Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007227.htm

Apnea de la prematuridad

La apnea es la respiración que se vuelve lenta o se detiene por cualquier causa. La apnea de la prematuridad se refiere a episodios cortos de suspensión de la respiración en bebés nacidos antes de lo debido (prematuros).

La mayoría de los bebés nacidos antes del término y algunos bebés nacidos a término completo tienen algún grado de apnea.

Causas

Hay algunas razones por las cuales los recién nacidos, en particular los que nacieron prematuros, pueden presentar apnea, como:

  • Su cerebro no está completamente desarrollado
  • Los músculos que mantienen las vías respiratorias abiertas están débiles

Otras situaciones de estrés en un bebé prematuro o enfermo pueden empeorar la apnea, como:

  • Anemia
  • Problemas de alimentación
  • Problemas cardíacos o pulmonares
  • Infección
  • Bajos niveles de oxígeno
  • Problemas de temperatura

Síntomas

El patrón de respiración de los recién nacidos no siempre es regular y se puede llamar "respiración periódica". Este patrón es aún más probable en recién nacidos que nacieron antes de tiempo (prematuros).

Este patrón irregular se siente como normal, pero también se piensa que es inmaduro.

Consiste en episodios cortos (cerca de 3 segundos) de respiración superficial o de suspensión de la respiración (apnea). Estos episodios van seguidos de períodos de respiración normal que duran de 10 a 18 segundos.

Los episodios de apnea que duran más de 20 segundos se consideran serios. El bebé también puede tener:

  • Una disminución en la frecuencia cardíaca, que se denomina bradicardia.
  • Una disminución del nivel de oxígeno (saturación de oxígeno). Esto a veces se llama "desaturación".

Pruebas y exámenes

A estos bebés se les conectan monitores en el hospital.

  • Los monitores vigilan su respiración, frecuencia cardíaca y niveles de oxígeno.
  • La apnea, la disminución en la frecuencia cardíaca o la disminución en el nivel de oxígeno pueden activar alarmas en estos monitores.

Las disminuciones en la frecuencia cardíaca y los niveles de oxígeno pueden suceder por varias razones además de la apnea (como las deposiciones o moverse de un lado a otro), por lo que los rastreos de los monitores con frecuencia los revisan los miembros del equipo de atención médica.

Tratamiento

La forma de tratar la apnea depende de la causa, de la frecuencia con la cual se detiene la respiración y de la gravedad de dichos episodios. A los bebés que, a excepción de esto, parezcan saludables y presenten pocos episodios por día simplemente se los vigila. Asimismo, se los puede sacudir suavemente durante los episodios cuando se detiene la respiración.

A los bebés que estén bien, pero que experimenten múltiples episodios en los cuales dejan de respirar, se les puede suministrar cafeína. Esto ayuda a estimular la respiración. Algunas veces, el personal de enfermería cambiará la posición del bebé, usará la succión para extraer el líquido o moco de la nariz o la boca, o usará una bolsa y una mascarilla para ayudar con la respiración.

Se puede necesitar un posicionamiento adecuado, un tiempo de alimentación más lento, oxígeno y, en casos extremos, una máquina para respirar (respirador) para ayudar con la respiración.

Algunos bebés que siguen teniendo apnea serán dados de alta del hospital con un monitor de apnea casero, con o sin cafeína, hasta que superen su patrón inmaduro de respiración.

Expectativas (pronóstico)

La apnea es común en los bebés prematuros. La mayoría tiene desenlaces clínicos normales. Aunque no parece que la apnea leve tenga efectos prolongados, la mayoría de los médicos está de acuerdo que la prevención de episodios múltiples o graves es mejor para el bebé en el largo plazo.

La apnea de la prematuridad con frecuencia desaparece hacia la trigésima sexta semana del bebé, pero puede durar hasta la cuadragésima cuarta semana, especialmente en bebés que nacieron de manera prematura.

Nombres alternativos

Apnea - recién nacidos; AOP; A y B (Apnea y Briocardia); Apena/Briocardia/Eventos de desaturación de oxígeno (A/B/D en inglés); Episodios de coloración azulada - recién nacidos; Evento de coloración oscura - recién nacidos; Desmayo - recién nacidos; Apena - neonatal

Imágenes

Referencias

Carlo WA, Ambalavanan N. Apnea. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 101.

Miller MJ, Martin MJ. Pathophysiology of apnea of prematurity. In: Polin RA, Fox WW, Abman SH. eds. Fetal and Neonatal Physiology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 91.

Patrinos ME. Neonatal apnea and the foundation of respiratory control. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2015:chap 75.

Actualizado 11/3/2015

Versión en inglés revisada por: Kimberly G. Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados