Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000156.htm

Trombosis venosa profunda

Es una afección que sucede cuando se forma un coágulo sanguíneo en una vena que se encuentra profundo de una parte del cuerpo. Afecta principalmente las venas grandes en la parte inferior de la pierna y el muslo, pero puede presentarse en otras venas profundas como las del brazo y la pelvis.

Causas

Las TVP son más comunes en los adultos de más de 60 años. Pero pueden ocurrir a cualquier edad. Cuando un coágulo se desprende y se desplaza a través del torrente sanguíneo, se denomina émbolo. Este se puede atascar en los vasos sanguíneos del cerebro, los pulmones, el corazón o en otra zona, lo que lleva a daño grave.

Los coágulos de sangre se pueden formar cuando algo disminuye o cambia el flujo de sangre en las venas. Los factores de riesgo incluyen:

  • Un catéter de marcapasos que se ha pasado a través de la vena en la ingle
  • Reposo en cama o sentarse en una posición por mucho tiempo como un viaje en un avión
  • Antecedentes familiares de coágulos sanguíneos
  • Fracturas en la pelvis o las piernas
  • Haber dado a luz en los últimos 6 meses
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Cirugía reciente (especialmente cirugía de la cadera, de la rodilla o pélvica en la mujer)
  • Producción excesiva de glóbulos rojos por parte de la médula ósea, lo que provoca que la sangre esté más espesa (policitemia vera)
  • Tener un catéter permanente (prolongado) en un vaso sanguíneo

Es más probable que la sangre se coagule en una persona que tenga ciertos problemas o trastornos, como:

  • Cáncer
  • Ciertos trastornos autoinmunitarios, como lupus
  • Consumo de cigarrillo
  • Afecciones en las cuales usted es más propenso a formar coágulos de sangre
  • Tomar estrógenos o pastillas anticonceptivas (este riesgo es aun más alto si fuma)

Permanecer sentado por períodos prolongados al viajar puede incrementar el riesgo de TVP. Esto es mucho más probable cuando también están presentes uno o más de los factores de riesgo de la lista anterior.

Síntomas

La TVP afecta principalmente a las grandes venas en la parte inferior de la pierna y el muslo, casi siempre en un lado del cuerpo. El coágulo puede bloquear el flujo sanguíneo y causar:

  • Cambios en el color de la piel (enrojecimiento)
  • Dolor de pierna
  • Inflamación de la pierna (edema) 
  • Piel que se siente caliente al tacto

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Este examen puede mostrar enrojecimiento, inflamación o sensibilidad en la pierna.

Los dos exámenes que se realizan con frecuencia primero para diagnosticar la TVP son:

Se puede realizar una resonancia magnética de la pelvis, si el coágulo de sangre está en la pelvis, como sucede después del embarazo.

Se pueden hacer exámenes de sangre para verificar si hay aumento de la probabilidad de coagulación de la sangre, incluyendo:

  • Resistencia a la proteína C activada (verifica la mutación en el factor V de Leiden)
  • Niveles de antitrombina III
  • Anticuerpos antifosfolípidos
  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Pruebas genéticas para buscar mutaciones que lo hagan a más propenso a la formación de coágulos de sangre, como la mutación en protrombina G20210A
  • Anticoagulante lúpico
  • Niveles de proteína C y proteína S

Tratamiento

Su proveedor le dará un medicamento para disolver la sangre (llamado anticoagulante). Este medicamento impedirá que se formen más coágulos o que los ya existentes se vuelvan más grandes.

La heparina a menudo es el primer medicamento que usted recibirá.

  • Si la heparina se administra a través de una vena (IV), usted debe permanecer en el hospital. Sin embargo, la mayoría de las personas puede recibir tratamiento sin quedarse en el hospital.
  • La heparina de bajo peso molecular puede administrar en inyección una o dos veces al día. Si le recetan este tipo de heparina, posiblemente no necesite permanecer hospitalizado por mucho tiempo o nada en absoluto.

Se le puede administrar un tipo de anticoagulante llamado warfarina (Coumadin) junto con la heparina. La warfarina se toma por vía oral. Tarda varios días en hacer un efecto completo.

