Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007315.htm

Fístula de la arteria coronaria

La fístula de la arteria coronaria es una conexión anormal entre una de las arterias coronarias y una cámara del corazón u otro vaso sanguíneo. Las arterias coronarias son los vasos sanguíneos que traen sangre oxigenada al corazón.

Fístula significa conexión anormal.

Fístula de la arteria coronaria

Causas

Una fístula de la arteria coronaria a menudo es congénita, lo cual significa que está presente al nacer. Generalmente ocurre cuando una de las arterias coronarias no logra formarse de manera apropiada. Esto a menudo sucede cuando el bebé se está desarrollando en el útero. La arteria coronaria se adhiere en forma anormal a una de las cámaras del corazón (la aurícula o el ventrículo) o a otro vaso sanguíneo (por ejemplo, la arteria pulmonar).

Una fístula de la arteria coronaria también se puede desarrollar después del nacimiento y puede ser causada por:

  • Una infección que debilite la pared de la arteria coronaria y del corazón
  • Ciertos tipos de cirugía del corazón
  • Lesión en el corazón por un accidente o cirugía 

La fístula de la arteria coronaria es una afección poco común. Los bebés que nacen con ella algunas veces tienen también otros defectos cardíacos. Estos pueden incluir:

Síntomas

Los bebés con esta afección a menudo no tienen ningún síntoma.

Si se presentan síntomas, pueden incluír:

  • Soplo cardíaco 
  • Molestia o dolor en el pecho
  • Tendencia a la fatiga
  • Retraso en el desarrollo
  • Latidos cardíacos (palpitaciones) rápidos o irregulares
  • Dificultad para respirar (disnea)

Pruebas y exámenes

En la mayoría de los casos, esta afección no se diagnostica hasta posteriormente en la vida. Frecuentemente se diagnostica durante exámenes que se hacen para otras cardiopatías. Sin embargo, el proveedor de salud puede escuchar un soplo cardíaco que conducirá al diagnóstico después de realizar exámenes adicionales.

Los exámenes para determinar el tamaño de la fístula abarcan:

  • Una radiografía del corazón empleando un tinte para ver cómo y hacia dónde está fluyendo la sangre (angiografía).
  • Introducción de una sonda delgada y flexible hasta el corazón para evaluar la presión y el flujo en este órgano y en las arterias y venas circundantes (cateterismo cardíaco).
  • Ecografía del corazón (ecocardiografía).
  • Uso de imanes para crear imágenes del corazón (RM).
Angiografía coronaria

Tratamiento

Una fístula pequeña que no esté causando síntomas generalmente no necesitará tratamiento. Algunas fístulas pequeñas se cerrarán por sí solas. Con frecuencia, incluso si no se cierran, nunca causarán síntomas ni necesitarán tratamiento.

Los bebés con una fístula más grande necesitarán que se les practique una cirugía para cerrar la conexión anormal. El cirujano cierra el sitio con un parche o con puntos de sutura.

Otro tratamiento tapona la abertura sin cirugía, empleando un alambre especial (espiral) que se introduce dentro del corazón con un tubo largo y delgado llamado catéter. Después del procedimiento en los niños, la fístula generalmente se cerrará.

Expectativas (pronóstico)

Los niños que son operados generalmente tienen un buen pronóstico, aunque es posible que un pequeño porcentaje necesite operarse de nuevo. La mayoría de las personas con esta afección tiene un período de vida normal.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Ritmo cardíaco anormal (arritmia)
  • Ataque cardíaco
  • Insuficiencia cardíaca
  • Abertura (ruptura) de la fístula
  • Deficiencia de oxígeno al corazón

Las complicaciones son más frecuentes en pacientes mayores.

Cuándo contactar a un profesional médico

La fístula de la arteria coronaria por lo regular se diagnostica durante un examen realizado por su proveedor. Llámelo si su bebé tiene síntomas de esta afección.

Prevención

No hay ninguna forma conocida de prevenir esta afección.

Nombres alternativos

Defecto cardíaco congénito - fístula de la arteria coronaria; Defecto cardíaco de nacimiento - fístula de la arteria coronaria

Referencias

Ashwath R, Snyder CS. Congenital defects of the cardiovascular system. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 84.

Friedman AH, Silverman NH. Congenital anomalies of the coronary arteries. In: Price G, ed. Paediatric Cardiology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2010:chap 45.

Marelli AJ. Congenital heart disease in adults. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 69.

Webb GD, Smallhorn JF, Therrien J, Redington AN. Congenital heart disease. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

Actualizado 3/15/2016

Versión en inglés revisada por: Scott I. Aydin, MD, Assistant Professor of Pediatrics, Albert Einstein College of Medicine, Division of Pediatric Cardiology and Critical Care Medicine, The Children's Hospital at Montefiore, Bronx, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados