Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/eosinophilicesophagitis.html

Esofagitis eosinofílica

Introducción

¿Qué es la esofagitis eosinofílica?

La esofagitis eosinofílica es una enfermedad crónica del esófago. Su esófago es el tubo muscular que transporta alimentos y líquidos desde la boca hasta el estómago. Si tiene esofagitis eosinofílica, unos glóbulos blancos llamados eosinófilos se acumulan en su esófago. Esto causa daño e inflamación, lo que puede provocar dolor, problemas para tragar y el atascamiento de comida en la garganta.

La esofagitis eosinofílica no es común, pero debido a que es una enfermedad reconocida hace poco, recién se está diagnosticando en más personas. Algunas personas que piensan que tienen reflujo gastroesofágico pueden tener esofagitis eosinofílica.

¿Qué causa la esofagitis eosinofílica?

Los investigadores no están seguros sobre la causa exacta de esofagitis eosinofílica. Creen que es una reacción del sistema inmunitario o alérgica a alimentos o sustancias en su entorno como ácaros del polvo, caspa de animales, polen y moho. Ciertos genes también pueden desempeñar un papel en ella.

¿Quién tiene esofagitis eosinofílica?

La esofagitis eosinofílica puede afectar a cualquier persona, pero es más común en:

¿Cuáles son los síntomas de la esofagitis eosinofílica?

Los síntomas más comunes de la esofagitis eosinofílica pueden depender de su edad.

En bebés y niños pequeños los síntomas son:

  • Problemas de alimentación
  • Vómitos
  • Poco aumento de peso y crecimiento
  • Reflujo que no mejora con medicamentos

En niños mayores:

En adultos:

  • Problemas para tragar, en especial alimentos sólidos
  • La comida se atasca en el esófago (se atraganta)
  • Reflujo que no mejora con medicamentos
  • Acidez
  • Dolor de pecho

¿Cómo se diagnostica la esofagitis eosinofílica?

Para diagnosticar la esofagitis eosinofílica, su médico puede:

  • Preguntarle sobre sus síntomas e historial médico: Dado que otras afecciones pueden tener los mismos síntomas, es importante que su médico haga una historia clínica completa
  • Hacer una endoscopia gastrointestinal superior: Un endoscopio tiene una cámara diminuta al final de un tubo largo y delgado. Su médico insertará el endoscopio por su esófago para observarlo. Algunos signos de esofagitis eosinofílica incluyen manchas blancas, anillos, estrechamiento e inflamación en el esófago. Sin embargo, no todas las personas tienen esos signos y algunas veces pueden ser señales de otro trastorno del esófago
  • Hacer una biopsia: Durante la endoscopía, el médico tomará pequeñas muestras de tejido de su esófago. En estas muestras se busca cantidades elevadas de eosinófilos. Esta es la única forma de hacer un diagnóstico de esofagitis eosinofílica
  • Hacer otras pruebas si es necesario: Es posible que le pidan un análisis de sangre para verificar otras afecciones. Si tiene esofagitis eosinofílica, es posible que le hagan un análisis de sangre u otros tipos de pruebas para detectar alergias específicas

¿Cuáles son los tratamientos para la esofagitis eosinofílica?

No existe una cura para la esofagitis eosinofílica. Los tratamientos pueden ayudar con sus síntomas y evitar daños mayores. Los dos tipos principales de tratamientos son medicamentos y dieta.

Los medicamentos utilizados para tratarla son:

  • Corticoides: Pueden ayudar a controlar la inflamación. Por lo general, estos son corticoides (esteroides) tópicos (de aplicación directa), que se toman a través de un inhalador o en forma líquida. En ocasiones, los médicos recetan esteroides orales (píldoras) para tratar a las personas que tienen problemas graves de deglución o pérdida de peso
  • Supresores de ácido como inhibidores de la bomba de protones: Pueden ayudar con los síntomas de reflujo y disminuir la inflamación

Los cambios en la dieta incluyen:

  • Dieta de eliminación: Si está haciendo una dieta de eliminación, usted no come ni bebe ciertos alimentos y bebidas durante varias semanas. Si se siente mejor, va agregando los alimentos a su dieta uno por uno. Además, se le realizarán varias endoscopias para ver si está tolerando esas comidas o no. Hay diferentes tipos de dietas de eliminación:
    • Un tipo: Le hacen una prueba de alergia. Una vez que saben a qué alimentos usted es alérgico, deja de comer esos alimentos
    • Otro tipo: Deja de comer alimentos y bebidas que comúnmente causan alergias, como productos lácteos, huevo, trigo, soja, maní, nueces y pescados/mariscos
  • Dieta elemental: Con esta dieta deja de comer y beber todos los alimentos con proteínas. En su lugar, bebe una fórmula de aminoácidos. Algunas personas que no les gusta el sabor de la fórmula usan un tubo de alimentación. Si sus síntomas e inflamación desaparecen por completo, puede intentar volver a agregar alimentos uno por uno, para ver si puede tolerarlos

El tratamiento que recomiende su proveedor de atención médica depende de diferentes factores, incluida su edad. Algunas personas pueden usar más de un tipo de tratamiento. Los investigadores todavía están tratando de entender la esofagitis eosinofílica y la mejor forma de tratarla.

Si su tratamiento no está funcionando bien y tiene un estrechamiento (se hace más angosto) del esófago, es posible que necesite dilatación. Este es un procedimiento para ensanchar el esófago, lo que hace más fácil tragar.

Más información