Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002847.htm

Picaduras de abejas, avispas, avispones y avispas amarillas

Este artículo describe los efectos de una picadura de una abeja, avispa, avispón o una avispa amarilla.

Este artículo es solo para fines de información. NO lo use para tratar o manejar una exposición tóxica real por una picadura. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una picadura, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

La abeja, la avispa común, el avispón y la avispa amarilla contienen una sustancia llamada veneno.

De estos insectos, las colonias de abejas africanizadas son extremadamente sensibles a la perturbación. Cuando las molestan, responden más rápido y en cantidades mayores que otros tipos de abejas. También son mucho más propensas a picar que las abejas europeas.

Usted también corre el riesgo de una picadura si perturba el nido de una avispa, avispón o una avispa amarilla.

Dónde se encuentra

El veneno de las abejas, avispas comunes, los avispones y las avispas amarillas puede causar una reacción alérgica en algunas personas.

Síntomas

A continuación encontrará los síntomas de una picadura de abeja, avispa, avispón o avispa amarilla en diferentes partes del cuerpo:

OJOS, OÍDOS, NARIZ Y GARGANTA

CORAZÓN Y VASOS SANGUÍNEOS

  • Ritmo cardíaco rápido
  • Disminución grave de la presión arterial
  • Desmayo (shock)* 

PULMONES

PIEL

  • Urticaria*
  • Comezón
  • Inflamación y dolor en el lugar de la picadura 

 ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Cólicos abdominales
  • Diarrea
  • Náuseas y vómitos

* Estos síntomas se deben a una reacción alérgica y no al veneno.

Cuidados en el hogar

Si usted es alérgico a la picadura de abejas, avispas, avispas amarillas o insectos similares es importante que lleve siempre consigo un equipo contra picaduras de insectos y que se familiarice con la forma de usarlo. Estos equipos necesitan una receta médica. El equipo contiene un medicamento llamado epinefrina, que usted debe tomar inmediatamente si resulta picado por una abeja, avispa, avispón o avispa amarilla.

Llame al Centro de Toxicología o al servicio de emergencias del hospital si la persona que fue picada tiene una alergia al insecto o fue picada dentro de la boca o la garganta. Las personas con reacciones graves tal vez necesiten ir al hospital.

Para tratar la picadura:

  • Retire el aguijón de la piel (si aún está presente). Para hacerlo, raspe cuidadosamente con el lomo de un cuchillo u otro objeto delgado y recto (como una tarjeta de crédito) contra el aguijón, si la persona es capaz de quedarse quieta y es seguro hacerlo. De lo contrario, usted puede jalar el aguijón con pinzas o sus dedos. Si hace esto, evite romper el saco del veneno que está en el extremo del aguijón. Si este saco se rompe, se liberará más veneno.
  • Limpie completamente la zona con agua y jabón.
  • Aplique hielo (envuelto en un trapo u otro envoltorio adecuado) en el lugar de la picadura, con intervalos de 10 minutos, repitiendo este proceso. Si la persona tiene problemas de circulación, disminuya el tiempo de aplicación del hielo sobre la zona para evitar posibles daños a la piel.
  • Mantenga el área afectada inmóvil, si es posible, para evitar que el veneno se extienda.
  • Afloje la ropa y quite anillos y otra joyería ajustada
  • Suminístrele a la persona difenhidramina (Benadryl) por vía oral si puede tragar. Este antihistamínico se puede usar solo en caso de síntomas leves.

Antes de llamar al servicio de emergencia

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Tipo de insecto, si es posible
  • Hora de la picadura
  • Localización del área de la picadura

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluyendo la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán. La persona puede recibir:

  • Exámenes de sangre y orina.
  • Asistencia respiratoria, incluyendo oxígeno. En caso de reacción alérgica grave, se puede necesitar una sonda que va a través de la boca hacia la garganta y un respirador artificial (ventilador).
  • Radiografía del tórax.
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco).
  • Líquidos intravenosos (IV, a través de una vena).
  • Medicamento para tratar los síntomas. 

Expectativas (pronóstico)

Su pronóstico depende de cuán alérgica sea la persona a la picadura de insectos y de la prontitud con que reciba el tratamiento. Cuanto más rápido se reciba ayuda médica, mayor será la probabilidad de recuperación. Las probabilidades de reacciones corporales totales en el futuro incrementan cuando las reacciones locales se vuelven cada vez más graves.

Las personas que no son alérgicas a las picaduras de abejas, avispas, avispones o avispas amarillas generalmente mejoran en cuestión de 1 semana.

NO ponga sus manos o pies en nidos o colmenas u otros lugares en donde estas se esconden. Evite usar ropa colorida y perfumes o fragancias si va a estar en un área en donde se reúnen estos insectos.

Nombres alternativos

Apitoxina; Apis venenum purum; Picadura de insecto; Picadura de avispa; Picadura de avispón; Picadura de avispa amarilla 

Referencias

Erickson TB, Márquez A. Arthropod envenomation and parasitism. In: Auerbach PS, Cushing TA, Harris NS, eds. Aurebach's Wilderness Medicine. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 41.

Otten EJ. Venomous animal injuries. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 55.

Varney SM. Bites and stings. In: Markovichick VJ, Pons PT, Bakes KM, Buchanan JA, eds. Emergency Medicine Secrets. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 72.

Ultima revisión 6/27/2019

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Emeritus, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.