Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000678.htm

La prevención de un accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando el riego sanguíneo se interrumpe a cualquier parte del cerebro. Un coágulo de sangre en una arteria del cerebro puede ser la causa de la pérdida del flujo sanguíneo. También puede ser causado por un vaso sanguíneo en el cerebro que se debilita y se rompe. A veces, un accidente cerebrovascular se denomina un "ataque cerebral".

¿Cuáles son los factores de riesgo y la atención preventiva?

Un factor de riesgo es algo que incrementa su probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular. Algunos factores de riesgo para el accidente cerebrovascular no se pueden cambiar. Algunos otros sí.

El cambio de los factores de riesgo que usted puede controlar le ayudará a llevar una vida más larga y más saludable. Esto se llama cuidados preventivos.

Una forma importante de ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular es acudir a su proveedor de atención médica para que le realice exámenes físicos regulares. Su proveedor deberá verlo al menos una vez al año. 

Los factores de riesgo que no puede cambiar

Existen algunos factores de riesgo o causas de un accidente cerebrovascular que usted no puede cambiar:

  • Edad. El riesgo de accidente cerebrovascular aumenta a medida que se envejece.
  • Sexo. Los hombres tienen un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular que las mujeres; sin embargo, más mujeres que hombres mueren por esta causa.
  • Características genéticas. Si uno de sus padres tuvo un accidente cerebrovascular, usted está en mayor riesgo.
  • Raza. Los afroamericanos tienen un riesgo más alto de accidente cerebrovascular que el resto de razas. Los mexicano-americanos, los indígenas americanos, los hawaianos y algunos estadounidenses de origen asiático también tienen un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.
  • Enfermedades como el cáncer, la enfermedad renal crónica y algunas enfermedades autoinmunitarias.
  • Zonas débiles en una pared arterial o arterias y venas anormales.
  • Embarazo, durante y en las semanas inmediatamente después del embarazo.

Los coágulos de sangre provenientes del corazón pueden llegar al cerebro y causar un accidente cerebrovascular. Esto puede ocurrir en personas con:

  • Válvulas cardíacas artificiales o infectadas
  • Ciertos defectos cardíacos congénitos

Los cambios en su estilo de vida

Usted puede cambiar algunos factores de riesgo para el accidente cerebrovascular, mediante la adopción de las siguientes medidas:

  • NO fume. Si usted fuma, deje de hacerlo.
  • Controle la presión arterial a través de dieta, el ejercicio y los medicamentos, si es necesario.
  • Haga ejercicio por lo menos 30 minutos al día.
  • Mantenga un peso saludable comiendo alimentos sanos, consumiendo porciones más pequeñas y participando en un programa de pérdida de peso si es necesario.
  • Limite la cantidad de alcohol que bebe. Esto significa no más de 1 trago al día para las mujeres y 2 tragos al día para los hombres.
  • NO consuma cocaína ni otras drogas ilícitas.

Comer sano es bueno para el corazón y puede ayudarle a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

  • Coma muchas frutas, verduras y granos enteros.
  • Elija proteínas magras, como pollo, pescado, frijoles y legumbres.
  • Escoja productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, como leche al 1% y otros productos bajos en grasa.
  • Evite los alimentos fritos, alimentos procesados y productos horneados.
  • Coma menos alimentos que contengan queso, crema o huevos.
  • Evite las comidas con mucho sodio (sal).

Lea las etiquetas y manténgase alejado de las grasas malsanas. Evite los alimentos con:

  • Grasas saturadas.
  • Grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

Los problemas de salud que pueden provocar un ataque cerebral

Controle sus niveles de colesterol y la diabetes con una dieta saludable, ejercicio y medicamentos si es necesario.

Si usted tiene presión arterial alta:

Hable con su proveedor acerca de los riesgos de tomar pastillas anticonceptivas.

  • Las píldoras anticonceptivas pueden aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos, lo que puede provocar un accidente cerebrovascular.
  • Los coágulos son más probables en mujeres que toman píldoras anticonceptivas que también fuman y que son mayores de 35 años.

Su proveedor puede sugerirle que tome aspirina u otro medicamento para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. NO tome ácido acetilsalicílico (aspirin) sin hablar primero con su proveedor.

Nombres alternativos

Accidente cerebrovascular - prevención; ACV - prevención; Accidente vascular cerebral - prevención; AIT - prevención; Accidente isquémico transitorio - prevención

Referencias

Biller J, Ruland S, Schneck MJ. Ischemic cerebrovascular disease. In Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 65.

Goldstein LB. Prevention and management of ischemic stroke. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015: chap 59.

January CT, Wann LS, Alpert JS, et al. 2014 AHA/ACC/HRS guideline for the management of patients with atrial fibrillation: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. J Am Coll Cardiol. 2014;64(21):e1-e76. PMID: 24685669 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24685669.

Meschia JF, Bushnell C, Boden-Albala B, et al. Guidelines for the primary prevention of stroke: a statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2014;45(12):3754-3832. PMID: 25355838 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25355838.

Ultima revisión 8/7/2017

Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, SUNY Stony Brook, School of Medicine, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.