Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002836.htm

Intoxicación con propano

El propano es un gas inflamable, incoloro e inodoro que puede convertirse en líquido a temperaturas muy bajas.

Este artículo aborda los efectos dañinos de inhalar o ingerir este gas. Inhalar o ingerir propano puede ser dañino. El propano toma el lugar del oxígeno en los pulmones. Esto hace que la respiración sea difícil o imposible.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Síntomas

Los síntomas dependen del tipo de contacto, pero puede incluir:

Tocar el propano provoca síntomas similares a la congelación.

Cuidados en el hogar

Busque asistencia médica inmediata. Si la persona inhaló el tóxico, trasládelo inmediatamente a un sitio donde pueda tomar aire fresco. Si la persona no mejora rápidamente después de esto, llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos).

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele una pequeña cantidad de agua o leche inmediatamente, a menos que un proveedor de atención médica haya dado otras instrucciones. NO suministre leche ni agua si la persona presenta síntomas que dificulten la deglución (como vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental).

NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el Centro de Toxicología o un profesional de la salud.

Antes de llamar al servicio de emergencia

La siguiente información es útil para los servicios de emergencia:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (así como sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida

Sin embargo, NO espere para buscar ayuda si esta información no está disponible de inmediato.

Centro de Toxicología o número de emergencia local

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número nacional. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. Puede llamar las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. La persona puede recibir:

  • Soporte para las vías respiratorias, incluso oxígeno, una sonda (tubo) respiratoria a través de la boca (intubación) y ventilador (respirador artificial)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Radiografía del tórax
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicinas para tratar los síntomas

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona depende del tipo de contacto con el tóxico y de la rapidez con la que se reciba el tratamiento. Cuanto más rápido la persona reciba ayuda médica, mejor.

Las personas que sufrieron exposiciones cortas pueden experimentar dolores de cabeza temporales u otros síntomas leves del sistema nervioso. Por el contrario, se puede presentar accidente cerebrovascular, coma o la muerte con una exposición prolongada.

Referencias

Nelson LS, Hoffman RS. Inhaled toxins. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al., eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 159.

Actualizado 1/25/2015

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.