

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

Cuanto mayor y más rápida sea la pérdida de sangre, más graves serán los síntomas del choque.

Pruebas y exámenes

Un examen físico mostrará signos de shock, como:

Los exámenes que se pueden llevar a cabo incluyen:

  • Análisis bioquímico de la sangre, que incluye pruebas de la función renal y exámenes que buscan evidencia de daño al miocardio
  • Hemograma o conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Tomografía computarizada, ecografía o radiografía de las zonas bajo sospecha
  • Ecocardiografía: examen de las ondas sonoras de la estructura y el funcionamiento del corazón
  • Endoscopia: sonda puesta desde la boca hasta el estómago (endoscopia de vías digestivas altas) y/o colonoscopia (sonda puesta a través del ano hasta el intestino grueso)
  • Cateterismo cardíaco derecho (Swan-Ganz)
  • Sondaje vesical (sonda puesta dentro de la vejiga para medir la diuresis)

En algunos casos, también se pueden hacer otros exámenes.

Tratamiento

Consiga ayuda médica de inmediato. Mientras tanto siga estos pasos:

  • Mantenga a la persona caliente y cómoda (para evitar la hipotermia).
  • Procure que la persona se acueste horizontalmente y que levante los pies unas 12 pulgadas (30 cm) para incrementar la circulación. Sin embargo, si la persona presenta alguna lesión en la cabeza, el cuello, la espalda o la pierna, no la cambie de posición, a menos que esté en peligro inmediato.
  • No le administre líquidos por vía oral.
  • Si la persona está teniendo alguna reacción alérgica, trate dicha reacción si sabe cómo hacerlo.
  • Si hay que trasladar a la persona, trate de mantenerla acostada, la cabeza hacia abajo y los pies elevados. Estabilice la cabeza y el cuello antes de mover a una persona con sospecha de lesión en la columna.

El objetivo del tratamiento hospitalario es reponer los líquidos y la sangre. Se coloca una vía intravenosa en el brazo de la persona para permitir la administración de sangre o hemoderivados.

Medicinas como dopamina, dobutamina, epinefrina y norepinefrina pueden ser necesarios para incrementar la presión arterial y la cantidad de sangre bombeada del corazón (gasto cardíaco).

Expectativas (pronóstico)

Los síntomas y desenlaces clínicos pueden variar, dependiendo de:

  • La cantidad de volumen de sangre/líquido perdido
  • La tasa de pérdida de sangre/líquido
  • La enfermedad o lesión causante de la pérdida
  • Afecciones subyacentes que requieren medicación crónica, como diabetes, cardiopatía, neumopatía y nefropatía

En general, las personas con grados de shock más leves tienden a tener un mejor pronóstico que aquellas con uno más grave. El shock hipovolémico grave puede llevar a la muerte, incluso con atención médica inmediata. Los adultos mayores tienen mayor probabilidad de tener desenlaces clínicos desalentadores a causa del shock.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Daño renal
  • Daño cerebral
  • Gangrena de brazos o piernas, que algunas veces lleva a la amputación
  • Ataque cardíaco
  • Daño a otros órganos
  • Muerte

Cuándo contactar a un profesional médico

El shock hipovolémico es una urgencia. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o lleve la persona a la sala de urgencias.

Prevención

Prevenir el shock es más fácil que intentar tratarlo una vez que éste sucede. El tratamiento oportuno de la causa reducirá el riesgo de desarrollo de la forma grave de shock y la administración de los primeros auxilios en forma oportuna puede ayudar a controlarlo.

Nombres alternativos

Choque hipovolémico

Referencias

den Uil CA, Klijn E, Lagrand WK, et al. The microcirculation in health and critical disease. Prog Cardiovasc Dis. 2008;51:161-170. The microcirculation in health and critical disease. PMID: 18774014 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18774014.

Groeneveld ABJ. Hypovolemic shock. In: Parrillo JE, Dellinger P, eds. Critical Care Medicine: Principles of Diagnosis and Management in the Adult. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 26.

Jones AE, Kline JA. Shock. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 6.

Rivers E. Approach to the patient with shock. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 106.

Tarrant AM, Ryan MF, Hamilton PA, Bejaminov O. A pictorial review of hypovolaemic shock in adults. Br J Radiol. 2008;81:252-257. PMID: 18180262 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18180262.

Actualizado 11/4/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados