Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007664.htm

Fotocoagulación con láser del ojo

La fotocoagulación con láser es una cirugía ocular que utiliza un láser para encoger o destruir las estructuras anormales en la retina, o para ocasionar intencionalmente la formación de cicatrices

Descripción

Su médico realizará esta cirugía en un establecimiento ambulatorio o un consultorio.

La fotocoagulación se lleva a cabo empleando el láser para crear una quemadura microscópica en el tejido deseado. Los puntos de láser por lo general se aplican en 1 de 3 patrones.

Antes del procedimiento, le administrarán gotas oftálmicas para dilatar sus pupilas. En raras ocasiones, le pueden aplicar una inyección de un anestésico local. La inyección puede causar molestia. Usted estará despierto, pero no sentirá dolor durante el procedimiento.

  • Usted se sentará con la barbilla apoyada en una mentonera. Le colocarán un lente de contacto especial en el ojo. Este lente contiene espejos que ayudan al médico a dirigir el láser. Le indicarán que vea directamente hacia adelante o hacia un objetivo de luz con el otro ojo.
  • El médico enfocará un láser en la zona de la retina que necesita tratamiento. Con cada pulso del láser, usted verá un destello de luz. Dependiendo de la afección que se esté tratando, es posible que solo haya unos cuantos pulsos o tantos como 500.

Por qué se realiza el procedimiento

La diabetes puede dañar los ojos provocando retinopatía diabética. Esta es una de las enfermedades oculares más comunes que requieren de fotocoagulación con láser. Esto puede dañar la retina, la parte posterior de su ojo. La forma más severa de esta afección es la retinopatía diabética proliferativa, en la cual vasos anormales crecen en la retina. Con el tiempo, estos vasos pueden sangrar o causar la formación de cicatrices en la retina.

En la fotocoagulación con láser para retinopatía diabética, la energía láser se dirige a ciertas áreas de la retina para evitar que crezcan vasos anormales o que se encojan los que ya pueden estar ahí. Algunas veces, el procedimiento se hace para eliminar el líquido de edema en el centro de la retina.

Esta cirugía también se usa para tratar los siguientes problemas oculares:

Riesgos

Dado que cada pulso del láser causa una quemadura microscópica en la retina, usted puede presentar:

  • Ligera pérdida de la visión
  • Disminución de la visión nocturna
  • Puntos ciegos
  • Disminución de la visión lateral
  • Dificultad para enfocar
  • Visión borrosa
  • Disminución de la visión cromática

De no tratarse, la retinopatía diabética puede causar ceguera permanente.

Antes del procedimiento

En raras ocasiones se necesitan preparaciones especiales antes de la fotocoagulación con láser. Usualmente, ambos ojos se dilatarán para el procedimiento.

Haga planes para que alguien lo lleve a casa después del procedimiento.

Después del procedimiento

Su visión puede ser borrosa durante las primeras 24 horas. Es posible que vea partículas flotantes, pero estas se desaparecerán con el tiempo. Si su tratamiento se realizó a causa de un edema macular, su visión puede parecer mucho peor por algunos días.

Expectativas (pronóstico)

La cirugía láser tiene mejores resultados en las etapas tempranas de la pérdida de la visión. Esta cirugía no puede restaurar la visión perdida. Sin embargo, puede reducir en gran medida el riesgo de pérdida permanente de la visión.

Manejar su diabetes puede ayudar a prevenir la retinopatía diabética. Siga los consejos de su oftalmólogo sobre cómo proteger su visión. Realícese exámenes de la vista con la frecuencia que le recomienden, que por lo regular es de una vez cada 1 a 2 años.

Nombres alternativos

Coagulación láser; Cirugía ocular con láser; Fotocoagulación; Fotocoagulación con láser - enfermedad ocular causada por diabetes; Fotocoagulación con láser - retinopatía diabética; Fotocoagulación focal; Fotocoagulación dispersa (o panretiniana); Retinopatía proliferativa - láser; FPR - láser; Fotocoagulación en cuadrículas - láser

Referencias

Brownlee M, Aiello LP, Cooper ME, Vinik AI, Plutzky J, Boulton AJM. Complications of diabetes mellitus. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 33.

Lim JI, Rosenblatt BJ, Benson WE. Diabetic retinopathy. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 6.21.

Mathew C, Yunirakasiwi A, Sanjay S. Updates in the management of diabetic macular edema. J Diabetes Res. 2015;2015:794036. PMID: 25984537 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25984537.

Wiley HE, Chew EY, Ferris FL. Nonproliferative diabetic retinopathy and diabetic macular edema. In: Schachat AP, Sadda SVR, Hinton DR, Wilkinson CP, Wiedemann P, eds. Ryan's Retina. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 50.

Ultima revisión 3/6/2018

Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.