Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000744.htm

Cuidados personales en caso de úlceras venosas

Las úlceras venosas (llagas abiertas) pueden ocurrir cuando las venas en las piernas no impulsan la sangre de nuevo hasta el corazón tan bien como deberían hacerlo. La sangre se represa en las venas, acumulando presión. Sin tratamiento, el aumento de la presión y el exceso de líquido en la zona afectada pueden causar la formación de una llaga abierta.

La mayoría de las úlceras venosas se producen en la pierna, por encima del tobillo. Este tipo de herida puede ser lenta para sanar.

Causas

Las venas en las piernas tienen válvulas unidireccionales que mantienen la sangre circulando hacia el corazón. Cuando estas válvulas se debilitan, la sangre puede devolverse y represarse en las piernas. Esto se llama insuficiencia venosa. El exceso de líquido provoca que la presión de la sangre se acumule en las piernas. El aumento de la presión y la acumulación de líquido impiden que los nutrientes y el oxígeno lleguen a los tejidos. La falta de nutrientes provoca la muerte celular, dañando el tejido, y se puede formar una herida.

Signos y síntomas

Cuando la sangre se represa en las venas de la parte inferior de la pierna, el líquido y las células sanguíneas se escapan hacia la piel y otros tejidos. Esto puede causar piel delgada con picazón y conducir a cambios en la piel, conocidos como dermatitis por estasis. Esto es un síntoma inicial de insuficiencia venosa.

Otros síntomas iniciales abarcan:

  • Hinchazón, pesadez y calambres en las piernas
  • Piel endurecida y de color rojo oscuro, morado, marrón (esta es una señal de que la sangre se está represando)
  • Picazón y hormigueo

Los signos y síntomas de las úlceras venosas abarcan:

  • Úlcera superficial con una base roja, a veces cubierta por tejido amarillo.
  • Bordes formados irregularmente.
  • La piel circundante puede estar brillante, tensa, tibia o caliente y descolorida.
  • Dolor de pierna.
  • Si la úlcera resulta infectada, puede tener un mal olor y puede drenar pus de la herida.

¿Quién está en riesgo?

Los factores de riesgo para las úlceras venosas abarcan:

  • Venas varicosas
  • Antecedentes de coágulos sanguíneos en las piernas (trombosis venosa profunda)
  • La obstrucción de los vasos linfáticos, lo que causa la acumulación de líquido en las piernas
  • Hinchazón en las piernas
  • La edad avanzada, ser mujer o ser alto
  • Antecedentes familiares de insuficiencia venosa
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Tabaquismo
  • Sentarse o pararse por períodos prolongados (generalmente por el trabajo)
  • Fracturas de huesos largos en las piernas u otras lesiones graves, como quemaduras o daño muscular

Cuidado de la herida

Su proveedor de atención médica le mostrará cómo cuidar de su herida. Los cuidados básicos son:

  • Siempre mantenga la herida limpia y vendada para prevenir la infección.
  • Su proveedor le dirá cada cuánto necesita cambiar el vendaje.
  • Mantenga secos el vendaje y la piel alrededor. Trate de no humedecer mucho la piel alrededor de la herida. Esto podría ablandar el tejido sano y expandir la herida.
  • Antes de colocar un vendaje, limpie bien la herida, según las instrucciones de su proveedor.
  • Proteja la piel alrededor de la herida manteniéndola limpia y humectada.
  • Usted usará medias de compresión o vendajes sobre el apósito. Su proveedor le puede enseñar cómo colocar los vendajes.

Para ayudar a tratar una úlcera venosa, necesita mejorar la circulación a las piernas.

  • Use medias de compresión o vendajes todos los días como se le indicó. Estos ayudan a evitar que la sangre se represe, reducen la hinchazón, ayudan con la cicatrización y reducen el dolor.
  • Ponga sus pies por encima del nivel del corazón tan a menudo como sea posible. Por ejemplo, puede acostarse con los pies apuntalados sobre almohadas.
  • Camine o haga ejercicio todos los días. Estar activo le ayuda a mejorar la circulación.
  • Tome medicamentos según lo indicado para ayudar con la cicatrización.

Si las úlceras NO sanan bien, el médico puede recomendar ciertos procedimientos o cirugía para mejorar la circulación por las venas.

Prevención

Si usted está en riesgo de úlceras venosas, siga los pasos mencionados anteriormente en la sección Cuidado de la herida. También revise sus pies y piernas todos los días: la parte superior y por debajo, los tobillos y los talones. Busque grietas y cambios en el color de la piel.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudar a prevenir las úlceras venosas. Las siguientes medidas pueden ayudar a mejorar la circulación y ayudar a sanar.

  • Deje de fumar. El tabaquismo es malo para los vasos sanguíneos.
  • Si tiene diabetes, mantenga los niveles de azúcar en la sangre bajo estricto control. Esto le ayudará a sanar más rápido.
  • Haga ejercicio lo más que pueda. Permanecer activo ayuda con la circulación.
  • Consuma alimentos saludables y duerma mucho por la noche.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Controle la presión arterial y los niveles de colesterol.

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor si tiene cualquier signo de infección, como:

  • Enrojecimiento, aumento del calor o hinchazón alrededor de la herida
  • Exceso de drenaje o de color amarillento y turbio
  • Sangrado
  • Pus
  • Olor
  • Fiebre o escalofríos
  • Aumento del dolor

Nombres alternativos

Úlceras venosas en las piernas - cuidados personales; Úlceras por insuficiencia venosa - cuidados personales; Úlceras en las piernas por estasis - cuidados personales; Venas varicosas - úlceras venosas - cuidados personales; Dermatitis por estasis - úlcera venosa

Referencias

Fukaya E, Margolis DJ. Leg ulcers. In: Lebwohl MG, Heymann WR, Berth-Jones J, Coulson I, eds. Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 120.

Leong M, Phillips LG. Wound healing. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 6.

Perry AG, Potter PA, Ostendorf V. Wound care and irrigations. In: Perry AG, Potter PA, Ostendorf V. Clinical Nursing Skills and Techniques. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 38.

Ultima revisión 5/24/2016

Versión en inglés revisada por: Mary C. Mancini, MD, PhD, Department of Surgery, Louisiana State University Health Sciences Center, Shreveport, LA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.