Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000319.htm

Cuando su bebé o lactante tenga fiebre

La primera fiebre en un bebé o en un lactante con frecuencia es atemorizante para los padres. La mayoría de las fiebres son inofensivas y son causadas por infecciones leves. Arropar demasiado a un niño puede incluso causar un aumento en la temperatura.

Independientemente, usted debe informarle al proveedor de atención médica de su hijo sobre cualquier fiebre en un recién nacido que sea superior a 100.4°F (38ºC), tomada en el recto.

La fiebre es una parte importante de las defensas del cuerpo contra la infección. Muchos bebés mayores presentan fiebres altas incluso con enfermedades menores.

Las convulsiones febriles ocurren en algunos niños y pueden ser atemorizantes para los padres. Sin embargo, la mayoría de las convulsiones febriles terminan rápidamente. Estas convulsiones no significan que su hijo tenga epilepsia y no causan ningún daño permanente.

Comer y beber

Su hijo debe tomar bastante líquido.

  • NO le dé a su hijo demasiada fruta o jugo de manzana. Diluya estas bebidas preparándolas con mitad de agua y mitad de jugo.
  • Las paletas de helado o la gelatina (Jell-O) son buenas opciones, sobre todo si el niño está vomitando.

Los niños pueden ingerir alimentos cuando tienen fiebre, pero NO los obligue a comer.

Los niños que están enfermos a menudo toleran mejor los alimentos blandos. Una dieta blanda incluye alimentos que sean blandos, no muy picantes y con poco contenido de fibra. Usted puede tratar con:

  • Panes, galletas y pastas hechos con harina blanca refinada
  • Cereales calientes refinados, tales como harina de avena o crema de trigo

Tratar la fiebre de su hijo

NO arrope a un niño con frazadas o ropa extra, ni siquiera si tiene escalofríos. Esto puede impedir que la fiebre baje o hacerla subir.

  • Trate con una capa de ropa ligera y una frazada liviana para dormir.
  • El cuarto debe ser cómodo, ni demasiado cálido ni demasiado frío. Si hace calor en el cuarto o está mal ventilado, un ventilador puede ayudar.

El paracetamol (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a bajar la fiebre en los niños. El pediatra puede aconsejarle que utilice ambos tipos de medicinas.

  • En el caso de los niños menores de 3 meses de edad, llame primero al proveedor de su hijo antes de darles medicinas.
  • Sepa cuánto pesa su hijo; luego verifique siempre las instrucciones en el paquete.
  • Tome paracetamol cada 4 a 6 horas.
  • Tome ibuprofeno cada 6 a 8 horas. NO lo utilice en niños menores de 6 meses de edad.
  • NO le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a los niños, a menos que el proveedor de su hijo le diga que no es problema.

No es necesario que la fiebre baje del todo a la temperatura normal. La mayoría de los niños se sentirán mejor cuando la temperatura baje aunque sea un solo grado.

Un baño de agua tibia o baño de esponja puede ayudar a bajar la fiebre.

  • Estos baños funcionan mejor si el niño también recibe medicinas; de lo contrario, la temperatura podría subir de nuevo inmediatamente.
  • NO use baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol, ya que estos con frecuencia empeoran la situación causando temblores.

Cuándo llamar al médico

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo o acuda a la sala de urgencias cuando:

  • Su hijo no parece estar despierto ni más cómodo cuando le baja la fiebre.
  • Los síntomas de fiebre reaparecen después de que habían desaparecido.
  • El niño no produce lágrimas cuando está llorando.
  • El niño no está mojando pañales o no ha orinado durante las últimas 8 horas.

Igualmente, hable con el proveedor de su hijo o acuda a la sala de emergencias si su hijo:

  • Tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura rectal de 100.4° F (38° C) o superior.
  • Tiene de 3 a 12 meses y tiene una fiebre de 102.2° F (39° C) o superior.
  • Es menor de 2 meses y tiene una fiebre que dura más de 48 horas.
  • Tiene una fiebre superior a 105° F (40.5° C), a menos que la fiebre baje prontamente con tratamiento y el niño esté cómodo.
  • Ha estado teniendo fiebres intermitentes hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas.
  • Tiene otros síntomas que sugieren que se puede necesitar tratamiento para una enfermedad, como dolor de garganta, dolor de oído, diarrea, náuseas, vómitos o tos.
  • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes o fibrosis quística
  • Recientemente le aplicaron una vacuna

Llame al número local de emergencia (9-1-1 en los Estados Unidos) si su hijo tiene fiebre y:

  • Está llorando y no puede calmarse.
  • No lo pueden despertar fácilmente o no se despierta en absoluto.
  • Parece confundido.
  • No puede caminar.
  • Tiene dificultad para respirar, incluso después de que la nariz está despejada.
  • Tiene los labios, la lengua o las uñas de color morado.
  • Tiene un dolor de cabeza muy intenso.
  • Presenta rigidez en el cuello.
  • Se niega a mover un brazo o una pierna.
  • Tiene una convulsión.
  • Tiene un nuevo salpullido o aparecen hematomas.

Nombres alternativos

Fiebre en un lactante; Fiebre en un bebé

Referencias

Mick NW. Pediatric fever. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 167.

Nield LS, Kamat D. Fever. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, et al, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 176.

Actualizado 11/19/2015

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.