Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000767.htm

Grasas omega-3 - buenas para su corazón

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa poliinsaturada. Necesitamos estas grasas para fortalecer las neuronas y para otras funciones importantes. Estos ácidos ayudan a mantener el corazón sano y protegido contra un accidente cerebrovascular. También ayudan a mejorar la salud del corazón si usted ya tiene una enfermedad del corazón.

Su cuerpo no produce ácidos grasos omega-3 por sí solo. Usted tiene que obtenerlos de la alimentación. Algunos pescados son las mejores fuentes de omega-3. Usted también puede obtenerlos de alimentos vegetales.

Los ácidos grasos omega-3 deben conformar del 5% al 10% de las calorías totales.

Ácidos grasos Omega-3

Los omega-3 y su corazón

Los omega-3 son buenos para el corazón y los vasos sanguíneos de varias maneras.

  • Reducen los triglicéridos, un tipo de grasa en la sangre.
  • Reducen el riesgo de latidos cardíacos irregulares (arritmias).
  • Disminuyen la acumulación de placa en las arterias.
  • Ayudan a bajar ligeramente la presión arterial.

Estas grasas saludables también pueden ayudar con el cáncer, la depresión, la inflamación y el THDA. Los expertos en salud todavía están descubriendo todos los posibles beneficios de los ácidos grasos omega-3.

Cuánto puede comer

La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón o AHA, por sus siglas en inglés) recomienda comer al menos dos raciones semanales de pescado rico en omega-3. Una porción equivale a 3.5 onzas (100 gramos), que es ligeramente más grande que una chequera. Los pescados grasos ricos en omega-3 abarcan:

  • Salmón
  • Caballa
  • Atún blanco
  • Trucha
  • Sardinas

Los peces y la seguridad

Algunos peces pueden estar contaminados con mercurio y otros químicos. Comer pescado contaminado puede ser riesgoso para la salud para los niños pequeños y las mujeres embarazadas.

Si usted está preocupado por el mercurio, puede reducir su riesgo de exposición consumiendo una variedad de peces.

Los niños y las mujeres embarazadas deben evitar el pescado con niveles altos de mercurio. Estos incluyen:

  • Pez espada
  • Tiburón
  • Caballa gigante
  • Lubina

Si usted es de mediana edad o mayor, los beneficios de comer pescado superan a cualquier riesgo.

Otras fuentes de omega-3

Los pescados grasos, como el salmón y el atún, contienen 2 tipos de omega-3. Estos son EPA y DHA. Ambos tienen beneficios directos para su corazón.

Usted puede obtener otro tipo de omega-3, ALA, en algunos aceites, nueces y plantas. El ALA beneficia a su corazón, pero no tan directamente como el EPA y el DHA. Aun así, comer nueces, semillas y aceites saludables, así como pescados puede ayudarle a obtener una gama completa de estas grasas saludables.

Las fuentes de omega-3 de origen vegetal abarcan:

De todos los alimentos de origen vegetal, las semillas y el aceite de linaza tienen la mayor cantidad de ALA. Usted puede comer semillas de linaza molidas sobre granola o en batidos. El aceite de linaza va bien en aderezo para ensalada.

¿Y en cuanto a los suplementos de aceite de pescado?

La mayoría de los expertos en salud están de acuerdo que la mejor manera de aprovechar los beneficios del omega-3 es a partir de los alimentos. Los alimentos integrales contienen muchos nutrientes además de omega-3. Todos estos trabajan juntos para mantener su corazón saludable.

Si usted ya tiene una cardiopatía o triglicéridos altos, puede beneficiarse del consumo de mayores cantidades de ácidos grasos omega-3. Puede ser difícil obtener suficiente omega-3 a través de los alimentos. Pregúntele al médico si tomar suplementos de aceite de pescado podría ser una buena idea.

Nombres alternativos

Colesterol - omega-3; Ateroesclerosis - omega-3; Endurecimiento de las arterias - omega-3; Enfermedad arterial coronaria - omega-3; Enfermedad del corazón - omega-3

Referencias

Agency for Healthcare Research and Quality website. Omega-3 fatty acids and cardiovascular disease: an updated systematic review. effectivehealthcare.ahrq.gov/products/fatty-acids-cardiovascular-disease/research. Updated April 2018. Accessed January 13, 2020.

Eckel RH, Jakicic JM, Ard JD, et al. 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol. 2014;63(25 Pt B):2960-2984. PMID: 24239922 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24239922.

Mozaffarian D. Nutrition and cardiovascular and metabolic diseases. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 49.

Mozaffarian D, Wu JH. Omega-3 fatty acids and cardiovascular disease: effects on risk factors, molecular pathways, and clinical events. J Am Coll Cardiol. 2011;58(20):2047-2067. PMID: 22051327 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22051327.

US Department of Health and Human Services; US Department of Agriculture. 2015 - 2020 Dietary Guidelines for Americans. 8th Edition. health.gov/dietaryguidelines/2015/resources/2015-2020_Dietary_Guidelines.pdf. Updated December 2015. Accessed July 13, 2018.

Ultima revisión 4/23/2018

Versión en inglés revisada por: Emily Wax, RD, The Brooklyn Hospital Center, Brooklyn, NY. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update on 01-13-2020.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.