Otra clase de anticoagulantes trabajan de modo diferente a la warfarina. Los ejemplos de esta clase de medicamentos incluyen rivaroxabán (Xarelto), apixabán (Eliquis), dabigatrán (Pradax) y edoxabán (Savaysa). Estos medicamentos funcionan de manera similar a la heparina y pueden usarse de inmediato para reemplazarla. Su proveedor decidirá cuál es el medicamento apropiado para usted.

Es probable que usted tome un anticoagulante durante al menos 3 meses. Algunas personas pueden tomarlo durante más tiempo, o incluso el resto de sus vidas, según su riesgo de padecer otro coágulo. 

Cuando usted está tomando anticoagulantes, tiene mayor propensión a sangrar, incluso por actividades que siempre ha realizado. Si está tomando un anticoagulante en casa:

  • Tome el medicamento exactamente en la forma como el proveedor se lo recetó.
  • Pregúntele al proveedor qué hacer si pasa por alto una dosis.
  • Hágase exámenes de sangre con frecuencia de acuerdo con las indicaciones del proveedor para verificar que esté tomando la dosis apropiada. Estos exámenes generalmente son necesarios con la warfarina.
  • Aprenda cómo tomar otros medicamentos y cuándo comer.
  • Averigüe cómo estar atento a los problemas causados por el medicamento.

A usted le recomendarán que use medias de descanso (compresión) en la pierna o las piernas. Estas medias mejoran la circulación a las piernas y reducen el riesgo de complicaciones debido a coágulos sanguíneos. 

En pocas ocasiones, se puede necesitar cirugía si los medicamentos no surten efecto. La cirugía puede involucrar:

  • Colocar un filtro en la vena más grande del cuerpo para impedir que coágulos de sangre viajen a los pulmones
  • Extraer un coágulo de sangre grande de la vena o inyectar medicamentos trombolíticos

Siga cualquier otra instrucción que le den para tratar la TVP.

Expectativas (pronóstico)

La TVP a menudo desaparece sin problema, pero puede reaparecer. 

Estos síntomas pueden aparecer de inmediato o es posible que no los presente durante 1 o más años después de esto. El uso de medias de compresión durante y después de la trombosis venosa profunda puede ayudar a prevenir este problema.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la TVP pueden incluir:

  • Embolia pulmonar fatal (los coágulos de sangre en los muslos tienen más probabilidad de desprenderse y llegar a los pulmones que los coágulos de sangre en la parte inferior de las piernas u otras partes del cuerpo)
  • Dolor e hinchazón constante (síndrome posflebítico)
  • Venas varicosas
  • Úlceras que no sanan (poco frecuente)
  • Cambios en el color de la piel 

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si tiene síntomas de TVP.

Acuda a la sala de emergencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene TVP y presenta:

Prevención

Para prevenir la TVP:

  • Use las medias de descanso que el proveedor le recetó.
  • Mueva las piernas con frecuencia durante los viajes largos en avión, en automóvil y en otras situaciones en las cuales esté sentado o acostado por períodos de tiempo prolongados.
  • Tome los anticoagulantes que el proveedor le recete.
  • NO fume. Hable con su proveedor si necesita ayuda para dejar de fumar.

Nombres alternativos

TVP; Coágulo en las piernas; Tromboembolia; Síndrome posflebítico; Síndrome postrombótico; Venosa - TVP

Referencias

Kearon C, Akl EA, Ornelas J, et al. Antithrombotic therapy for VTE disease: CHEST guideline and expert panel report. Chest. 2016;149(2):315-352. PMID: 26867832 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26867832.

Kline JA. Pulmonary embolism and deep vein thrombosis. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 78.

Lockhart ME, Umphrey HR, Weber TM, Robbin ML. Peripheral vessels. In: Rumack CM, Levine D, eds. Diagnostic Ultrasound. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 27.

Siegal D, Lim W. Venous thromboembolism. In: Hoffman R, Benz EJ, Silberstein LE, et al, eds. Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 142.

Ultima revisión 1/19/2018

Versión en inglés revisada por: Richard LoCicero, MD, private practice specializing in hematology and medical oncology, Longstreet Cancer Center, Gainesville, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.