Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/polioandpostpoliosyndrome.html

Polio y síndrome de post-polio

Otros nombres: Poliomielitis
En esta página

Para saber más

  • Información no disponible

Para ver, jugar y aprender

  • Información no disponible

Investigaciones

  • Información no disponible

Recursos

Para usted

Introducción

¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis, o polio, es una enfermedad que se transmite de persona a persona. Es causada por el poliovirus. Este virus ataca el sistema nervioso. En casos graves, puede causar parálisis (no es posible mover partes del cuerpo). La parálisis puede durar toda la vida y, en ocasiones, poner en riesgo la vida.

Gracias a las vacunas, la poliomielitis es rara en los Estados Unidos. Sin embargo, ocurre en algunas partes del mundo y los viajeros pueden propagar el virus.

¿Cómo se propaga la poliomielitis?

El poliovirus es muy contagioso. Se propaga a través del contacto con:

  • Heces de la persona con la infección
  • Gotas de un estornudo o tos de alguien con la infección

Este contacto puede ocurrir si:

  • Tiene heces o gotitas contaminadas en sus manos y luego se toca la boca
  • Un niño se lleva a la boca juguetes u otros objetos contaminados
  • Comparte alimentos o utensilios con alguien que tiene la infección

Las personas que tienen la infección pueden transmitirla a otros justo antes y hasta varias semanas después de que aparezcan los síntomas. Las personas sin síntomas aún pueden transmitir el virus a otros y enfermarlos.

¿Quién tiene más probabilidades de tener polio?

La poliomielitis afecta principalmente a niños menores de 5 años. Pero personas de cualquier edad (incluidos los adultos) que no están vacunadas corren el riesgo de contraerla. Las personas que viven o viajan a áreas donde hay polio tienen más probabilidades de contraerla.

¿Cuáles son los síntomas de la poliomielitis?

La mayoría de las personas que se infectan con el poliovirus no presentan síntomas. Pero 1 de cada 4 personas que contraen polio tendrá síntomas similares a los de la gripe. Estos síntomas suelen durar de 2 a 5 días e incluyen:

En casos raros, la poliomielitis puede ser muy grave. Puede causar:

  • Meningitis: Infección de la cubierta de su médula espinal y/o cerebro
  • Debilidad o parálisis en sus brazos, piernas o ambos: Esta parálisis o debilidad puede durar toda la vida. Es posible que se convierta en una amenaza para la vida si afecta los músculos que usa para respirar
  • Síndrome pospolio: Ocurre más adelante en la vida

¿Qué es el síndrome post-polio?

El síndrome post-polio (SPP) es un problema que afecta a los sobrevivientes de polio muchos años después de que se recuperaron de la afección. Suele ocurrir 15-40 años después. No es contagioso.

Las personas que contraen síndrome post-polio comienzan a tener un nuevo debilitamiento en los músculos que anteriormente se vieron afectados por la infección de polio. Los síntomas pueden variar de leves a graves e incluyen:

  • Debilidad muscular
  • Atrofia muscular (desgaste de los músculos)
  • Pérdida de la función muscular
  • Fatiga mental y física
  • Dolor en las articulaciones
  • Curvatura de la columna (escoliosis)

El síndrome post-polio rara vez puede ser mortal, pero los síntomas pueden interferir con su vida diaria.

¿Cómo se diagnostica la poliomielitis?

Si cree que usted o alguien de su familia tiene síntomas de polio, llame a su profesional de la salud de inmediato o vaya a la sala de emergencias.

Para saber si usted o su hijo tienen polio, el profesional de la salud puede:

  • Hacer un examen físico
  • Detallar su historia clínica, incluyendo el historial de vacunación y de cualquier viaje reciente
  • Recolectar muestras de fluidos corporales, como heces, saliva, sangre, orina y líquido cefalorraquídeo. Es más probable que el poliovirus se detecte en muestras de heces
  • Hacer una resonancia magnética para observar imágenes de la médula espinal

¿Cuáles son los tratamientos para la polio y el síndrome post-polio?

No hay cura ni tratamiento específico para la poliomielitis. Para un caso leve, descansar y beber muchos líquidos puede ayudar con algunos de los síntomas.

Si la poliomielitis es más grave, es posible que usted o su hijo necesiten:

  • Terapia física u ocupacional para ayudar con la debilidad de brazos o piernas. Cuanto antes se inicie la terapia, mejor
  • Analgésicos para aliviar el dolor y tratar la fiebre. Si su hijo está enfermo, no le dé aspirina a menos que su proveedor se lo indique
  • Un ventilador para ayudar con la respiración si los músculos respiratorios están débiles o paralizados

No hay cura para el síndrome post-polio. Los tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas, incluyendo:

  • Ejercicios sin fatiga (ejercicios que no causan dolor o fatiga que dure más de 10 minutos): Pueden mejorar la fuerza muscular y reducir el cansancio. Su profesional de la salud puede ayudar a determinar qué ejercicios son mejores para usted
  • Asistencia para la movilidad
  • Equipos de ventilación
  • Cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta saludable, dormir lo suficiente y no fumar

¿Se puede prevenir la poliomielitis?

Hay dos tipos de vacunas que pueden prevenir la poliomielitis:

  • Vacuna de poliovirus inactivado: Se aplica como inyección en la pierna o el brazo, según la edad que tenga. Desde el año 2000, esta ha sido la única vacuna contra la poliomielitis utilizada en los EE. UU.
  • Vacuna oral contra el poliovirus: Se administra en forma de gotas en la boca. Todavía se usa en gran parte del mundo

Los niños en los EE. UU. reciben cuatro dosis de vacunas contra la polio como parte de su inmunización infantil de rutina. La mayoría de los adultos en los Estados Unidos fueron vacunados contra la poliomielitis cuando eran niños.

Hay un refuerzo de dosis única de vacuna de poliovirus inactivado. Se puede administrar a adultos que han completado sus vacunas contra la poliomielitis pero que tienen un mayor riesgo de contacto con el poliovirus. Puede tener un mayor riesgo si:

  • Viaja a un país donde el riesgo de contraer polio es mayor
  • Trabaja en un laboratorio o entorno de atención médica y manipula muestras que podrían contener poliovirus
  • Es un trabajador de la salud que tiene contacto con pacientes que podrían tener polio

Otra forma de ayudar a prevenir la propagación de la poliomielitis es lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón. Los desinfectantes para manos a base de alcohol no matan el poliovirus.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Comience aquí

Prevención y factores de riesgo

Niños/as

La información disponible en este sitio no debe utilizarse como sustituto de atención médica o de la asesoría de un profesional médico. Hable con un profesional de la salud si tiene preguntas sobre su salud.